EE.UU. y la Unión Europea avanzan en la guerra comercial contra China

El Presidente Donald Trump se reúne con el Presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca en Washington el 25 de julio de 2018. (Samira Bouaou/La Gran Época)

WASHINGTON – Estados Unidos está haciendo progresos constantes en sus negociaciones comerciales con Bruselas, ya que ambas partes están cerrando filas en la lucha contra las prácticas comerciales desleales de China.

Mientras que las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China robaron gran parte de la atención últimamente, Estados Unidos y la Unión Europea están avanzando en la solución del problemático sistema del comercio mundial, que es uno de los elementos clave de las conversaciones bilaterales.

En julio del año pasado, el presidente Donald Trump y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, acordaron unir sus fuerzas para proteger a las empresas estadounidenses y europeas de las prácticas comerciales desleales de ‘economías de no mercado’ como la de China.

Para avanzar en este objetivo común, ambas partes comenzaron a trabajar juntas para reformar la Organización Mundial del Comercio (OMC) y abordar políticas que distorsionan el mercado, como es el robo de propiedad intelectual, la transferencia forzada de tecnología y los subsidios gubernamentales.

“Necesitamos actualizar las reglas que enfrentan las realidades de este siglo, particularmente las prácticas comerciales desleales de China”, dijo Cecilia Malmström, comisionada europea de comercio, en un evento del Consejo Atlántico el 10 de enero.

Malmström visitó Washington el mes pasado para reunirse con sus homólogos, Robert Lighthizer, el Representante Comercial de Estados Unidos, y Hiroshige Seko, Ministro de Economía, Comercio e Industria de Japón.

“Hemos avanzado mucho en estas conversaciones”, dijo Malmström, y añadió que los socios trilaterales intensificaron su trabajo en la reforma de la OMC y la redacción de nuevas normas.

En las áreas de subsidios industriales y transferencia forzada de tecnología, por ejemplo, los socios trilaterales acordaron redactar normas para la primavera de este año.

Los subsidios industriales del estado y la transferencia forzada de tecnología son algunas de las herramientas clave que el régimen chino estuvo utilizando durante décadas. Beijing gasta cientos de miles de millones de dólares para respaldar a sus monopolios, en particular a las empresas estatales que controlan sectores estratégicos como la defensa, la energía, las telecomunicaciones y la aviación.

Un informe reciente de la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos afirma que China sigue protegiendo sus industrias con subsidios nacionales excesivos, acopio de  productos básicos e impuestos discriminatorios (a la importación). Todas estas medidas violan las normas de la OMC, según el informe.

Además, China también presiona a las empresas extranjeras para que transfieran sus tecnologías más sensibles a las empresas nacionales por diversos medios, incluidos los requisitos de formar empresas conjuntas o las limitaciones al capital extranjero.

“Estados Unidos también tiene una agenda bilateral allí, que seguimos con interés, pero creemos que, para lograr un cambio sistemático y la aplicación (de las normas), necesitamos reglas globales al respecto”, argumentó Malmström.

Ambas partes deben unir sus fuerzas, no solo para redactar nuevas normas de la OMC, sino también para ayudar a China en el proceso de reforma, agregó.

“Va a ser muy difícil. No me hago ilusiones que esto sea un juego de niños, pero creo que es uno de los temas clave en 2019”.

Trump criticó reiteradamente a la OMC por sus normas obsoletas, que se volvieron disfuncionales en la regulación de las disputas comerciales mundiales. En la declaración conjunta, tanto Trump como Juncker acordaron trabajar estrechamente, junto con “socios de ideas afines”, para reformar la OMC y abordar las prácticas comerciales desleales.

Los líderes mundiales se acercaron a la opinión de Trump en la cumbre del G-20 celebrada en Argentina a principios de diciembre del año pasado y acordaron por primera vez reformar esta organización de 23 años de antigüedad.

“Hace tiempo que es necesario que Estados Unidos y la UE trabajen juntos a nivel de la OMC para contrarrestar las prácticas comerciales desleales”, dijo Marie Kasperek, subdirectora del programa de economía y negocios globales del Consejo Atlántico.

Si Washington y Bruselas continúan su diálogo comercial y evitan aplicar aranceles adicionales a los productos del otro, pueden enfocarse en China y encontrar una manera de trabajar juntos contra las prácticas comerciales chinas, dijo.

En julio del año pasado, Estados Unidos y la UE acordaron “trabajar juntos para lograr cero aranceles, cero barreras no arancelarias y cero subsidios a los bienes industriales que no sean automotores”.

La Casa Blanca se abstuvo de realizar una investigación del Departamento de Comercio sobre si la importación de autos y autopartes perjudica la seguridad nacional, tal como se define en la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial. Se espera que el departamento concluya su estudio en febrero y pueda aconsejar sobre la imposición de aranceles a los automóviles extranjeros.

Al hablar en un panel en el Foro Económico Mundial en Davos en enero, Malmström dijo que confía en que la administración Trump evitará imponer aranceles a los automóviles y autopartes europeos. Añadió que Bruselas está dispuesta a responder si la Casa Blanca lo hace.

“Tendremos que responder. No quiero hacer eso. Pero tendremos que hacerlo. Pero confiamos en que no se nos impondrán aranceles por esto”, añadió.

Emel Akan – La Gran Época