Otro revés para Planned Parenthood: perderá 60 millones de dólares en financiación federal

Fachada de una de las sedes de Planned Parenthood.

La Corte del 9º Circuito de San Francisco, Estados Unidos, revocó una decisión de una corte inferior, permitiendo ahora que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS, por la sigla en inglés) no asigne el dinero de los contribuyentes para financiar abortos, tal como se hacía antes con Planned Parenthood y otras clínicas.

Esto despojará a la organización abortista multinacional de hasta 60 millones de dólares en fondos federales por año, mientras otras demandas que desafían la política de no subvencionar los abortos siguen sus respectivos procesos ante los tribunales, según Washington Examiner.

Con este veredicto se aplican las nuevas normas de la ley “Title X”, impulsadas por la administración Trump, que prohíben que los fondos federales financien clínicas que practican el aborto.

La Ley “Protect Life Rule” (Regulación para la protección de la vida), agregó estos nuevos requisitos para elegir a los beneficiarios de Title X, a fines de febrero de 2019, contra la cual algunos estados presentaron demandas.

Por su parte California, Washington y Oregon obtuvieron una orden judicial preliminar que impidió que la norma entrara en vigencia, y fue esta suspensión la que revocó la Corte Federal de San Francisco.

“En ausencia de una suspensión, el HHS se verá obligado a permitir que los dólares de los contribuyentes se gasten de una manera que ha concluido que viola la ley, así como el importante interés político del Gobierno (reconocido por el Congreso en § 1008) en asegurar que los dólares de los contribuyentes no se destinen a financiar o subsidiar abortos”, dictaminó el organismo judicial de acuerdo con el mismo medio.

“Porque el HHS y el interés público se verían irreparablemente perjudicados de no haber una suspensión…. concluimos que una suspensión de las órdenes judiciales preliminares de la corte de distrito en espera de una apelación es apropiada“, expresó la Corte del 9° Circuito al conceder la suspensión de la decisión de la corte inferior.

El fallo de la corte podría ser revocado en el futuro, pero por ahora, el movimiento pro-vida ha hecho avances significativos para desinflar la industria del aborto y proteger la vida en Estados Unidos.

Entre otras disposiciones, la “Protect Life Rule” requiere que haya una separación física y financiera entre los beneficiarios de Title X y las instalaciones que realizan abortos. Las clínicas que brindan “asesoramiento no directo” sobre el aborto aún pueden recibir fondos.

Como resultado de la decisión de la corte, se les impidirá remitir a sus pacientes a servicios de aborto.

Por otro lado, para marzo de 2020, las clínicas de salud deben estar ubicadas por separado de las instalaciones de aborto para ser elegibles.

Otros datos sobre Planned Parenthood

En el año 2015 una investigación del Center for Medical Progress (CMP) hizo públicos unos videos que destaparon un negocio que mueve sumas de dinero escalofriantes a través de esta multinacional.

David Daleiden, investigador del CMP, grabó y difundió una serie de vídeos -con cámara oculta- en los que se pueden ver cómo los directivos y médicos de Planned Parenthood discuten la venta de órganos y tejidos de fetos abortados sin consentimiento, hacen chistes y bromas sobre ello y explican la “mejor manera” de desmembrar y vender sus partes después de quitarles la vida.

A pesar del escándalo, los principales medios de comunicación intentaron no darle demasiada difusión a estos vídeos, mientras que las organizaciones provida en Internet y los medios independientes los han promovido. La versión de la entonces presidente de Planned Parenthood, Cecile Richards, a estas acusaciones, es que los órganos de los bebés son “donados” a las universidades y empresas de investigación científica. En enero de 2018, Richards anunció su renuncia que se hizo efectiva en mayo de ese año.

Según un informe de Live Action, en Estados Unidos, Planned Parenthood fue cómplice de encubrimiento de trata de personas con fines sexuales y encubrimiento de abuso sexual infantil. Los empleados de Planned Parenthood fueron grabados en múltiples lugares ayudando a traficantes e instigando el sexo infantil.

José Ignacio Hermosa – BLes