El Parlamento de Venezuela aprobó la reincorporación del país al TIAR, el tratado internacional que le permitiría pedir ayuda militar extranjera

Juan Guaidó durante la “sesión de calle” de la Asamblea Nacional (Reuters)

El Parlamento de Venezuela aprobó este martes, en una sesión especial celebrada en la calle, la reincorporación del país al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), conocido como Tratado de Río, que suscribe el compromiso de defensa mutua entre naciones ante ataques armados.

El jefe de la Asamblea Legislativa, Juan Guaidó, reconocido como presidente por decenas de países, solicitó aprobar con moción de urgencia y sin modificaciones esta ley que ya había sido discutida en el pleno el mes pasado.

“El momento de Venezuela es ya, hay que actuar”, dijo Guaidó. El presidente encargado buscan invocarlo ante un ataque del régimen de Maduro contra su autoridad legítima. Esto permitiría una serie de acciones coordinadas de parte de los firmantes del tratado contra los líderes chavistas, desde la ruptura de las relaciones diplomáticas y las sanciones económicas, hasta una posible intervención militar en defensa del gobierno interino.

Guaidó es considerado el presidente legítimo de Venezuela por unos 50 países del mundo, mientras que otros tantos siguen respaldando a Maduro, por lo que la ratificación y aplicación del tratado se haría en base a esta autoridad.

El principal artículo del TIAR es el 3.1 que establece que “un ataque armado por cualquier Estado contra un País Americano, será considerado como un ataque contra todos los Países Americanos, y en consecuencia, cada una de las Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva que reconoce el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas”.

Los diputados defienden que un retorno al acuerdo regional de defensa militar mutua brinda un marco legal a una posible intervención extranjera para desalojar a Maduro. De hecho, Guaidó ya ha dicho que entre sus opciones está la “cooperación” internacional y ha iniciado contactos con el Departamento de Defensa de Estados Unidos, su principal aliado foráneo que no descarta una opción militar.

Guaidó, sen embargo, advirtió hoy que “el TIAR no es mágico”. Y agregó: “No es una solución que nos manda a nuestras casas, al contrario, debe mantenernos con más fuerzas para ponerle fin al sufrimiento de todos los venezolanos”.

Infobae