¿Por qué se dice que el presidente Trump es un elegido de Dios?

El presidente de los EE.UU., Donald J. Trump, durante una reunión con pastores cristianos en Las Vegas.

Considerado como el paradigma del americano que se hace a sí mismo, Donald Trump, forjó en pocas décadas un imperio empresarial dedicado a la construcción de casinos hoteles y viviendas lujosas, principalmente.

Sus logros en el mundo de los negocios y sus apariciones en exitosas series de televisión, entrevistas y películas, le llevaron a convertirse en uno de los multimillonarios más populares del mundo.

Reconocido a nivel mundial como uno de los empresarios más importantes de los EE.UU. presentó su candidatura a la presidencia del país en 2016.

El 20 de enero de 2016 a la edad de 70 años, 7 meses y 7 días, Donald Trump se convirtió en el 45.° presidente de los EE. UU., después de ese día su vida dio un giro y pasó de ser el fundador y dueño de un imperio de negocios, al líder de una de las naciones más poderosas del mundo.

No son pocas las personas que han profetizado que Trump es un elegido de Dios, y que sería un presidente destinado a cambiar para siempre el rumbo de los EE.UU., porque se convertiría en un dirigente que, a diferencia de sus predecesores, tomaría sus propias decisiones e interferiría con la agenda de los poderes establecidos.

Los miembros del clero imponen las manos y oran sobre el candidato presidencial republicano Donald Trump en el New Spirit Revival Center, en Cleveland Heights, Ohio, el 21 de septiembre de 2016.
Los miembros del clero imponen las manos y oran sobre el candidato presidencial republicano Donald Trump en el New Spirit Revival Center, en Cleveland Heights, Ohio, el 21 de septiembre de 2016.

El presidente Trump, siempre soportó los furiosos ataques de la izquierda y de aquellos que quieren llevar a cabo una oscura agenda mundial, que lo odian y luchan ferozmente para acabar con él.

Pese a las continuas campañas de descrédito y desinformación de los medios de comunicación comandados por poderes corruptos -también conocidos como el estado profundo o ‘stablishment’-, logró oponerse a sus planes y traer esperanza al pueblo de los Estados Unidos.

Pero, ¿habría podido tener éxito en una “empresa” tan enorme sin la ayuda de Dios?

El video que le mostramos a continuación, describe unos hechos que no tienen precedentes en la historia del mundo: Un complot, sin igual, hacia un presidente votado democráticamente, y para muchos un elegido de Dios.

Redacción BLes