Cuba, país vampiro

Los donantes de sangre en Cuba los engañan e ignoran que el régimen vende sangre a otras naciones.

Durante muchos años en Cuba comunista antes de fusilar a los patriotas condenados a muerte les drenaban casi toda la sangre a tal punto que no se podían parar y los mataban en la camilla. Después el régimen sanguinario vendía la sangre a Vietnam del Norte. Estos asesinos hicieron este crimen inhumano sobretodo en La Cabaña. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos denunció esta práctica diabólica en un informe publicado en abril de 1967.

María Werlau, la directora ejecutiva del proyecto Archivo Cuba, publicó un artículo titulado “Tráfico de Estado: el negocio de exportación de sangre” primero en Diario Cuba y después en el Diario Las Américas. Werlau explicó como el régimen brutal de La Habana durante décadas recibe millones basado en el comercio de la sangre que extrae a ciudadanos. Estos cubanos ignoran que su sangre no es para ayudar a enfermos en Cuba sino para la venderla a otros países.

Werlau dijo que en 1995 “Cuba exportó sangre por valor de $30.1 millones por lo que este comercio representó el quinto producto de exportación, solo superado por el azúcar, el níquel, los mariscos y el tabaco.” Añadió que “en los 20 años transcurridos entre 1995 y 2014 Cuba exportó $622.5 millones de derivados de sangre humana —lo que arroja un promedio anual de 31 millones de dólares.”

La directora ejecutiva del proyecto Archivo Cuba documentó las ventas de sangre de 1995 a 2014:

Cuba: Exportaciones de sangre humana o animal preparada para usos terapéuticos (en dólares)

 

 

 

 

1995

30.119.389

2005

30.650.512

1996

35.313.753

2006

38.643.533

1997

42.242.114

2007

31.368.893

1998

21.252.174

2008

14.186.330

1999

23.723.632

2009

18.156.364

2000

24.790.762

2010

28.239.160

2001

28.789.477

2011

63.523.047

2002

37.349.003

2012

29.431.681

2003

32.386.632

2013

38.000.405

2004

23.020.478

2014

31.280.981

El Instituto Cubano por la Libertad y Expresión explicó que el régimen despótico de La Habana obtuvo más de 414,500 donaciones gratis de sangre en 2016. Werlau explicó que la mayoría de las exportaciones de sangre fueron a naciones totalitarias como Irán, Rusia, Vietnam, Argelia y Venezuela. También Brasil, Argentina y Ecuador compraron sangre.

Werlau explicó lo siguiente: “Según informes del Gobierno cubano, el 95% de todas las unidades de sangre humana acopiadas se fracciona en sus componentes, lo que permite un comercio mucho más lucrativo que cuando solo se vende el plasma, y facilita la producción de derivados del alto valor, como el interferón, la albúmina humana, las inmunoglobulinas, los factores de coagulación, las toxinas, las vacunas y otros productos fármacos. Este comercio de exportación dispone de una considerable ventaja sobre sus competidores, ya que se ahorra el costo habitual que representa el pago a los donantes por la sangre, que es la materia prima del negocio.”

El régimen brutal de Cuba engaña y explota a los donantes

El régimen opresor no les paga ni un centavo a los donantes a pesar que estos infelices ganan una miseria de sueldo. El régimen sanguinario hace una gran campaña de donación de sangre a lo largo del año. La prensa comunista y la radio y televisión promueven estas campañas en las que se insta a cumplir determinadas cuotas. El régimen engaña a los donantes diciendo que estas donaciones salvarán vidas de enfermos en los hospitales o serán enviadas a otros países que sufren desastres.

Werlau explicó lo siguiente: “Los médicos de familia y una extensa red de organizaciones de masas, instituciones sanitarias y la Cruz Roja, todas controladas por el Estado, promueven la donación de sangre.  Los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), que cuentan con ocho millones de afiliados en un país de 11 millones de habitantes, tienen demarcaciones territoriales a las que se asignan cuotas anuales de donación de sangre. Los CDR distinguen a los “buenos revolucionarios” con diplomas y medallas; en el pasado, las recompensas comprendían televisiones, refrigeradores y otros bienes de consumo escasos. La sangre se obtiene mediante diversos grados de coerción en los centros de trabajo, escuelas, entre los miembros de la policía y las fuerzas armadas, entre los jóvenes que cumplen el servicio militar obligatorio de dos años de duración (y que suelen recibir magras raciones de alimentos), y en las cárceles, donde es fácil encontrar a muchos donantes hambrientos.”

Ventas de órganos

Cuba participa en la venta de órganos humanos. María Fernanda Muñoz escribió en Cubanos por el Mundo que en 2005 Cuba vendió a Brazil durante el gobierno de Lula da Silva tejidos humanos y otras glándulas y partes del cuerpo humano de origen desconocido. Dichas ventas crecieron muy rápidamente y llegaron a un máximo de $88.4 millones en el 2013. Muñoz dijo que “comenzaron a recibirse informes desde Cuba de muertes sospechosas y del saqueo de partes humanas de cadáveres que parecen sugerir la mano del Estado y merecen seria investigación.

Conclusión

Cuba se ha convertido en un país vampiro donde engañan, explotan y abusan de los donantes de sangre. La venta de sangre es el gran negocio de los vampiros mafiosos que oprimen al pueblo cubano. La comunidad internacional debe denunciar esta vergonzosa práctica  de Cuba comunista. Cuba también vende órganos humanos. Esta práctica está prohibida en muchas naciones.

Frank de Varona – LibertadUSA