EEUU pide a Centroamérica cooperación contra la migración irregular extracontinental

Migrantes en la frontera de Panamá.

El secretario interino de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kevin McAleenan, pidió este jueves en Panamá a Centroamérica y Colombia una mayor cooperación para combatir la migración irregular procedente de Asia y África.

Combatir esa migración es “un reto regional” porque las organizaciones criminales “que estamos tratando de abordar son transfronterizas”, dijo McAleenan.

“La única manera en que podemos lograrlo es colaborando juntos para compartir información y acciones concretas” que permitan “expandir nuestro impacto y abordar el flujo extracontinental”, añadió.

Tras reunirse en Panamá con ministros de seguridad y responsables de migración de Centroamérica y Colombia, McAleenan afirmó que sus homólogos tienen “confianza” para “adelantar” los “esfuerzos compartidos para abordar tantos los flujos regulares como la migración irregular”.

Estados Unidos ha mantenido reuniones para tratar este tema con Guatemala, Honduras y El Salvador. Ahora se han incorporado Costa Rica, Panamá y Colombia, y se espera que próximamente lo haga Ecuador y México.

En una declaración conjunta, los participantes manifestaron que las organizaciones criminales de tráfico de personas explotan a “los migrantes vulnerables a través de campañas de desinformación para estimular los viajes ilícitos a la frontera de los Estados Unidos”, donde van a “enfrentar un proceso de deportación inmediata”.

Llamaron a enfrentar el problema de manera conjunta e instaron a que cada país adopte “controles mayores para contrarrestar el tráfico de personas”.

“Al ser un delito transnacional debemos trabajar de una manera conjunta, no hacemos nada trabajando cada uno de manera individual”, señaló el director de Migración de Colombia, Christian Krüger.

Muchos de los migrantes asiáticos y africanos cruzan la inhóspita selva panameña del Darién, fronteriza con Colombia en su ruta al norte.

“El día de hoy desde Panamá le mandamos un mensaje alto y claro a las organizaciones criminales que trafican con personas y el mensaje es que no los vamos a aceptar en ninguna de nuestras naciones”, advirtió el ministro de Seguridad de Panamá, Rolando Mirones.

“Vamos a implementar las medidas que tengamos que implementar para que estos criminales traficantes de personas no continúen utilizando nuestros territorios”, añadió.

– Asia y África –

Durante los primeros seis meses del año, más de 13.600 migrantes de India, Camerún, Congo, Angola y Guinea, han cruzado esa ruta junto a cubanos y haitianos, tratando de llegar a Estados Unidos.

De esa cifra, 2.139 fueron niños, el triple que en el mismo período del año anterior, y 50 fueron mujeres embarazadas, pese a que la ruta cruza una selva virgen con serranías, ríos caudalosos y sin vías de comunicación terrestre.

En el camino enfrentan serpientes venenosas, jaguares, arañas, alacranes, lagartos, abejas africanas y grupos criminales.

Ese aumento de migrantes ha hecho que el gobierno panameño haya tenido que habilitar varios centros de ayuda humanitaria en el país, donde a los extranjeros se les brinda servicios básicos y se les facilita su salida hacia Costa Rica.

Según el diario estadounidense The Washington Post, McAleenan iba a proponer a Panamá aceptar migrantes rechazados por las autoridades norteamericanas, pero el funcionario y el presidente panameño, Laurentino Cortizo, negaron esa información.

“Estados Unidos, con todos los recursos con los que cuenta, necesita el concurso de nuestros países para enfrentar este fenómeno”, dijo Julián Pacheco, secretario de Estado de Seguridad Nacional de Honduras.

Para combatir este fenómeno, Estados Unidos “debe entender” que los países de la región necesitan “el apoyo y concurso de su gobierno”, sostuvo Pacheco.

“Estamos seguros de que el fortalecimiento que estamos desarrollando a nivel regional es histórico”, dijo Enrique Degenhart, ministro de gobernación de Guatemala.

Juan José Rodríguez – AFP