La interminable lucha de Donald Trump por la democracia en Venezuela

Donald J Trump, presidente de los Estados Unidos.

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca fue, sin lugar a dudas, una mala noticia para Nicolás Maduro. Desde que Trump asumió la presidencia, el mandatario republicano ha sido el líder del mundo que más se ha opuesto al dictador venezolano.

La relación entre ambos presidentes nunca fue buena. Después que Nicolás Maduro cambió la Constitución de Venezuela para perennizarse en el poder, Trump llamó al régimen venezolano “ilegítimo y dictatorial”. Eso fue sólo el comienzo.

A continuación menciono algunas de las medidas más importantes adoptadas por la administración Trump contra la dictadura socialista de Maduro.

Para presionar al régimen caribeño, la administración Trump sancionó a docenas de altos funcionarios venezolanos. En la primera mitad de su mandato Trump impuso sanciones a Nicolás Maduro, sus familiares, militares y miembros de su gabinete.

El presidente norteamericano impidió a las compañías y ciudadanos estadounidenses involucrarse con el régimen de Venezuela y bloqueó los activos de múltiples funcionarios allegados a Maduro. Trump también prohibió a funcionarios venezolanos viajar a los Estados Unidos.

La administración Trump sancionó al presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela y a varios miembros de la cámara constitucional. Al momento de escribir este artículo, Estados Unidos está planeando imponer sanciones a otros 25 magistrados del mencionado Tribunal.

Al inicio del presente año el mandatario estadounidense afirmó que enviar militares a Venezuela “es una opción”. En referencia al abuso y represión del gobierno venezolano Trump dijo: “Condenamos la brutalidad del régimen de Maduro, cuyas políticas socialistas han convertido a ese país en una estado de pobreza y desesperación”.

El gobierno del presidente Trump sancionó al canciller venezolano Jorge Arreaza. En dicha ocasión, Steven Mnuchin, Secretario del Tesoro, dijo que “Estados Unidos no se mantendrá impasible mientras el régimen ilegítimo del dictador venezolano despoja al pueblo de su riqueza, humanidad y derecho a la democracia”.

Trump también implementó una iniciativa diplomática advirtiendo a las compañías extranjeras que podrían ser objeto de sanciones si negocian con el régimen dictatorial venezolano.

El gobierno de Trump fue el primero en el mundo en reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Posteriormente más de 60 países se sumaron a la decisión de EEUU. Juan Guaidó se proclamó presidente interino afirmando que la reelección de Nicolás Maduro el año pasado fue ilegítima.

Es importante recordar que EEUU y Venezuela suspendieron sus relaciones diplomáticas después que la administración Trump reconoció al líder opositor Juan Guaidó como mandatario interino de Venezuela.

El Departamento de Seguridad Nacional de EEUU también suspendió indefinidamente todos “los vuelos comerciales de pasajeros y de carga” hacia y desde Venezuela. Según voceros de la administración, el gobierno tomó esta decisión debido a la “inestabilidad política” del país sudamericano.

Actualmente EEUU está considerando sanciones contra entidades extranjeras responsables de cortar el acceso al Internet al presidente interino Juan Guaidó.

Después de la reciente fallida sublevación en Venezuela, el gobierno de Trump ofreció incentivos a los militares del país caribeño que le den las espaldas al dictador Maduro.

En el campo humanitario, la administración Trump mandó millones de dólares en alimentos y suministros médicos para los refugiados que han huido del régimen socialista de Venezuela. Además, el gobierno envió recientemente el buque hospital Comfort a 11 países de América Latina para atender a los venezolanos que escaparon del país y que requieren atención médica.

Trump criticó en términos fuertes a Rusia, China y Cuba por apoyar la dictadura de Maduro. Al respecto, el presidente habló con su homólogo ruso Vladimir Putin y le dijo que Estados Unidos estaba con el pueblo venezolano. Trump reiteró a Putin la necesidad de una transición pacífica en el país sudamericano.

Trump también propuso a Cuba una nueva apertura, siempre y cuando retire el apoyo al dictador Maduro. El presidente dijo: “Con el movimiento correcto a Cuba le podría ir muy bien”. El mandatario afirmó que de lo contrario EEUU “endurecerá su posición contra la isla”. Trump amenazó con un “embargo completo y sanciones de mayor nivel si las tropas y milicias cubanas no cesan sus operaciones militares y de otro tipo con el objetivo de causar muerte y destrucción a la Constitución de Venezuela”.

En abril el presidente estadounidense escribió en Twitter el siguiente mensaje: “Estoy monitorizando muy de cerca la situación en Venezuela. Los Estados Unidos están con el pueblo de Venezuela y su libertad”.

John Bolton, asesor de seguridad nacional del presidente Trump, envío el siguiente mensaje a Vladimir Padrino, jefe del ejército venezolano: “La fuerza armada nacional debe proteger la Constitución y al pueblo venezolano, debe apoyar a la Asamblea Nacional y a las instituciones legítimas contra la usurpación de la democracia. Estados Unidos apoya al pueblo de Venezuela”.

