México envía casi 15.000 militares a la frontera con EE.UU. para frenar a los inmigrantes

El presidente de México Andrés Manuel López Obrador, durante un acto en Playa del Carmen, Quintana Roo (México). EFE

Lo aseguró el secretario de Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, durante una conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador.

México desplegó unos 15.000 soldados y policías a su frontera norte para cumplir con el compromiso asumido con el gobierno de Estados Unidos de frenar a los migrantes, informó este lunes el jefe del ejército mexicano.

“Tenemos un despliegue total entre la Guardia Nacional y unidades del ejército de casi 15.000 hombres en la parte norte del país”, dijo el secretario de Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El gobierno de López Obrador parece dispuesto a cumplir su parte del acuerdo con el presidente Donald Trump, quien el domingo insistió en que los demócratas tienen dos semanas para negociar “cambios simples” en el proceso de asilo y los vacíos legales de la migración e indicó que de lo contrario comenzará “la gran deportación”.

“Quiero darles a los demócratas todas las oportunidades para negociar rápidamente cambios simples en asilos y vacíos legales”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

“Esto arreglará la frontera sur, junto con la ayuda que México nos está brindando ahora“, agregó en su mensaje, aunque admitió que aunque “probablemente no suceda, vale la pena intentarlo”.

De lo contrario, señaló: “Dos semanas y la gran deportación comienza”.

Este sábado, un día antes de las redadas masivas anticipadas por medios locales, Trump estableció un compás de espera a las deportaciones para que demócratas y republicanos planteen soluciones a la situación en la frontera con México.

“A solicitud de los demócratas, he retrasado el Proceso de Remoción de Inmigración Ilegal (Deportación) por dos semanas para ver si demócratas y republicanos pueden reunirse y encontrar una solución a los problemas de asilo y los vacíos legales en la frontera sur”, escribió Trump en Twitter.

El gobernante hizo el anuncio después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, llamara a suspender las redadas “sin corazón” y advirtiera que “inyectarán el terror” en el país.

Pelosi recordó a Trump que así como “habló sobre la importancia de evitar el daño colateral de 150 vidas en Irán” cuando desistió de un ataque en ese país en respuesta al derribo el jueves de un dron estadounidense, hiciera lo mismo para evitar “el daño colateral a decenas de miles de niños que están asustados por sus acciones”.

La jefa de la Cámara Baja se sumó a numerosas voces que rechazaron el anuncio de las redadas, que desataron temor en distintas comunidades inmigrantes.

Medios locales informaron el viernes que el Servicio de Inmigración y Aduanas de EE.UU. (ICE, en inglés) planeaba iniciar este domingo redadas masivas en las ciudades de Nueva York, Miami (Florida), Houston (Texas), Los Ángeles y San Francisco (California), Chicago (Illinois), Atlanta (Georgia), Baltimore (Maryland), Nueva Orleans (Luisiana) y Denver (Colorado).

La operación del ICE podría afectar a hasta 2.000 familias de indocumentados.

No obstante, Trump mencionó el sábado que los agentes de ICE estaban concentrados en sacar de Estados Unidos a los integrantes de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13).

Esa pandilla nació en Los Ángeles en la década de 1980, cuando miles de salvadoreños emigraron a EE.UU. para huir de la guerra civil en su país.

Desde entonces, el grupo criminal se ha expandido y ha provocado estragos en Centroamérica, especialmente en El Salvador.

Fuente: EFE y  AP