Mueller: Reporte no exonera a Trump de obstruir a la justicia

El exasesor especial de Estados Unidos, Robert Mueller, juramenta antes de rendir testimonio en el Congreso, el miércoles 24 de julio.

El exasesor especial de Estados Unidos, Robert Mueller, dijo que la investigación sobre la interferencia rusa no encontró pruebas suficientes para establecer cargos de una conspiración criminal entre la campaña presidencial del presidente Trump y Rusia, pero al mismo tiempo, su reporte no exonera al mandatario estadounidense de obstrucción a la justicia.

“Eso no es lo que dice el informe”, señaló.

Mueller prestó juramento ante el Comité Judicial del Congreso el miércoles antes de dar inicio a un par de comparecencias televisadas en las que hay mucho en juego para el presidente Donald Trump y los demócratas, que están divididos entre iniciar el procedimiento de destitución o centrarse en las elecciones de 2020.

Mueller, cuya investigación detalló extensos contactos entre la campaña 2016 de Trump y Rusia en un momento en que Moscú estaba interfiriendo en las elecciones de 2016 con piratería informática y propaganda, dijo que su reporte es “íntegro” y “justo”.

Mueller también reiteró que su reporte afirma que sí hubo interferencia rusa en las elecciones y que el presidente Trump se negó a ser interrogado por su equipo, pese a que lo intentaron durante más de un año. El exfiscal especial señala que no podía imputar al presidente porque habría ido contra la Constitución, pero sí podría ser imputado cuando deje la presidencia.

Mueller participa en audiencias separadas ante los comités de Judicatura e Inteligencia de la Cámara de Representantes.

Al iniciar su declaración, Mueller expresó que su testimonio será “limitado” para no afectar casos abiertos o cuestiones que ocurrieron fuera de su competencia, y no hará comentarios sobre las acciones del fiscal general o del Congreso. Dice que no irá más allá de lo que ya expuso en su reporte.​

Los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, esperan que su testimonio suscite el apoyo de la opinión pública en favor de sus propias investigaciones en curso sobre el presidente republicano y su administración, a pesar de que están debatiéndose sobre si iniciar o no el proceso de impugnación (impeachment) de la Constitución de Estados Unidos para destituir a un presidente de su cargo por los “delitos y faltas más graves”.

No se espera que Mueller arroje nuevas bombas, según los asesores demócratas, sino que más bien se ciña al contenido de su informe de investigación de 448 páginas sobre la investigación de 22 meses de duración de la injerencia rusa en las elecciones. Mueller planea hacer una declaración inicial antes de responder a las preguntas.

Los demócratas esperan que el ex director del FBI, de 74 años de edad, dé a la opinión pública estadounidense un relato convincente de la amplia interferencia de Rusia, la disposición de la campaña de Trump a aceptar la ayuda de Moscú y los esfuerzos de Trump para impedir la investigación de Rusia que Mueller estaba investigando como una posible obstrucción a la justicia.

Trump, que se presenta a la reelección en 2020, espera superar la cuestión de Rusia totalmente.

“Ver es creer en América. Ese informe es voluminoso. Pero la mayoría de los estadounidenses no lo leyeron. Así verán a Mueller exponer el caso”, dijo el representante Eric Swalwell, que forma parte de los comités judicial y de inteligencia.

La comparecencia de Mueller también podría ser un punto de inflexión para los demócratas en la cuestión de la impugnación.

Muchos demócratas liberales están presionando para que se lleve a cabo una investigación para destituir a Trump, cuya reciente retórica incendiaria sobre cuatro congresistas de minorías raciales también ha desencadenado una tormenta política. Ochenta y nueve demócratas de la Cámara de Representantes, cerca del 38 por ciento de ellos, ahora quieren una investigación de destitución contra Trump, según una encuesta de Reuters.

Eso está muy por debajo de los 218 votos necesarios para adoptar artículos de impugnación en la Cámara de Representantes, lo que desencadenaría un juicio en el Senado para decidir si se debe destituir a Trump. Pero el número que respalda el juicio político podría aumentar si el testimonio de Mueller resulta convincente.

“Esperamos que el testimonio de Mueller sea un hito”, dijo la representante demócrata Sheila Jackson Lee, miembro del panel judicial.

La cuestión del juicio político ha dividido a los demócratas, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se opone a tal medida por ser políticamente arriesgada para los demócratas moderados, de cuyo futuro depende la mayoría demócrata de la Cámara. Algunos demócratas prefieren destituir a Trump de su cargo de la manera ordinaria: derrotándolo en las elecciones del año próximo.

Voz de América