Un comunista quiere ser presidente de Estados Unidos

Bernie Sanders, candidato presidencial por el Partido Demócrata.

Este artículo fue publicado el 17 de febrero de 2016. Después que Bernie Sanders lanzó por segunda vez su candidatura presidencial, LibertadUSA decidió publicar el artículo de nuevo.

El senador Bernie Sanders se autodenomina “socialista democrático”. En realidad Sanders es mucho más que eso, pero no lo dice. En países libres y democráticos, los izquierdistas radicales que aspiran a puestos públicos tienden a autodenominarse progresistas, liberales o socialistas democráticos. La razón es simple: ellos no pueden revelar sus verdaderas ideologías durante las campañas electorales. Bernie Sanders es comunista, pero jamás lo admitirá, al menos como candidato presidencial de los Estados Unidos.

Durante su carrera política, Sanders ha estado estrechamente ligado a organizaciones y figuras comunistas en los Estados Unidos y en el extranjero. Varios analistas políticos han expuesto el pasado radical y marxista del senador. Desafortunadamente, la prensa izquierdista y liberal del país ha ocultado información relevante sobre la vida política de Sanders, tal como lo hicieron con Barack Obama.

Bernie Sanders es un admirador de tiranos y marxistas, entre ellos, Fidel Castro en Cuba y Daniel Ortega en Nicaragua. Según Sanders, Castro ha “educado a los niños y ha transformado a la sociedad cubana.” Respecto al dictador Ortega, Sanders dijo que estaba “impresionado por la inteligencia y sinceridad de todos los líderes sandinistas.”

La admiración de Bernie Sanders por comunistas es tal que el senador celebró en 1985, junto al dictador Daniel Ortega, el séptimo aniversario de la revolución sandinista en Managua, Nicaragua.

Los seguidores del senador Sanders desconocen la definición del socialismo y las atrocidades cometidas en el mundo por el Marxismo Socialismo. Cualquier persona que ha vivido en un país bajo un régimen marxista socialista es el mejor testimonio del fracaso y la miseria asociados al socialismo. Dudo que alguno de los votantes que apoya a Bernie Sanders haya experimentado el socialismo por si mismo.

La campaña de Sanders ha tenido una buena acogida entre los demócratas, especialmente los jóvenes. Los resultados de las primarias en Iowa y New Hampshire lo prueban. Sanders obtuvo el 49% de los votos en Iowa y el 62% en New Hampshire. El hecho que el senador logró tal apoyo demuestra qué tan poco los estadounidenses conocen a Bernie Sanders y al socialismo. Por otro lado, el hecho que Sanders sea candidato presidencial demuestra la postura socialista del partido demócrata.

Alguien que si conoce  a Bernie Sanders es el presidente Obama. Barack Obama apoyó la candidatura de Sanders al senado de Estados Unidos por el estado de Vermont en el 2006. Durante la presente campaña presidencial, ambos se reunieron en privado en La Casa Blanca. Después de la reunión Obama describió a Sanders como una persona de “gran autenticidad.”

Nunca en la vida política del país un comunista acérrimo ha lanzado su candidatura a la presidencia. Hasta hace pocos años nadie lo hubiera pensado. Actualmente, gracias al senador Sanders y al partido demócrata, el comunismo está en las puertas de los Estados Unidos.

Bernie Sanders ha criticado el sistema de gobierno del país que le permitió ser senador. Él también ha alabado a regímenes comunistas por años. La ideología izquierdista de Sanders reprocha los principios fundamentales que dieron lugar al nacimiento de los Estados Unidos: la libertad y la democracia. Para Bernie Sanders, la Constitución y el Capitalismo de Estados Unidos son criticables, pero la falta de derechos y libertades en países comunistas no lo son.

Sanders cita países socialistas como ejemplos de sistemas de gobierno. El senador ha previamente visitado países comunistas como Cuba, la Unión Soviética y Nicaragua. La vida política de Bernie Sanders se ha caracterizado por frecuente criticismo a los Estados Unidos. Según él, el país enfrenta problemas sociales, desigualdad de clases y falta de oportunidades. Al mismo tiempo, Sanders omite un hecho innegable: por décadas, millones de personas han escapado de regímenes socialistas y comunistas. ¿Y a dónde van estas personas?: a países capitalistas, principalmente los Estados Unidos.

