Emergencia nacional por un muro: Los otros Presidentes de EE.UU. que han recurrido a la medida de Trump

El presidente de EEUU, Donald Trump.

WASHINGTON.- Polémica ha generado la medida adoptada ayer por el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de declarar emergencia nacional luego de no alcanzar un acuerdo con los demócratas para conseguir fondos y así financiar el muro con México, su principal promesa de campaña durante las elecciones en 2016.

“Estamos hablando de una invasión a nuestro país, de drogas, de crímenes, de tráfico de personas”, afirmó Trump, agregando que esta declaración de emergencia ya “se ha firmado muchas veces, por otros Presidente antes que yo por cosas menos importantes”, recalcó.

La Constitución estadounidense señala que ningún dinero del Tesoro podrá ser utilizado si no es con una ley del Congreso, por lo que la declaración de emergencia nacional, que establece la Ley de Emergencias Nacionales firmada en 1976, puede entregarle un poder especial y temporal al Presidente para hacer frente a una crisis y así esquivar esa máxima.

Según un informe de 2007 confeccionado por el servicio de investigación del Congreso para declarar esta medida el país debe estar “amenazado por una crisis, o circunstancia de emergencia”, que no sean guerras o desastres naturales, por lo que Trump tendrá que argumentar qué razones llevan a que la llegada de inmigrantes indocumentados y narcóticos a Estados Unidos por la frontera con México suponen una crisis que requiera medidas urgentes y extraordinarias.

Otros casos

Tal y como lo manifestó el Mandatario, esta no es la primera vez que un Presidente estadounidense anuncia la medida. De hecho Trump firmó una emergencia en 2017 para imponer sanciones ante una hipotética injerencia extranjera en elecciones futuras.

En total se han declarado 58 emergencias nacionales desde que, bajo la presidencia de Gerald Ford (1974-1977), entró en vigencia la mencionada ley. De ellas, 31 continúan activas hasta hoy.

Sin embargo, la mayoría de los casos obedecen a objetivos de la política exterior, referidas generalmente a asuntos internacionales con Venezuela, Siria, Corea del Norte, Irán o Irak. En ocasiones también se ha utilizado la ley para situaciones domésticas, como en el caso actual, pero en circunstancias diferentes, ya que lo que intenta Trump es obtener los recursos que desea para un proyecto nacional después de no haber convencido al Congreso que lo vote.

En 1979 el ex Presidente Jimmy Carter (1977-1981), fue quien invocó la urgencia luego de la toma de rehenes en la embajada de Estados Unidos emplazada en Teherán, Irán. Esta aún sigue activa en la actualidad y es la más antigua de las que se encuentran vigentes.

Además se mantienen otras seis emergencias nacionales suscritas por el ex presidente Bill Clinton (1993-2001). Un ejemplo es la que declaró en 1994 producto de la “proliferación de armas de destrucción masiva” en el mundo.

Gorge W. Bush (2001-2009), en tanto, ha sido el Mandatario que más ha declarado la emergencia nacional en un total de 13 ocasiones, de las que 11 siguen todavía en vigencia, la mayoría en el marco de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Hubo algunas envueltas en controversia, como la declarada para la “Protección del Fondo de Desarrollo para Irak y algunos otros bienes”, firmada el mismo día en que las tropas estadounidenses invadieron el país.

Además, W. Bush, al igual que Trump, utilizó este recurso para un asunto netamente nacional, cuando el Huracán Katrina azotó al país el año 2005. Barack Obama (2009-2017) hizo lo propio en 2009, cuando decretó la emergencia nacional producto de la epidemia por la gripe H1N1 luego de que esta alcanzara cerca de mil muertes en el país.

El antecesor de Trump sumó durante su mandato 11 urgencias de las que 10 siguen activas. Una de las más cuestionadas fue la del 2015, cuando desató polémica al declarar que la situación en Venezuela suponía una emergencia nacional para la seguridad de Estados Unidos.

Batalla política y legal

Trump espera reunir unos US$8 mil millones para construir unos 376 nuevos kilómetros de barrera en la frontera con México, destinando parte del dinero de partidas presupuestarias ya aprobadas. El monto está por encima de los US$5.700 millones solicitados inicialmente por la Casa Blanca y rechazados por el Congreso.

Por ello, según consignó El Mercurio, el Mandatario ahora arriesga sumergirse en una larga batalla con los demócratas y dividir su propio partido. Además, el mismo Presidente reconoció que su medida generará una pelea judicial.

“Lo que pasará, tristemente, es que nos demandarán. Tristemente habrá un proceso y, felizmente, ganaremos”, aseguró. De hecho, la fiscal general de Nueva york, Letitia James, aseguró que la decisión generará “un crisis constitucional” y por ello buscará revocar la medida.

Mientras que la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder del partido en el Senado, Chuck Schumen, a través de una declaración conjunta, sostuvieron que “la declaración ilegal del Presidente sobre una crisis que no existe violenta gravemente nuestra Constitución y hace a Estados Unidos un país menos seguro, al robar fondos urgentemente necesarios de Defensa destinados a la seguridad de los militares y de la nación”.

La Ley de Emergencias Nacionales contempla que el Congreso vote una resolución conjunta para terminar el estado de emergencia, en caso de que el Presidente esté actuando de manera irresponsable o que la amenaza se haya disipado. Pero si la resolución no reúne una mayoría de más de dos tercios en ambas cámaras, Trump podría hacer uso de su poder de veto por primera vez en su mandato.

EFE/Tomás Molina, Emol