EE.UU. restringe visa a funcionarios de Cuba responsables de explotación laboral de médicos cubanos

Imagen ilustrativa. (Crédito: HealthyTechSTUDIO/Shutterstock)

Estados Unidos anunció que ha impuesto restricciones de visa a funcionarios del régimen de Cuba y otros responsables de prácticas de explotación laboral, incluyendo las misiones médicas cubanas en el extranjero, en un comunicado hecho por el Departamento de Estado el 26 de julio. Dicha restricción también podría aplicar para la familia inmediata de dichos responsables.

“El gobierno cubano se involucra en prácticas laborales de explotación y coercitivas mientras gana dinero a costa de sus ciudadanos a través de su programa de misiones médicas en el extranjero”, empieza el comunicado firmado por el Secretario de Estado, Mike Pompeo.

Por ello, EE.UU. impondrá restricciones de visa para los funcionarios del régimen castrista que sean responsable de la llamada “esclavitud moderna”, citando el Artículo 212 (a)(3)(C) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de Estados Unidos.

El Informe sobre Trata de Personas (ITP), publicado el pasado 20 de junio por el mismo Departamento, condena a Cuba por el uso de profesionales médicos para obligarlos a hacer trabajos forzados en el extranjero; esto incluye obligarlos a trabajar largas horas y mantenerse en línea con la agenda política del régimen.

El ITP (pdf) menciona que el régimen cubano no tomó ninguna acción en contra del trabajo forzado de los programas de misiones médicas en el extranjero a pesar de los persistentes alegatos de que los funcionarios cubanos amenazan e intimidan a los participantes para que sigan en el programa.

Según las declaraciones de los funcionarios cubanos, se mandaron de 34.000 a 50.000 profesionales médicos a más de 60 países para misiones médicas a través de contratos con los gobiernos extranjeros y, en algunos países, con organizaciones internacionales que actúan como intermediarios.

En noviembre de 2018, Cuba finalizó el contrato del programa médico “Mais Medicos” que estuvo por 5 años en Brasil y fue facilitado por una organización afiliada a la ONU, debido a que el gobierno de Bolsonaro demandó al régimen que mejore el trato y condiciones laborales de los médicos cubanos, luego de alegatos sobre intimidación, falta de salarios y retención de sus pasaportes, entre otros.

“Las misiones médicas cubanas son un pretexto para una verdadera intervención como ha sucedido en el caso de Venezuela”, expresó Luis Almagro, Secretario General de la OEA. Agregó que “son una máscara para la mayor fuente de ingresos en divisas del régimen cubano”.

Así mismo, agregó que las ganancias del régimen cubano provienen “de la trata de decenas de miles de personas que son obligadas a salir al exterior, sin saber su destino, reteniéndoles sus pasaportes, controlados por agentes de inteligencia, donde la mayor parte de sus ingresos son confiscados por el gobierno cubano”.

El informe señala que el régimen recaudaba todos los ingresos pagados a los médicos cubanos, pero solo le pagaba al trabajador una fracción de los ingresos, dejando la otra parte del salario en una cuenta que el trabajador solo podía acceder si regresaba a Cuba. Se estima que el régimen castrista recaudó en salarios alrededor de USD 7200 millones anualmente desde el 2017.

“Es un sistema de esclavitud moderna que no puede quedar impune. Este modelo constituye otra sistemática violación de los derechos humanos por parte del régimen cubano”, concluyó Almagro.

El pasado 8 de mayo, se presentó una denuncia frente la Corte Penal Internacional (CPI) contra la “esclavitud moderna” de los médicos cubanos.

“Los médicos cubanos estábamos controlados por el funcionario del Gobierno de Cuba, no nos dejaban salir del lugar, no podíamos visitar Brasilia, teníamos que estar ahí mientras que el resto sí que podían hacerlo”, afirmó Ramona Matos, médico cubana, a la agencia EFE.

Más sanciones para Cuba a 66 años de su revolución

El Gobierno de Donald Trump añadió hoy cuatro compañías de Cuba a su “lista negra” de empresas con las que los estadounidenses tienen prohibido negociar, un recrudecimiento de su línea dura hacia la isla que se produce el mismo día en el que la dictadura cubana celebra su Día de la Rebeldía Nacional.

En un comunicado, el Departamento de Estado informó de que los cambios entran en vigor hoy, justo el día en que el régimen de Cuba conmemora el asalto al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba con el objetivo de derrocar al dictador Fulgencio Batista, y que se considera como el inicio de la campaña que llevó al poder a Fidel Castro.

“Sesenta años después de que Castro prometiera que iba a mejorar las vidas del pueblo cubano, la revolución continúa fallando a su pueblo al despilfarrar el potencial económico de Cuba a través de la mala gestión y de la opresión de los cubanos valientes que continúan la lucha por la libertad”, opinó la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, en un comunicado.

Pachi Valencia – La Gran Época