La derecha griega gana las elecciones de Grecia por mayoría absoluta y pone fin al invento «podemita» de Alexis Tsipras

El líder de Nueva Democracia, Kyriakos Mitsotakis llega junto a su hija a la sede del partido hoy en Atenas.

El gobierno de izquierda radical de Syriza ya es historia en Grecia. Nueva Democracia, el partido de centro-derecha y que ahora lidera Kyriakos Mitsotakis, ha conseguido el 39,9% de los votos en las elecciones generales celebradas este domingo en el país heleno. Con el 98,61% del voto escrutado, la fuerza que lidera Alexis Tsipras, por su parte, obtuvo el 31,5%.

Así, Nueva Democracia tendrá 158 escaños en un Parlamento unicameral de 300, y su principal rival, 86.
En tercer lugar, Kinal, el antiguo PASOK, ha obtenido el 8,1% de los votos; el Partido Comunista griego (KKE), el 5,3% y 15 diputados, y otras fuerzas como Solución Griega y DiEM –la nueva formación del exministro de Finanzas Yannis Varoufakis–, el 3,8 (10 diputados) y el 3,5% (9 diputados), respectivamente. Los neonazis de Amanecer Dorado quedan fuera del Parlamento, al no llegar al mínimo legal del 3%.

Syriza reconoce su derrota

Un dirigente de Syriza, Panos Skurletis, ha reconocido la «clara victoria» de ND. «Tenemos una clara victoria de Nueva Democracia. Esperaremos para ver cómo la utilizan», ha afirmado el exministro en declaraciones a la televisión pública griega, ERT, recogidas por Europa Press.

Poco después se ha difundido que Tsipras ha telefoneado a Mitsotakis para felicitarle por su victoria y el primer ministro ha comparecido ante sus seguidores en el Záppeion del Jardín Nacional de Atenas. «En democracia, el cambio en el poder no esa paradoja o algo anormal», ha afirmado.

«Hoy aceptamos con la cabeza alta el veredicto del pueblo (…). Espero que la vuelta de Nueva Democracia al poder no nos lleve a políticas de venganza, en particular en lo que respecta a la protección de los trabajadores y las minorías», ha añadido.

Además, ha reivindicado que «Syriza llegó al Gobierno en el momento más difícil de la historia moderna de Grecia», ha reconocido «errores», pero ha subrayado que su partido logró su objetivo principal de «liberar al país de la austeridad». Ahora Tsipras se propone «transformar» el partido para convertirlo en «un gran partido progresista democrático».

Mitsotakis promete bajar los impuestos

Por su parte, el vencedor de los comicios, Mitsotakis, ha prometido que gobernará para todos los griegos y ha reiterado sus compromisos electorales de rebaja fiscal, subida de salarios, inversión extranjera y seguridad». «La sociedad ha lanzado un claro mensaje (…). Trabajaré para representar a todos los griegos. Somos demasiado pocos para estar divididos», ha argumentado.

Así, ha hecho un guiño a los emigrantes. «Aún no os voy a pedir que consideréis un regreso, pero sí que tengáis los ojos y los corazones puestos en Grecia. Vamos a trabajar duro para cambiar el país del que os obligaron a marcharos», ha asegurado.

«Volverán a Grecia la transparencia y la meritocracia y la voz de nuestro país en Europa se verá reforzada», ha remachado, al tiempo que ha reiterado que el Parlamento griego funcionará durante el periodo estival y que no quiere un «periodo de gracia».

También ha reaccionado el líder de MeRA25, Yanis Varufakis, quien ha prometido combatir la austeridad. «Nuestro porcentaje puede que sea pequeño, pero basta para apuntar a una era de cambios», ha afirmado.

El diario griego Kathimerini ha informado de que el primer dirigente internacional en llamar para felicitar a Mitsotakis ha sido el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Alerta Digital