La ayuda a Centroamérica recompensa el mal comportamiento

Una caravana de migrantes ingresa a México luego de cruzar la frontera con Guatemala cerca de la Ciudad Hidalgo, México el 21 de octubre de 2018. (John Moore/Getty Images)

Un congresista guatemalteco me dijo una vez que las ONG de América Central niegan o son reacias a informar sobre los logros en materia de desarrollo por temor a que, si tienen éxito, la financiación terminará.Aquí radica el impacto destructivo de la ayuda exterior financiada por los contribuyentes. Si hay flujo de dinero sin necesidad de rendir de cuentas, de repente todo el mundo tiene un problema y ningún incentivo para solucionar nada. Ser una nación del Tercer Mundo es una ventaja para la gente con las conexiones correctas, como lo es para los trabajadores del Primer Mundo que disfrutan de sus cómodos roles y viven en comunidades cerradas en lugares exóticos.

Tal vez detectando este problema recurrente, la administración Trump recientemente recortó 450 millones de dólares en ayuda al Triángulo del Norte: El Salvador, Guatemala y Honduras. La gota que colmó el vaso fue la falta de voluntad para frenar el vasto flujo de migrantes ilegales y drogas hacia Estados Unidos, que se manifestó en oleadas que ahora se conocen como caravanas de migrantes.

Estas naciones no solo no han frenado dichos flujos, sino que su inmensa corrupción, criminalidad, extorsión y violencia han llevado a más gente a unirse a la caravana rumbo al norte. Solamente en lo que respecta a la corrupción, la ayuda debería haber sido uno de los sospechosos. Los tres se encuentran cómodamente en la mitad inferior del ránking de las percepciones de corrupción de Transparency International, siendo El Salvador el peor posicionado, en el puesto 105 de las 180 naciones clasificadas. Estados Unidos y Canadá ocupan los puestos 22 y 9, respectivamente.

Los migrantes conocen los riesgos –muerte, violación y enfermedades a lo largo del camino– pero incluso una mirada fugaz a la vida en Estados Unidos es suficiente atractivo. El Tren de la Muerte, una red que trabaja en todo México, no obtuvo su nombre por nada, como señaló Pedro Ultreras en “La Bestia”, un documental de 2011.

Básicos económicos

La razón detrás de la ayuda a Centroamérica es que mejoraría las condiciones de vida en esos países, de modo que los residentes no tengan que buscar una vida mejor en el extranjero. Por ejemplo, Mark Jones, del Instituto Baker de la Universidad de Rice, escribe que “el único efecto [del recorte de Trump] será empeorar las ya de por sí sombrías condiciones económicas y de seguridad (…) Estas condiciones empeoradas empujarán a su vez a más guatemaltecos, hondureños y salvadoreños a embarcarse en el arduo y peligroso viaje a los Estados Unidos”.

Aunque es un académico bien informado, las suposiciones de Jones son incorrectas.

Los incentivos económicos determinan que obtengas más de lo que subsidias. Esta es la ley fundamental de la oferta: cuanto más alto sea el precio de un artículo, mayor será la cantidad que ofrecerán los proveedores, y viceversa, manteniendo constantes otros factores.

En América Central y en otros lugares, la ayuda no mantiene una buena administración pública, sino al amiguismo y la corrupción. Si pensamos en el sentido más amplio de la palabra ‘ayuda’, la coordinación de la defensa tiene un papel en la seguridad nacional y puede ser utilizada a favor del Estado de derecho. Sin embargo, en general, la ayuda exterior fomenta la dependencia y es mejor dejarla en manos de la caridad privada para situaciones de emergencia.

Como explicó el difunto gran economista Gary Becker de la Universidad de Chicago, ninguna nación se enriqueció gracias a la ayuda extranjera o a las ONG: “La base del desarrollo económico es el sector privado”.

