Los demócratas permiten que los comunistas se infiltren en su partido por todo EE.UU.

Un burro, símbolo del Partido Demócrata, con la bandera estadounidense. (Pixabay)

Comentario

El Partido Comunista de Estados Unidos (CPUSA, por sus siglas en inglés) se está infiltrando en el Partido Demócrata por todo EE. UU. Los comunistas, algunos abiertamente, otros en secreto, están trabajando en las campañas electorales demócratas, ocupando posiciones de liderazgo en el Partido Demócrata e incluso postulándose para cargos públicos en las listas electorales del Partido Demócrata. Los comunistas también están impulsando sus políticas dentro del Partido Demócrata, hasta el punto de que es casi imposible distinguir entre los programas del CPUSA y del Partido Demócrata. Muchos camaradas también trabajan estrechamente con congresistas influyentes o senadores estadounidenses.

El CPUSA apoya a China, Cuba, Venezuela y al Partido Comunista Ruso, todos enemigos de Estados Unidos. El CPUSA todavía aboga por el “derrocamiento de la clase capitalista” en EE. UU., pero los demócratas no hacen absolutamente nada para mantener a los comunistas fuera de su partido.

La infiltración del CPUSA en el Partido Demócrata es muy extendida: afecta a todas las regiones donde los comunistas tienen una presencia significativa.

Apoyo e infiltración

En el área de San Diego, este mes se postularon dos miembros del CPUSA, Carl Wood y Emiliana Sparaco, para el Comité Central del Partido Demócrata de California, respectivamente para los Distritos 76 y 80 de Asamblea.

Wood, un comunista de toda la vida, tenía la intención de impulsar la “Ley de California Saludable que proporciona un Medicare mejorado para todos, un Salario Mínimo de al menos 15 dólares la hora, el Nuevo Acuerdo Verde para un ambiente saludable con buenos nuevos trabajos en una economía de paz, y una legislación para promover sindicatos fuertes”. En 1999, el entonces gobernador demócrata de California, Gray Davis, nombró a Wood para un mandato de seis años en la Comisión de Servicios Públicos de California, donde “jugó un papel importante en la protección de California de las consecuencias del desastroso experimento de desregulación”.

Sparaco, exlíder de la Liga Comunista Juvenil, viajó a Sochi, Rusia, en octubre de 2017, como parte de una delegación comunista estadounidense para celebrar el centenario de la Revolución Bolchevique, que tuvo como principal orador al propio Vladimir Putin. En 2018, Sparaco fue una de las principales activistas de ‘Dar vuelta el 49’, que ayudó al demócrata Mike Levin a ganar el Distrito Congresional 49 de California .

En el norte de California, el congresista demócrata del área de Sacramento Ami Bera, que forma parte del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, ganó varias elecciones por estrecho margen con la ayuda comunista. Por ejemplo, en 2014, los miembros del CPUSA Juan López, Cassie López, Michelle Kern, Nell Ranta y Mik Diddams hicieron campaña y llamadas telefónicas desde la sede de la campaña electoral de Bera.

Más arriba en la costa oeste, en el estado rural de Washington, los comunistas Tim y Joyce Wheeler y la hermana de Tim, Marion “Honeybee” Wheeler Burns, estuvieron activos en el condado demócrata de Clallam durante décadas. Hicieron campaña a favor de Barack Obama, la senadora estadounidense Patty Murray y el congresista local Derek Kilmer. Tim viajó a reuniones comunistas internacionales durante muchos años como editor del Mundo Popular del CPUSA. Su padre, Don Wheeler, reveló secretos estadounidenses a Moscú durante la Segunda Guerra Mundial mientras trabajaba para la inteligencia estadounidense.

En Minnesota, los líderes locales del CPUSA, los difuntos Doris y Erwin Marquit, eran muy activos dentro del Partido Demócrata-Campesino-Trabajador (afiliado al Partido Demócrata de Minnesota). La pareja ayudó tres veces a recaudar fondos en su propia casa para el aspirante al Congreso Keith Ellison. En 2006, usaron su influencia política para ayudar a que Ellison fuera elegido para el Congreso.

