Llegó la hora de investigar a los investigadores de la falsa colusión Trump-Rusia

El Fiscal General de Estados Unidos, William Barr.

El Fiscal General William Barr recientemente asignó a un abogado en Connecticut para que investigue los orígenes de las investigaciones del FBI sobre la campaña electoral de Donald Trump.

Barr ordenó la intervención después que el fiscal especial Robert Mueller exoneró a Donald Trump de los cargos de colusión con Rusia y obstrucción de la justicia. La decisión de Barr pone de manifiesto la determinación del Departamento de Justicia en su afán para investigar los posibles crímenes cometidos sobre la creación y perpetuación de la falsa trama entre el candidato Trump y el gobierno ruso.

La persona escogida por William Barr para dirigir la investigación es el fiscal de Connecticut John Durham. Durham tiene 69 años, cuatro décadas de experiencia como fiscal federal y un distinguido historial en la lucha por erradicar la corrupción en puestos federales y estatales.

El fiscal Barr cumplió su promesa de revisar los orígenes de la investigación del FBI sobre la campaña de Trump y previamente se refirió a dichas actividades como “espionaje”.

William Barr no ha sido el único funcionario del gobierno que denunció el espionaje contra la campaña de Donald Trump. James Clapper, ex Director de la Agencia Nacional de Inteligencia dijo anteriormente que las acciones del Departamento de Justicia durante la administración de Barack Obama “cumplen la definición del diccionario de espionaje”.

Para muchos analistas la elección de John Durham por parte del fiscal Barr es justa y bienvenida. La razón es simple. A diferencia de Robert Mueller–quien seleccionó a abogados partidistas y donadores de la campaña de Hillary Clinton para investigar a Trump–William Barr escogió a un fiscal que ha enjuiciado a políticos corruptos republicanos y demócratas.

John Durham

La decisión del fiscal Barr es también una buena noticia para el país. Los ciudadanos estadounidenses tienen el derecho a saber porqué Trump fue espiado y acusado injustamente de conspirar con Rusia para ganar la elección presidencial de 2016.

El comportamiento de algunos miembros del FBI y otras agencias de inteligencia amerita la investigación ordenada por William Barr. De hecho, la corrupción descubierta en varias agencias del gobierno dio lugar a innumerables despidos, descensos y renuncias. El Director del FBI James Comey, el Director Andre McCabe y el experto en contrainteligencia Peter Strzok fueron despedidos. Además, una docena de otros funcionarios dimitieron en desgracia.

La investigación del Departamento de Justicia sobre los hechos que rodearon el espionaje y la conspiración contra el candidato Trump será otra desagradable y larga lucha política entre los republicanos que defendieron al mandatario y los demócratas que lo acusaron de un crimen que no cometió.

Sería bueno que la investigación ordenada por el fiscal William Barr revele la verdadera naturaleza de uno de los peores escándalos políticos en Estados Unidos. Me refiero específicamente a un intento de golpe de estado para remover a un presidente que fue constitucionalmente elegido.

Hay varias preguntas importantes que aún permanecen sin respuesta. Por ejemplo:

¿Quién ordenó el espionaje y la investigación injustificada del candidato Trump?

¿Quiénes y cuántas personas estuvieron involucradas en el escándalo?

¿Cuál fue el papel del presidente Obama?

¿Cuál fue el papel de Hillary Clinton?

Juan Torres – LibertadUSA