Los cambios graduales, lo mejor que se puede esperar de la ayuda, simplemente no serán suficientes para frenar la migración hacia el exterior. El economista de desarrollo Michael Clemens explicó en una revisión bibliográfica de 2014 que “la presión migratoria solo disminuye típicamente cuando [las naciones] crecen por encima del nivel de ingresos medio-altos”. El desarrollo inicial, más allá de la subsistencia, puede acelerar las salidas, y señala que la violencia es más aguda en las olas migratorias.

Fondos secuestrados

Giovanni Fratti, un prominente abogado en Guatemala, recientemente pidió que se detenga completamente la ayuda a Centroamérica, no solamente el recorte inicial. Fratti compartió: “Esta decisión, Sr. Presidente, es fundamental para que Guatemala se libere de sus torturadores (…) ONGs de extrema izquierda y ONGs que reciben dinero de USAID”.

Fratti sostiene que la mayor parte del dinero de los contribuyentes estadounidenses destinado a América Central fue a parar a los socialistas. Ellos están dedicados a las políticas divisorias de género y raza y a detener la minería y el desarrollo de infraestructura. Muchos son guerrilleros marxistas rebautizados que lucharon a favor de Fidel Castro en las décadas de 1970 y 1980. El Ejército Guerrillero de los Pobres creó el Comité de Unidad Campesina de Guatemala, por ejemplo, que ocupa tierras y viola los derechos de propiedad.

Todos en América Central saben cómo funciona: si quieres dinero de ayuda, tienes que portarte bien y cumplir con los parámetros de la justicia social. Este es un resultado predecible de la ayuda politizada y placentera que no está sujeta al escrutinio de los inversionistas y prestamistas privados. Si eres un crítico abierto de la embajada de Estados Unidos y sus inclinaciones progresistas, por ejemplo, puedes olvidarte de la ayuda para tu causa.

Los innovadores y emprendedores orgullosos –los que tienen la capacidad de aportar el tipo de desarrollo que necesita Centroamérica– no están perdiendo el tiempo con burocracia y corrección política. Están creando todo lo que pueden en un mar de ayuda que distorsiona la economía y recompensa a los mendigos. Los empresarios no necesitan limosnas o préstamos del gobierno sino el Estado de derecho, que no existe en Centroamérica, junto con el libre comercio y la inversión extranjera.

La tendencia a que la ayuda vaya a parar a los socialistas no es nueva ni exclusiva de América Latina. Incluso en el frente interno estadounidense, el National Endowment for Democracy otorga subvenciones a progresistas de poca monta como la ONG Global Americans. El dinero de los contribuyentes estadounidenses paga para promover un ingreso básico universal para América Central con el fin de contrarrestar el supuesto daño de la automatización del trabajo. Estos proxenetas de la asistencia social y luditas no están en posición de predicar sobre el desarrollo económico o el sector privado.

Como se documenta en el libro “Los latinoamericanos” de Carlos Rangel, Ernesto “Che” Guevara tuvo la audacia a principios de los años 60 de criticar a Estados Unidos por no entregar suficiente ayuda a América Latina. Incluso el héroe de los comunistas, que luchó con los hermanos Castro en la revolución de 1959, fue desagradecido y quiso más limosnas generosas de Estados Unidos. Nunca será suficiente. Mientras tanto, estamos esperando que llegue el paraíso socialista, ya que Cuba se está quedando sin papel y Venezuela no puede suministrar electricidad.

Medio siglo de ayuda estadounidense no logró dar un respiro significativo a los fracasos económicos y políticos de América Latina, que se manifiestan en una fila interminable de personas escapando. Ahora la carga de la prueba recae sobre aquellos que quieren un mayor gasto, ya que los Estados Unidos no están en condiciones de seguir malgastando dinero en el extranjero.

Fergus Hodgson – La Gran Época

Fergus Hodgson es el fundador y editor ejecutivo de la publicación de publicación americana de inteligencia Antigua Report. También es el editor itinerante de Gold Newsletter y un investigador asociado del Frontier Centre for Public Policy.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.