Un exasesor de Obama, primer demócrata acusado en un caso relacionado con la trama rusa

Greg Craig, en una foto de archivo © Pablo Martinez Monsivais (AP)

Un exconsejero de la Casa Blanca durante la Administración del demócrata Barack Obama ha sido acusado este jueves de prestar falso testimonio y ocultar información en una investigación federal que surgió a raíz de la trama rusa, en la que el fiscal especial Robert Mueller ha indagado, durante casi dos años, en las supuestas relaciones del entorno de Trump con Rusia, sin hallar nada que le permitiera acusar al presidente de conspiración. Se trata de la primera persona vinculada al Partido Demócrata acusada en un caso relacionado con la investigación de Mueller.

En concreto, los cargos contra Gregory Craig, de 74 años, que también trabajó para el presidente Bill Clinton, son por haber mentido y ocultado datos al Departamento de Justicia sobre el trabajo que realizó en 2012 para el Gobierno prorruso de Ucrania. No se le acusa, sin embargo, de haber violado las leyes sobre la actividad de lobby internacional.

Tras dejar la Casa Blanca, Craig se unió a la firma de abogados Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom. Junto a Paul Manafort, que sería gerente de la campaña de Trump, Craig realizó un trabajo en 2012 para el Ministerio de Justicia de Víktor Yanukóvich, presidente de Ucrania entre 2010 y 2014.

El despacho de abogados no se registró como agente extranjero ante el Gobierno estadounidense, como es preceptivo para estos contratos. Y hace tres meses llegó a un acuerdo por el que pagó 4,6 millones de dólares y admitió que no se registró debidamente para realizar el encargo. El acuerdo atribuía a Craig buena parte de la responsabilidad por el comportamiento de la firma, de la que era socio.

El Gobierno de Ucrania declaró que pagó a Skadden 12.000 dólares por sus servicios pero, según los fiscales, Manafort utilizó cuentas en paraísos fiscales para ocultar pagos mucho más elevados. Aquel contrato fue revisado por el equipo del fiscal especial Mueller, en el marco de sus pesquisas sobre la trama rusa. Manafort fue sentenciado en marzo a siete años y medio de prisión por violaciones de leyes de cabildeo y delitos financieros.

Los abogados de Craig, en un comunicado, han declarado que su cliente “no es culpable de ningún cargo y la insistencia del Gobierno en acusarlo es un equivocado abuso de la discrecionalidad fiscal”.

El País