Las 5 ideas más bizarras de la propuesta demócrata “Green New Deal”

La congresista estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata de Nueva York, y el senador estadounidense Ed Markey (der.), demócrata de Massachusetts, hablan durante una conferencia de prensa fuera del Capitolio de Estados Unidos para anunciar la legislación del “Green New Deal” para promover programas de energía limpia, en Washington el 7 de febrero de 2019. (Saul Loeb/AFP/Getty Images)

Días después de que el presidente Donald Trump sonara la alarma sobre la invasión del socialismo en el estilo de vida estadounidense, los socialistas en el Congreso revelaron su Green New Deal (Nuevo Tratado Verde), una lista de objetivos utópicos en materia de control de economía que seguramente hará reír a Karl Marx desde su tumba.

La congresista socialista Alexandria Ocasio-Cortez (D-N.Y.), principal patrocinadora del proyecto de ley en la Cámara de Representantes, dijo que para lograr los objetivos de la propuesta, Estados Unidos tendría que someterse a una “movilización a escala de la Segunda Guerra Mundial“.

El objetivo central del plan es lograr “una sociedad neutral en cuanto a los gases de efecto invernadero” en 10 años, un llamamiento a la acción que recuerda los desastrosos planes quinquenales de la Unión Soviética. La transición a fuentes de energía 100% renovables le costaría a Estados Unidos, según una evaluación, 13 billones de dólares, más de tres veces el presupuesto anual total del gobierno, utilizando las cifras de gasto fiscal para 2018. Para pagarlo, Ocasio-Cortez tiene previsto pedir a la Reserva Federal que conceda un crédito masivo, que es la expresión socialista para “imprimir más dinero” y “cobrar más impuestos”.

La implementación del gigantesco plan requeriría una “transformación a gran escala de la sociedad” que podría llevar a “algunas personas a escabullirse entre las grietas”. Para asegurarse de que eso no suceda, el acuerdo propone a la gente en primera mano una variedad de garantías para todos, incluyendo promesas socialistas ilusorias como empleos, vacaciones, jubilación, educación, salud y comida para todos.

Si la premisa de la idea no es lo suficientemente bizarra, la forma en que los socialistas planean ponerla en práctica hace que algunos observadores experimentados se rían a carcajadas.

1 – Actualizar o reemplazar todos los edificios

El Green New Deal exige la rehabilitación de todos los edificios de Estados Unidos o su sustitución. Según Statista, hay 136 millones de unidades de vivienda en Estados Unidos. El acuerdo prevé la modernización de los sistemas de calefacción, aire acondicionado y agua, entre otros componentes de los edificios, para “lograr la máxima eficiencia energética, eficiencia en el uso del agua, seguridad, accesibilidad, confort y durabilidad”.

2 – Deshacerse de todos los automóviles y aviones

El proyecto pide que se eliminen todas las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria del transporte, una hazaña que sería imposible sin la eliminación de todos los coches de motor de combustión convencionales y la sustitución de los viajes aéreos por trenes de alta velocidad.

En un documento que explica exactamente cómo se haría eso, los partidarios del proyecto de ley explican que Estados Unidos tendría que “construir estaciones de carga en todas partes, construir trenes de alta velocidad a una escala en la que el transporte aéreo deje de ser necesario” y “crear un transporte público asequible para todos, con el objetivo de reemplazar todos los vehículos con motor de combustión”.

3 – Deshacerse de las fuentes de energía más asequibles en la industria manufacturera y la agricultura

Según este nuevo acuerdo, Estados Unidos debe hacer una transición en sus sectores industrial y agrícola, alejándose de las tecnologías que utilizan petróleo y gas natural, dos de las fuentes de energía más asequibles y eficientes conocidas por el hombre. Los combustibles fósiles son el alma de la industria estadounidense. El nuevo proyecto no ofrece ideas sobre cómo alejarse de estos combustibles sin paralizar la economía de Estados Unidos.

4 – Desmantelamiento de todas las centrales nucleares

La propuesta no menciona lo que Estados Unidos haría con sus 99 reactores nucleares comerciales, que producen casi el 20 por ciento de la electricidad total del país. Pero según el “Green Deal”, los socialistas piden el desmantelamiento de todos los reactores nucleares en 10 años “si es posible llegar a ser totalmente renovables al 100% en 10 años”.  La energía nuclear representa el 60 por ciento de la generación de electricidad libre de emisiones en Estados Unidos.

5 – Dinero gratis

En la médula del objetivo radical de no a las emisiones de gases de efecto invernadero hay una lista de sueños utópicos socialistas, el más extraño de los cuales es la promesa de entregar dinero a personas que “no están dispuestas a trabajar”. Al igual que otras ideas socialistas que no suenan bien en un lenguaje sencillo, Ocasio-Cortez llama a este panfleto de dinero gratuito “seguridad económica”. Bajo el velo de un lenguaje adornado, por supuesto, está el hecho de que el dinero tendría que ser tomado de otras personas, para que su valor no desaparezca, como ha ocurrido en la Venezuela socialista.

Los socialistas de otros lugares también lo llamaron “ingreso básico universal”. Múltiples experimentos con el “ingreso básico universal”, tanto en Estados Unidos como en el extranjero, han fracasado.

Ivan Pentchoukov – La Gran Época