Las autoridades holandesas camuflan la naturaleza del crimen: El asesino de tres personas dentro de un tranvía en Utrecht era, cómo no, un islamista

Al menos tres personas han muerto y cinco han resultado heridas en un tiroteo dentro de un tranvía en la zona oeste de la ciudad holandesa de Utrecht, en un acto aún investigado por la Policía, que no descarta ninguna hipótesis tras la detención del principal sospechoso.

“Hoy es un día negro para nuestra ciudad, para Utrecht. Atacaron a personas inocentes en el tranvía que iban de camino al trabajo o a la escuela. Este día es cruelmente diferente”, aseguró el alcalde, Jan Van Zanen, que confirmó que tres personas murieron y cinco resultaron heridas, tres de ellas de gravedad.

Las autoridades han detenido a última hora de este lunes a Gokmen Tanis, un hombre de 37 años, nacido en Turquía y con un largo historial de antecedentes penales por delincuencia común en los últimos años como robos con violencia, ataques a la autoridad y acoso sexual callejero, confirmó una fuente judicial.

El portavoz de la Policía aseguró en rueda de prensa que, además del operativo en una casa de la calle Oudenoord donde Tanis fue arrestado, hubo “varios registros de casas a lo largo del día y otra persona fue arrestada en uno de esos operativos, pero no está claro hasta qué punto esta persona está también involucrada en el ataque”.

La Policía de esta localidad ha difundido dos fotografías de Tanis, una de perfil y la otra de frente, vestido con un abrigo azul y en el interior de un tranvía, una imagen tomada de las cámaras de seguridad del transporte donde se produjo el tiroteo.

En 2012, Tanis fue juzgado por un robo en un camión en Brabante, a finales de 2013 por intento de homicidio, en mayo de 2014 por otro robo en Utrecht y hace dos semanas declaró ante un tribunal de la ciudad como acusado de la violación de una mujer en julio de 2017.

El sospechoso viajaba en un tranvía en el distrito Kanaleneiland, en la zona oeste de Utrecht, cuando sacó una pistola y comenzó a disparar contra una mujer. Además, atacó a quienes intentaban socorrerla, según los testigos.

El autor del tiroteo “parecía tener fijación con una persona” que viajaba en el tranvía con él y “se enfadó con la gente que intentó ayudar a esa mujer”, herida por los disparos, según dijeron los testigos a la Policía.

Después del ataque, el autor escapó en un coche de color rojo que fue localizado con el motor en marcha varias horas más tarde a unos cuatro kilómetros del lugar de los hechos.

La Fiscalía, que está a cargo de la investigación del tiroteo, aseguró que está “teniendo en cuenta un motivo terrorista, pero no se pueden excluir otros motivos”.

Otra de las hipótesis que manejan las autoridades es que se trate de un “crimen de honor”, debido a la posible relación del arrestado con una de las víctimas. La agencia turca Anadolu ha asegurado que, según algunos parientes del detenido, su ataque responde a “motivos familiares”, sin concretar cuáles.

El coordinador nacional holandés de Antiterrorismo y Seguridad, Pieter-Jaap Aalbersberg, señaló que el tiroteo tiene “todas las características de un ataque terrorista”, aunque tampoco ha confirmado la motivación del hecho.

El nivel de alerta terrorista para la provincia de Utrecht se ha elevado a cinco, su máximo posible. Sin embargo, Aalbersberg descartó que existan motivos para elevar la alerta en el resto del país.

El rey Guillermo Alejandro y la reina Máxima de Holanda condenaron como “actos de violencia completamente inaceptables” el tiroteo, aseguraron estar “profundamente tristes” y enviaron su pésame a los familiares de las tres víctimas mortales.

“Mantengámonos unidos y unámonos por una sociedad en la que las personas puedan sentirse seguras y en la que prevalezcan la libertad y la tolerancia”, subrayaron los monarcas, en un comunicado.

Por su parte, el primer ministro, Mark Rutte, aseguró que Holanda “se ha visto sorprendida por un ataque” en Utrecht y dijo que “un acto de terror es un ataque a una sociedad abierta y tolerante” como la holandesa.

“Si es un acto de terror, solo hay una respuesta: nuestro Estado de derecho y democracia son más fuertes que la violencia”, subrayó Rutte en una rueda de prensa.

Alerta Digital