Otro comunista de Minnesota, Mark Froemke, es muy activo en el Partido Demócrata-Campesino-Trabajador. Froemke tuvo buenas relaciones con el exsenador de Minnesota Al Franken y el exgobernador Mark Dayton.

Bajando para Chicago, vemos a miembros del CPUSA como Pepe Lozano trabajando en la exitosa campaña electoral de Chuy García para el Congreso. Abdul-Aziz Hassan, miembro del CPUSA, trabajó durante varios años para el concejal demócrata del distrito 22, Ricardo Muñoz. Incluso el líder del CPUSA, John Bachtell, fue presidente del distrito electoral del candidato a senador Obama.

En Ohio, el expresidente del CPUSA, Rick Nagin, trabajó dentro del Partido Demócrata durante décadas. En 2006, Nagin formó parte del equipo de la campaña 2006 de la Federación Americana del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales que eligió por primera vez a Sherrod Brown. Nagin también trabajó estrechamente con el congresista Dennis Kucinich durante muchos años. Nagin se postuló varias veces para un cargo público en el Partido Demócrata y se desempeñó como Líder Demócrata en el Distrito 14 de Cleveland y en el Comité Ejecutivo del Partido Demócrata del Condado de Cuyahoga.

En St. Louis, el CPUSA trabajó estrechamente con muchos candidatos negros demócratas a través de su agrupación fachada, la Coalición de Sindicalistas Negros. Glenn Burleigh, miembro del CPUSA desde hace mucho tiempo, es muy activo en el Partido Demócrata y dirigió varias campañas demócratas, incluyendo la de Robin Wright-Jones para el Senado del estado y Lewis Reed para alcalde de St. Louis. El líder del CPUSA de Missouri, Tony Pecinovsky, se postulará para concejal de St. Louis en 2020, presumiblemente como demócrata.

En la ciudad de Nueva York, los comunistas estuvieron trabajando dentro del Partido Demócrata desde al menos la década de 1930.

El excomunista Dan Margolis participó activamente en las elecciones de la ciudad de Nueva York, incluso como coordinador de Staten Island para la campaña para el Congreso de 2004 del Partido Demócrata.

Según el blog de Margolis: “Terminé trabajando en muchas campañas demócratas durante mi tiempo en el CPUSA: la de John Kerry, la de Obama dos veces, la de [la senadora] Kirsten Gillibrand, la de Fernando Ferrer (casi le gana a Michael Bloomberg como alcalde de Nueva York), y una gran cantidad de otras conocidas sobre todo para los residentes de Nueva York. Me enorgullece decir que escribí el primer documento oficial en el CPUSA en el que pedía apoyo para Obama en las primarias: escribí esto como presidente del partido en Brooklyn, en 2007”.

En 2014, el Club Elizabeth Gurley Flynn del CPUSA escribió: “A veces debemos tener libertad para estar en desacuerdo con los demócratas en determinadas cuestiones, incluso con aquellos a los que hemos apoyado, como a Obama a nivel nacional, a Jerrold Nadler, un congresista progresista de Manhattan, y a Bill DeBlasio, que es el nuevo alcalde progresista de la ciudad de Nueva York. Por ejemplo, debemos tener la libertad de abogar por una reducción general de las fuerzas armadas de nuestro país y de estar en desacuerdo con la expansión de algunos sectores de nuestras fuerzas militares por parte de la Administración Obama”.

Al otro lado del río, en Nueva Jersey, comunistas como Estevan Nembhard y Carol Widom participaron activamente en la exitosa campaña del demócrata Ras Baraka para la alcaldía de Newark en 2014. Baraka es el hijo de Amina Baraka, que fue miembro del CPUSA.

