El gobierno de Trump corta la financiación al lobby global abortista: la OEA es la primera afectada

Emblema de la Organización de los Estados Americanos, OEA

Mike Pompeo, el Secretario de Estado de Estados Unidos, anunció el 26 de marzo que su gobierno no subsidiará ni promocionará el aborto, y dado que este es uno de los objetivos promovidos fuertemente por la OEA, sus ingresos serán mermados.

De esta manera, la Casa Blanca le “cierra el grifo” al lobby abortista, lo que se constituye en una victoria provida. Para empezar, se le reducirán 200.000 dólares a los aportes a la Organización de los Estado Americanos, OEA, por el activismo proaborto de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El gobierno Trump cierra el grifo al lobby global abortista: la OEA es la primera afectada
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realiza activismo proaborto.

“Y para garantizar que nuestro mensaje se escuche alto y claro, reduciremos nuestras contribuciones a la OEA; esa reducción será equivalente a la participación estimada de los Estados Unidos en los posibles gastos de la OEA en actividades relacionadas con el aborto”, dijo el Secretario de Estado.

Por su parte Gualberto García Jones, director Ejecutivo de International Human Rights Group, comentó la denuncia hecha por nueve legisladores del partido republicano contra la OEA por presionar a los gobiernos de los países latinoamericanos para que despenalicen el aborto; la influencia fue agresiva en Chile, El Salvador y Argentina, según Actuall.

El gobierno Trump cierra el grifo al lobby global abortista: la OEA es la primera afectada
Estados Unidos reducirá contribuciones a la OEA por sus actividades relacionadas con el aborto.

“En muchos casos, como en el del aborto o el matrimonio homosexual, la OEA pretendía pasar por encima de las legislaturas locales para imponer su ideología sobre los países miembros”, comentó García Jones.

La base legal

La aplicación de la Enmienda Siljander y una más estricta fiscalización de la Política de la Ciudad de México” constituyen los fundamentos legales de las medidas dinamizadas ahora por la administración Trump.

La Enmienda Siljander es una ley federal de 1981 que prohíbe expresamente el uso de fondos públicos, incluyendo los destinados a ayuda exterior, para cabildear a favor o en contra del aborto, y que no era aplicada correctamente, dado que los demócratas la desactivaban en cuanto llegaban al poder.

Adicionalmente Mike Pompeo reiteró la aplicación de la llamada ‘Política de la Ciudad de México’, que impide que el dinero de los contribuyentes destinado a la ‘planificación familiar’ sea entregado a organizaciones de otros países que realizan o promueven el aborto.

Por su parte, Leana Wen, presidenta de la International Planned Parenthood Federation, se expresó en contra de la aplicación de las disposiciones puestas en vigor, en tanto que García Jones dijo que “éste es un gran día para los derechos de todas las personas”.

José Ignacio Hermosa – BLes