El flujo de inmigrantes ilegales alcanza niveles récord en EE.UU.

Caravana de migrantes en camino a Estados Unidos

La crisis migratoria en Estados Unidos parece no tener fin. De acuerdo a cifras proporcionadas por las autoridades de inmigración el problema va de mal en peor.

Kevin K. McAleenan, jefe del U.S. Customs and Border Protection, recientemente reveló que los arrestos alcanzaron niveles récord el mes de marzo. McAleenan dijo que hay una “crisis humanitaria y de seguridad sin precedentes” a lo largo de la frontera suroeste del país.

Las autoridades de inmigración esperan haber arrestado al final del mes a 100.000 personas tratando de cruzar ilegalmente la frontera suroeste de los Estados Unidos. Se calcula que 1 millón de personas podrían ser detenidas al final del año.

El número de ilegales arrestados en los últimos meses es tan alto que los centros de detención han llegado al límite de disponibilidad en cuanto al espacio requerido para alojar a los inmigrantes.

Kevin K. McAleenan reportó que en la ciudad de El Paso hay “casi 3.500 inmigrantes en custodia en instalaciones diseñadas para un número mucho menor de personas”. Según McAleenan, la ciudad tuvo 1.000 arrestos en un sólo día la semana pasada. La gran mayoría son familias de Centroamérica.

La situación en El paso es tal que el 19 de marzo los agentes fronterizos arrestaron a más de 400 ilegales en cinco minutos.

El número de migrantes en custodia ha provocado que las autoridades dejen en libertad a miles de ilegales en los últimos meses. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por su sigla en Inglés) informó hace poco que liberó a 125.565 inmigrantes ilegales al interior del país.

Datos actualizados indican que desde el 21 de diciembre de 2.018 el DHS puso en libertad a 12.745 ilegales en San Diego (California), 22.000 en Phoenix (Arizona), 37.500 en El Paso (Texas) y 53.320 en San Antonio (Texas).

El proceso de captura y liberación requiere en teoría que los migrantes se presenten en las cortes federales para iniciar audiencias de inmigración y asilo; sin embargo, la gran mayoría de ilegales no cumplen el requisito y no asisten a las cortes.

De acuerdo a  Steven Kopits, investigador del Princeton Policy, es probable que entre 450.000 y 500.000 inmigrantes crucen ilegalmente la frontera sur del país en un periodo de tres meses.

El presidente Trump en una visita reciente a la frontera de EE.UU. y México

Dada las circunstancias actuales de la crisis migratoria no fue sorpresa que el presidente Trump diga que “México no está haciendo nada para ayudar a detener el flujo de inmigrantes ilegales a nuestro país. Ellos hablan pero no actúan. Asimismo, Honduras, Guatemala y El Salvador aceptan nuestro dinero por años y no hacen nada”“A los demócratas no les importa”, agregó Trump.

Posteriormente el mandatario decidió cortar la ayuda financiera a los tres países centroamericanos.

El 2 de abril el presidente escribió el siguiente mensaje en su cuenta de  Twitter: “No he  visto a ningún demócrata en la frontera trabajando con nosotros. Estamos siendo invadidos, nuestras instalaciones tienen exceso de capacidad. Estamos en una crisis de emergencia”.

Trump lanzó un ultimátum al vecino país del sur y dijo: “Si no frena el paso de inmigrantes y drogas vamos a imponer aranceles a México y a los productos, en particular a los automóviles”. El presidente estadounidense le dio el plazo de un año a México para que tome las medidas necesarias.

El gobierno estima que la inmigración ilegal representa un costo anual de 200 mil millones de dólares para Estados Unidos.

Juan Torres – LibertadUSA