Exigen 230 millones de euros a The Washington Post por hacer “bullying” a un adolescente blanco, católico y pro-Trump

Nicholas Sandmann, un joven estudiante de la Covington Catholic High School (Kentucky), ha presentado contra The Washington Post una demanda por difamación de 230 millones de euros, acusando al periódico estadounidense, ahora propiedad exclusiva de Jeff Bezos, dueño también de Amazon, de haber puesto en pie contra él, a través de la publicación de varias ‘fake news’ (noticias falsas) a una “multitud de matones” que le “atacaron, vilipendiaron y amenazaron”.

“En enero de este año, el Post se comprometió en una forma moderna de macartismo, compitiendo con CNN y NBC, entre otros medios, para hacerse con el liderazgo de una mafia de matones de medios y redes sociales que atacaron, vilipendiaron y amenazaron a Nicholas Sandmann, un inocente niño de secundaria”, dice la denuncia que han presentado los padres del joven, en representación de él, en Kentucky. “El Post ignoró normas básicas del periodismo porque quería promover su bien conocida y fácilmente documentada agenda sesgada contra Donald Trump, impugnando a las personas que percibe como simpatizantes del presidente”, añade la demanda. “Nick Sandmann fue percibido como un blanco fácil. Tiene 16 años. Es inexcusable en todos los niveles “, ha explicado el abogado Lin Wood en un comunicado.

El estudiante de Kentucky se encontraba con su clase en la capital de la nación para participar en un mitin contra el aborto el 18 de enero cuando acabó situado frente a Nathan Phillips, un nativo americano de 64 años que participaba en otro marcha paralela hacia Arlington. El vídeo desató una tormenta en las redes sociales, donde miles de personas, generalmente ligadas a posiciones políticas de izquierda y de extrema izquierda, insistieron en que el incidente fue motivado por cuestiones raciales y que fue instigado por los propios estudiantes de secundaria. Más tarde se descubrió, tras cotejarse lo sucedido a través de varios vídeos, que no existieron tales ataques y que la provocación surgió del lado contrario.

La demanda alega que el Washington Post “ignoró esta verdad y acusó falsamente a Nicholas” de, entre otras cosas, “atacar, amenazar e intimidar a Phillips”.

Al presentar su denuncia, el abogado de Sandmann ha explicado también que “el Post atacó e hizo bullying erróneamente a Nicholas porque era el estudiante blanco y católico que llevaba una gorra ‘Make America Great Again’”. La familia de Sandmann señala que el periódico “publicó una serie de artículos impresos y en internet falsos y difamatorios que efectivamente proporcionaron un megáfono mundial a Phillips y otras personas anti-Trump”.

El adolescente, por su parte, negó que hubiera estado burlándose de Phillips. “No hice gestos con las manos ni movimientos agresivos”, dijo después de que se difundiera la grabación. “Creía que al permanecer inmóvil y tranquilo, estaba ayudando a calmar la situación”.

Una portavoz del Post, Kristine Coratti Kelly, dijo que el periódico está revisando una copia de la demanda y que planea montar una “defensa vigorosa”.

Alerta Digital (La Tribuna del País Vasco)