El presidente Trump responde después de que Bob Mueller renunció pero aún intentó destituirlo

El presidente Donald Trump y el fiscal especial Robert Mueller.

El fiscal especial Robert Mueller hizo una aparición sorpresa el miércoles por la mañana que tendrá graves consecuencias para este país. El esfuerzo para destituir al presidente Trump de su cargo a través de un golpe sigue activo.

Mueller anunció que renunciará a su cargo en el Departamento de Justicia y regresará a la vida privada, al mismo tiempo verificando los resultados de su investigación. Mueller describió sus conclusiones, que se presentaron en dos volúmenes separados de su informe final. La primera sección describió los contactos de la campaña con Rusia, pero determinó que la evidencia no estableció una conspiración criminal entre las dos partes. La segunda sección discutió los esfuerzos de Trump para interferir en la investigación de Rusia pero se negó a acusar o exonerar a Trump de posibles cargos de obstrucción de la justicia.

Mueller también respaldó el manejo del informe del fiscal general William Barr. Todo esto sonaba bien para el presidente Trump, hasta que Mueller decidió darles a los demócratas suficiente información para iniciar un proceso de juicio político contra el presidente Trump, si así lo desean. «Si tuviéramos confianza en que el Presidente no cometió un delito, lo hubiéramos dicho,” dijo Mueller.

«El fiscal especial Robert Mueller dice que el fiscal general Bill Barr ‘prefirió hacer público todo el informe al mismo tiempo. Y apreciamos que el fiscal general haya hecho el informe en gran parte público. Y ciertamente no cuestiono la buena fe del fiscal general en esa decisión.’”

Esto es esencialmente traición. Mueller básicamente dijo: «No pude NO probar que Trump cometió un delito.” Esta fue la peor declaración políticamente motivada y engañosa relacionada con la cacería de brujas en los últimos dos años. Nuestro sistema no puede funcionar en el estándar de probar la inocencia. Debes probar la culpabilidad más allá de la duda razonable, no la inocencia. Nunca puedes probar la inocencia, sólo la culpa. Alguien es culpable o no lo es.

Toda la razón por la que Mueller hizo esto fue para que él pueda decir que no acusó a Trump por obstrucción porque no se puede acusar a un presidente en funciones, por lo que ahora los demócratas pueden decir que es su responsabilidad acusar de obstrucción, que es lo que ya están haciendo en las horas posteriores a la aparición de Mueller. Este es un esfuerzo coordinado para destituir al presidente de su cargo.

Las personas son inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad. Pero eso significaría que no pueden sacar al presidente Trump. Nunca olvides las motivaciones aquí, se supone que Trump no debía ganar. Ahora que el presidente Trump y el Fiscal General Barr están investigando a los investigadores y están tratando de llevarlos ante la justicia, están haciendo todo lo posible por salvarse.

La respuesta del presidente Trump es exactamente todo lo que acabo de describir: “Nada cambia con el Informe de Mueller. No hubo pruebas suficientes y, por lo tanto, en nuestro país, una persona es inocente. ¡El caso está cerrado! Gracias.»

Los demócratas necesitaban una excusa para intentar iniciar el juicio político y Mueller lo hizo a propósito. Lo único bueno es que el juicio político fracasará miserablemente. Los demócratas lo harán de todos modos porque creen que necesitan mostrar a sus votantes que lo intentaron. Esto solo destruirá aún más nuestro país y continuará destruyéndolo. Los demócratas están ignorando los cimientos de nuestro sistema legal y han demostrado de una vez por todas que buscan destruir nuestro país y nuestra forma de vida.

Sean Winston – Política Veraz