El gobierno norteamericano también sancionó a múltiples empresas vinculadas a las fuerzas armadas de Cuba por el apoyo que brindaron a Nicolás Maduro.

Hace poco, el presidente Trump acusó a Maduro de “exportar ilegalmente 21 toneladas de oro a Turquía” con el objetivo de evitar las sanciones impuestas por EEUU.

La presión del gobierno de Trump sobre la dictadura venezolana se ha dado en múltiples niveles. Por ejemplo, el Secretario de Estado Mike Pompeo hizo una gira por Sudamérica para definir la agenda de la administración. Para cumplir este objetivo, Pompeo viajó a varios países y se reunió con presidentes y funcionarios de Colombia, Chile, Perú y Paraguay.

La administración Trump declaró un embargo petrolero contra Caracas y suspendió la compra del crudo venezolano por parte de las refinerías estadounidenses. Al respecto, el presidente prohibió a las empresas de EEUU comprar petróleo venezolano hasta que se establezca un nuevo gobierno encabezado por el jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. El mandatario también sancionó a la empresa petrolera PDVSA, que es la principal fuente de divisas en Venezuela. La decisión de Trump provocó una caída severa en el ingreso de divisas al régimen de Maduro. Después de las sanciones, la venta del crudo venezolano disminuyó un 40%.

Según el presidente Trump, el retorno de la libertad y la democracia en el país sudamericano son cruciales para el mantenimiento de la paz y estabilidad en el continente. Trump considera que las organizaciones terroristas en Venezuela, el tráfico de drogas, los lazos con el gobierno comunista de Cuba y la presencia de aviones militares rusos en Caracas representan una clara amenaza para la seguridad de EEUU.

El presidente Trump pidió en múltiples ocasiones que Maduro respete la Constitución, que llame a elecciones libres y que libere a los presos políticos; sin embargo, el dictador venezolano ignoró las peticiones del mandatario norteamericano.

Según un comunicado de La Casa Blanca, Nicolás Maduro solicitó hace 2 años tener una conversación telefónica o una reunión en Nueva York con el presidente Trump. El mandatario estadounidense respondió que “lo hará encantado…tan pronto como la democracia retorne a ese país”. Desde entonces, la postura de Trump no ha cambiado.

Después que los partidarios de Nicolás Maduro ocuparon a principios del presente año la embajada de EEUU en Washington, D.C., el presidente Trump ordenó el desalojo de los activistas. “EEUU no reconoce la autoridad del régimen anterior de Maduro, o a ninguno de sus exrepresentantes, para permitir a individuos la entrada legal, la permanencia en la propiedad, o la toma de ninguna otra acción en la propiedad”, dijo la orden de evacuación.

Donald Trump se entrevistó recientemente con la cadena hispana Telemundo y dijo: “Lo que está pasando en Venezuela es horrible y ¿sabe quién es mayormente el causante del problema? ¡Cuba!. Hay 25.000 tropas cubanas (en Venezuela)”.

“Me gustaría decir que próximamente tendremos una muy buena relación con el pueblo de Venezuela. Tenemos que ayudarlos. Están pasando hambre. No tienen agua y están siendo gobernados por un dictador”, agregó Trump.

No es la primera vez que el mandatario estadounidense condena la influencia del régimen cubano sobre la dictadura chavista. El 20 de mayo, día de la conmemoración de la independencia de Cuba, el presidente escribió en Twitter: “Los Estados Unidos no se quedarán de brazos cruzados mientras Cuba continúa subvirtiendo la democracia en las Américas!”.

En septiembre del año pasado, durante la visita del presidente chileno Sebastián Piñera; Donald Trump mencionó en La Casa Blanca una gran verdad: “Venezuela es un desastre, y hay que limpiarlo”, afirmó el mandatario.

Trump dijo que “todas las opciones” siguen sobre la mesa con respecto a Venezuela; sin embargo, el presidente no ha tenido el apoyo del Grupo de Lima o el congreso de EEUU (actualmente en manos de los demócratas) para iniciar una intervención militar.

Las acciones y comentarios mencionados arriba son sólo una muestra de las medidas adoptadas por el presidente Trump en contra de la dictadura de Nicolás Maduro. El objetivo del mandatario estadounidense es claro; Trump está determinado en devolver la democracia y la libertad al pueblo venezolano.

Es obvio, Donald Trump es el enemigo político número uno de Maduro. Aún más, Trump se ha convertido en la esperanza de un pueblo sometido a la miseria y al abuso impuestos por una de las peores dictaduras en la historia del continente americano.

Lamentablemente, los demócratas en Estados Unidos guardan silencio antes la crisis que agobia al pueblo venezolano. Hasta el momento de escribir este artículo, ninguno de los 20 candidatos presidenciales demócratas ha expresado su apoyo a las medidas impuestas por Donald Trump contra el régimen chavista de Venezuela. Al contrario, algunos han criticado la postura del mandatario republicano.

Es triste y decepcionante pero verdad; mientras el presidente Trump lucha por sacar a Maduro, los demócratas luchan por sacar a Trump.

Donald Trump pasará a la historia como el presidente estadounidense que más luchó por la libertad y democracia del pueblo venezolano.

Juan Torres – LibertadUSA