Venezolanos advierten sobre implementar el socialismo en otros países

Marcha opositora en Caracas, Venezuela, el 2 de febrero de 2019. (JUAN BARRETO/AFP/Getty Images)

La crisis en Venezuela ha llevado a decenas de miles de personas a tomar las calles para protestar contra el dictador socialista Nicolás Maduro y contra el socialismo en general, no solo en Venezuela sino en otros países también.

Durante un reciente acto en Washington, varias víctimas venezolanas del socialismo han advertido sobre los peligros de llevar el socialismo a otros países.

“No querrás nunca nada parecido al socialismo”, dijo un manifestante a Campus Reform, un sitio web de noticias universitario.

“La gente está comiendo de los botes de basura en las calles, así que, ¿cómo ha ayudado el socialismo?”, dijo otro manifestante. “El socialismo es una gran mentira para la gente que está en desventaja. En realidad hace que empeoren”.

El país sudamericano socialista ha estado en los titulares durante las últimas semanas, después de que Maduro se negara a dimitir ante la creciente presión internacional. A mediados de enero, la Asamblea Nacional de Venezuela, elegida democráticamente, declaró como ilegítima a la presidencia de Maduro. Estados Unidos y gran parte de los países latinoamericanos y europeos se niegan a reconocerlo como el líder venezolano debido a las elecciones fraudulentas, y en cambio reconocen oficialmente a su oponente, Juan Guaidó, como presidente encargado. Pero Maduro se ha negado a ceder el control.

El enfrentamiento entre ambos líderes se convirtió en un referéndum mundial sobre el socialismo, con las naciones del mundo libre –como Estados Unidos, Alemania y Australia– del lado de Guaido. Mientras tanto, los regímenes socialistas y comunistas, como China, Corea del Norte y Cuba, apoyan a Maduro. Hay exclusiones potenciales al patrón, como Rusia, que estaría apoyando a Maduro después de haber invertido fuertemente en petróleo venezolano o como una forma de oponerse a los Estados Unidos en el escenario mundial.

Desde entonces, Venezuela ha entrado en un caos político más profundo, exacerbado por la ruina de su economía.

Los venezolanos de todo el país han llenado las calles para exigir la renuncia de Maduro. El presidente del Tribunal Supremo venezolano en el exilio, el juez Miguel Ángel Martín, dijo a La Gran Época en una entrevista previa que Maduro es un “expresidente” y que los militares venezolanos deben “cumplir con su deber” y detener al dictador.

Manifestantes protestan contra el gobierno de Nicolás Maduro en las calles de Caracas, Venezuela, el 2 de febrero de 2019. (Edilzon Gamez/Getty Images)

En Estados Unidos, los manifestantes en Washington expresaron su solidaridad con los que estaban en casa.

“A ningún venezolano le puede gustar el socialismo, porque hemos visto muy bien cómo es cuando es puesto en práctica”, dijo un manifestante, según Campus Reform.

“No es un juego”, dijo otro manifestante, que todavía tiene familia en Venezuela, al sitio web de noticias. “No es un juego. No es el camino a seguir (…) no te lo creas. Siempre hablamos de los nazis (…) pero nadie habla de los socialistas o del comunismo. Ha matado a más gente que los nazis”.

“Nací y crecí en Venezuela. Mis padres aún están en Venezuela. Y he visto que el país básicamente se ha deteriorado”, añadió.

Una encuesta de Gallup de 2018 encontró que los demócratas tienen una visión más positiva del socialismo que el capitalismo. Además, también encontró que los estadounidenses de 18 a 29 años ven el socialismo más favorablemente que el capitalismo.

“Estados Unidos nunca será un país socialista”

El presidente Donald Trump ha criticado anteriormente las políticas socialistas propuestas por los opositores políticos, y en su reciente discurso sobre el Estado de la Unión rechazó la invasión del socialismo en Estados Unidos.

Trump dijo en su discurso del 5 de febrero que “estamos alarmados por los nuevos llamados a adoptar el socialismo en nuestro país”.

“Estados Unidos se fundó sobre la base de la libertad y la independencia, no sobre la coerción, la dominación y el control del gobierno. Nacemos libres y seguiremos libres”, dijo Trump.

“Esta noche, renovamos nuestra determinación de que Estados Unidos nunca será un país socialista”.

También condenó la brutalidad del régimen de Maduro, diciendo que su política socialista llevó a lo que una vez fue el país más rico de Sudamérica a “un estado de pobreza y desesperación abyecta”.

Anteriormente, el 24 de enero, criticó una tasa impositiva del 70 por ciento para los ricos, una propuesta de la representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez (demócrata por Nueva York).

“Sabes, es interesante, he estado observando a nuestros oponentes –nuestros futuros oponentes– hablando sobre el 70 por ciento”, dijo Trump en ese momento. “Número uno, no pueden hacerlo por un 70 por ciento. Tiene que ser probablemente el doble de ese número. Pero, tal vez lo más importante, lo que sucede es que realmente tienes que estudiar y echar un vistazo a lo que le ha pasado a Venezuela”.

Janita Kan – La Gran Época

Sigue a Janita en Twitter: @EMG_Janita