Connecticut es la “joya de la corona” del CPUSA. El partido casi dirige todo el estado. El CPUSA es cercano al gobernador Ned Lamont, como lo era de su predecesor Dannel Malloy. Tanto el senador Richard Blumenthal como el senador Chris Murphy son cercanos al partido. El senador Murphy empleó a Max Goldman, miembro del CPUSA,  como ayudante durante casi tres años, formando parte del muy sensible Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

La congresista Rosa DeLauro es muy cercana al líder del CPUSA en Connecticut, Joelle Fishman, y a su esposo Art Perlo, hijo del líder de la red de espionaje soviética de la época de Roosevelt, Victor Perlo. En 2012, DeLauro ayudó a organizar el festejo de cumpleaños para el veterano comunista de Connecticut Al Marder. El camarada Marder es tan apreciado en los círculos comunistas internacionales que fue invitado a Moscú en junio de 2015 para ayudar al Partido Comunista Ruso a celebrar el aniversario de la victoria soviética sobre la Alemania nazi. Marder incluso recibió un fuerte abrazo del entonces líder del Partido Comunista Ruso, Gennady Zyuganov.

Otros tres congresistas de Connecticut, Jim Himes (Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes), Joe Courtney (Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes) y John B. Larson trabajan en estrecha colaboración con la Alianza de Connecticut para Estadounidenses Jubilados, una agrupación de fachada del CPUSA. Incluso la congresista novata Jahana Hayes tenía al veterano comunista Len Yannielli trabajando en su oficina de campaña.

Más abajo, en Texas, la situación no es mucho mejor. En Dallas, el líder comunista local Gene Lantz es muy activo en el Partido Demócrata y en la Alianza de Texas para Estadounidenses Jubilados. Lantz es cercano a la congresista Eddie Bernice Johnson (Comité sobre Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes) y es amigo del congresista Marc Veasey (Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes).

En Houston, el líder local del CPUSA, Bernard Sampson, también es presidente del distrito electoral del Partido Demócrata. El CPUSA de Houston postuló a varios camaradas para un cargo público en 2018 con la candidatura demócrata (es ilegal postularse como comunista en Texas).

El camarada Ali Khorasani se postuló en el Distrito Congresional 2 de Texas, pero fue derrotado en las primarias. La comunista Penny Shaw se postuló para un lugar en la Comisión del Condado de Harris, pero perdió con el 45 por ciento de los votos. Sema Hernández, miembro del partido, llevó a cabo una campaña de bajo costo en las primarias del Senado de Texas y logró obtener 250.000 votos.

Y esto es slo para los miembros conocidos o fácilmente identificables. Como organización revolucionaria conspirativa, el CPUSA mantiene en secreto gran parte de su membresía. Es casi seguro que el CPUSA tiene muchos miembros y partidarios secretos en posiciones clave en todo el Partido Demócrata.

Oposición

Millones de votantes demócratas se oponen firmemente al comunismo. Muchos son descendientes de familias que huyeron del comunismo en Europa del Este, China, Camboya, Vietnam y Cuba. Muchos perdieron amigos o familiares luchando contra el comunismo en Vietnam. Muchos son católicos, y  fueron informados de la maldad del comunismo a una edad temprana por sus sacerdotes, obispos y papas.

La mayoría se horrorizaría al saber que los comunistas están trabajando abierta y secretamente en todos los niveles de su apreciado Partido Demócrata.

El Partido Demócrata conoce la identidad de la mayoría de sus miembros comunistas. No hacen nada al respecto. No solo están haciendo la vista gorda; están dando la bienvenida a los revolucionarios a su partido.

Los demócratas pasaron los últimos dos años vapuleando al presidente Donald Trump por tener vínculos con Rusia. Y sin embargo, los demócratas están dispuestos a tolerar que los comunistas pro-China trabajen activamente dentro de su propio partido.

Al permitir que los comunistas se postulen en un cargo público en sus listas electorales, los demócratas están engañando al votante estadounidense. Al permitir que los comunistas trabajen en estrecha colaboración con los congresistas y senadores demócratas, están poniendo en peligro la seguridad nacional de EE. UU.

Trevor Loudon

Trevor Loudon es un autor, cineasta y conferencista de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, investigó los movimientos de la izquierda radical, marxistas y terroristas y su influencia encubierta en la política principal.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.