Como todo comunista, Bernie Sanders es un proponente de la redistribución de la riqueza, aumento de los impuestos y servicios gratis. Las políticas de Sanders no estimulan el progreso a través del esfuerzo individual, sino a través del uso colectivo del dinero de otros.

movementbernie

Bernie Sanders guarda silencio ante el sufrimiento de los pueblos subyugados por regímenes izquierdistas. El senador frecuentemente evita comentar sobre la opresión, la falta de libertades y los crímenes en masa cometidos en países marxistas socialistas. Igualmente, Bernie Sanders por décadas ha ignorado la concentración del poder y la riqueza en manos de líderes izquierdistas como Mao Tse-tung, Joseph Stalin, Fidel Castro y Hugo Chávez.

El senador Sanders critica a los ricos en un país donde la libre empresa y el sector privado han sido ejemplos de prosperidad para todo el mundo. Aparentemente, para Bernie Sanders, al igual que para muchos comunistas, la adquisición de riqueza a través del trabajo y sacrificio personal es criticable, pero el enriquecimiento y la corrupción de líderes marxistas no lo es. En el continente Americano el mejor ejemplo es Fidel Castro.

Uno de los mejores ejemplos recientes del fracaso del socialismo es Venezuela. Desde que Hugo Chávez impuso el socialismo en Venezuela, (con la ayuda de los hermanos Castro) el país ha caído en una de las peores crisis políticas, económicas y sociales en América Latina. Venezuela tiene el nivel más alto de inflación en el mundo y carece de servicios básicos. Hace poco las noticias revelaron que el país enfrenta una crisis humanitaria debido a la falta de alimentos. Como era de esperarse, el régimen socialista culpó al sector privado.

A pesar del caos y la miseria que el socialismo trajo a Venezuela, Bernie Sanders habla sobre la necesidad de una revolución socialista en los Estados Unidos. Lo peor de todo, los medios liberales del país han optado por guardar silencio. Después de múltiples debates presidenciales, los moderadores han decidido, hipócritamente, no discutir el impacto negativo que el Marxismo Socialismo ha tenido a través de la historia.

Bernie Sanders promueve el antagonismo y el odio entre las clases sociales, entre el empleador y el empleado, entre el que tiene más y el que tiene menos. Como típico comunista, él no habla de la producción de la riqueza, sino de la redistribución de la misma. Sanders promueve vivir de los demás a costa del dinero ajeno.

Los izquierdistas prometen el cielo y la tierra, mejores beneficios sociales, educación gratuita y cuidados de salud gratuitos. Tales promesas son el denominador común del lenguaje comunista y la retórica populista para llegar al poder. Bernie Sanders no es una excepción. De hecho, estos son los pilares de la campaña electoral de Sanders.

He tenido la oportunidad de ver al senador Sanders en varios debates presidenciales. Hasta ahora, ningún moderador ha indagado su pasado radical izquierdista. Hace poco escribí un artículo sobre algunas preguntas que el senador debería responder a los estadounidenses. Desafortunadamente, los medios de comunicación le han dado luz verde a Bernie Sanders.

Jamás he escuchado al senador Sanders hablar sobre las deficiencias de los servicios básicos en Venezuela y otros países comunistas. Asimismo, Sanders nunca ha mencionado las largas líneas que la gente tiene que hacer para obtener productos alimenticios en dichos países.

Me gustaría hacerle 2 preguntas al senador Sanders: 1. ¿Porqué los cubanos huyen de su país e incluso arriesgan sus vidas en las aguas del océano para llegar a los Estados Unidos? 2. ¿Porqué un estadounidense jamás se ha lanzado al mar para llegar a Cuba?

La historia es clara y los ejemplos son múltiples. Como presidente, Bernie Sanders destruirá a los Estados Unidos, de la misma manera como otros comunistas han destruído cada país donde el Marxismo Socialismo ha reinado.

Juan Torres – LibertadUSA