Por qué los latinos que viven en Estados Unidos no quieren al socialismo

Las elecciones presidenciales están cada vez más cerca en Estados Unidos. Mientras el Partido Republicano seguramente presentará a un solo candidato –Donald Trump-, los principales referentes demócratas buscan captar a una masa de votantes que hoy está en disputa: el voto latino.

Ciertamente, este segmento de la población estadounidense no es para menospreciar: en el 2018 había 59,9 millones de hispanos viviendo en EE. UU.

Es por eso que, a juzgar por sus recientes declaraciones, los demócratas parecen haber cambiado su retórica. Como muchos de los latinos han experimentado ‘en carne propia’ los males del socialismo y el comunismo, estos precandidatos presidenciales decidieron ocultar su ideología izquierdista.

 Un socialista declarado

El giro hacia el socialismo del Partido Demócrata en EE. UU. le golpearía en las elecciones del 2020
El senador Bernie Sanders de Vermont, un socialista autoproclamado, candidato a la presidencia de Estados Unidos para 2020

Uno de los principales precandidatos presidenciales demócratas es el senador Bernie Sanders.

A pesar de que Sanders se ha autoproclamado “socialista” y tiene una vasta trayectoria en la izquierda estadounidense, la copresidente de su campaña presidencial, Carmen Yulín Cruz, ha negado recientemente que tanto él como ella sean “socialistas”.

Sin embargo, ambos se han negado a criticar los regímenes de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Es decir que Sanders proclama el ‘socialismo democrático’ y a su vez se niega a condenar las dictaduras autoritarias o totalitarias.

Es más, la alcaldesa de San Juan, la capital de Puerto Rico, comparó recientemente la crisis humanitaria sin precedentes que atraviesa el país sudamericano bajo el régimen de Nicolás Maduro con la pobreza que experimenta Puerto Rico.

Además, en una entrevista con el periodista Jorge Ramos -quien fue expulsado de Venezuela por criticar el encarcelamiento de los presos políticos-, equiparó la brutal represión del gobierno venezolano a la población civil con la detención del terrorista Óscar López Rivera en Estados Unidos. Cabe señalar que Rivera fue condenado por su rol en la agrupación terrorista puertorriqueña Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), que entre 1974 y 1983 cometió más de 70 atentados con explosivos en varias ciudades estadounidenses.