Aparecen videos de Bernie Sanders elogiando a Fidel Castro y al comunismo en medio de su campaña presidencial 2020

El senador Bernie Sanders (I-VT) habla durante un acto de campaña con la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton en el Coastal Credit Union Music Park en Walnut Creek en Raleigh, Carolina del Norte, el 3 de noviembre de 2016. (Justin Sullivan/Getty Images)

Salió a la luz un nuevo video del Senador Bernie Sanders (I-Vt.) elogiando al dictador comunista Fidel Castro y la revolución cubana. El video, publicado en Twitter el 21 de febrero por un grupo conocido como “Reagan Battalion” (Batallón Reagan), y es el último de una reciente serie de videos que destacan la afinidad de Sanders por el comunismo.

“Recuerdo que estaba muy emocionado cuando Fidel Castro hizo la revolución en Cuba”, dijo Sanders, quien ahora es candidato presidencial para 2020. “Recuerdo haber leído que era correcto y apropiado que la gente pobre se levantara contra la gente rica y fea”.

El video fue grabado en la Universidad de Vermont en 1986 y muestra a Sanders hablando a una audiencia desde un podio. Recordó con disgusto el debate presidencial de 1960 entre John F. Kennedy y Richard Nixon.

“En ese momento, estaba muy emocionado e impresionado por la revolución cubana, y allí estaban Kennedy y Nixon hablando sobre qué método en particular deberían usar para destruir la revolución”, dijo Sanders.

“De hecho, me levanté de la habitación y casi me fui a vomitar”, dijo.

Batallón Reagan lleva el nombre del Presidente Ronald Reagan, quien fue un feroz oponente del comunismo. A Reagan se le atribuye el mérito de haber ganado la Guerra Fría contra la Unión Soviética.

El grupo también critica al presidente Donald Trump por su aparente alejamiento del conservadurismo de la era Reagan, una división que elementos de los medios de comunicación han explotado.

El 22 de febrero, un día después de su publicación, la cuenta del Batallón Reagan publicó en Twitter que, “Ni un solo ‘periodista’ retwitteo este vídeo de @BernieSanders en los medios sociales describiendo que se sintió como ‘vomitando’ cuando escuchó al presidente JFK destrozar el comunismo. De repente han desaparecido todos los periodistas tan emocionados por twittear todos los videos anti-Trump que compartimos”.

Otro video, publicado el 19 de febrero, muestra a Sanders elogiando nuevamente a Castro y admitiendo que viajó a Nicaragua para asesorar al régimen de Daniel Ortega, apoyado por los soviéticos, sobre cómo frustrar con éxito a Estados Unidos.

En una entrevista de 1985, Sanders dice: “Como socialista, la palabra socialismo no me asusta”.

“Tal vez recuerden que en 1961 invadieron Cuba y todos estaban totalmente convencidos de que Castro era el peor tipo del mundo”, dijo. “Olvidaron que él educaba a los niños, les daba atención médica y transformó totalmente la sociedad”.

Pero para la gran mayoría, esa transformación convirtió a la nación insular en una prisión, donde se prohibió la disidencia política y se cometieron innumerables abusos contra los derechos humanos.

Cinco años antes de los comentarios de Sanders en 1985, aproximadamente 10.000 refugiados políticos cubanos emigraron a Estados Unidos en lo que se conoció como el “Mariel boatlift”, un evento que todavía resuena en la comunidad cubana del sur de Florida.

Muchos cubanos menos afortunados han intentado escapar de la isla en barcos y balsas improvisadas, a menudo sin éxito.

En otro video que también fue filmado en 1985, Sanders parece defender a los sandinistas izquierdistas de Nicaragua mientras bombardean a su Estados Unidos natal.

“La naturaleza del conflicto que ahora existe se basa en el hecho de que durante los últimos 150 años, el gobierno de Estados Unidos, en su sabiduría, ha decidido que América Latina debe ser una colonia del gobierno estadounidense”, dijo.

Según el Batallón Reagan, Sanders había sido invitado a hablar por el gobierno comunista de Nicaragua en conmemoración del séptimo aniversario de la Revolución Sandinista.

En otro video, Sanders elogia a la Unión Soviética después de regresar de la superpotencia de la Guerra Fría con su esposa, Jane, en 1988.

“Me impresionaron los programas juveniles que tienen. Son palacios de cultura para los jóvenes, toda una variedad de programas para los jóvenes y programas culturales que van mucho más allá de lo que hacemos en este país”, dijo.

Jane Sanders comenta que estaba “asombrada con la apertura, el optimismo y el entusiasmo de la nación”.

“En lugar de compartimentar sus vidas en un trabajo y pasatiempos, todo está interrelacionado. Todo está bajo la bandera de la comunidad”, dijo.

Un video del mismo viaje de 1988 ha circulado por Internet al menos desde enero mostrando a un Bernie Sanders sin camisa que parece estar cantando ebrio en una mesa abarrotada en Yaroslavl, en las afueras de Moscú.

El apoyo de Sanders al comunismo y al socialismo continúa hoy en día. Recientemente se negó a pedirle al dictador socialista venezolano Nicolás Maduro que renunciara y no reconoció la legitimidad de Juan Guaido, el líder reconocido por más de 50 naciones del mundo libre, incluyendo Estados Unidos. En su negativa, Sanders se alineó con un puñado de regímenes comunistas actuales y anteriores que apoyaban a Maduro, incluyendo China, Corea del Norte, Cuba y Rusia.

Aunque Sanders no es miembro del Partido Demócrata, se reúne con los demócratas. En 2016, se postuló para presidente, pero perdió una controvertida elección primaria ante Hillary Clinton, pero no sin antes ganar 23 estados, 1865 delegados y 13,2 millones de votos.

En 1991, Sanders cofundó el Caucus Progresista del Congreso, que ahora controla alrededor del 40 por ciento del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes.

Sanders anunció su campaña presidencial para 2020 el 19 de febrero y dijo en un correo electrónico a sus partidarios: “Nuestra campaña es para crear un gobierno y una economía que trabaje para muchos, no solo para unos pocos”. Su plataforma incluye políticas socialistas como “Medicare para todos”, matrícula universitaria gratuita, salario mínimo de 15 dólares y el “Nuevo Acuerdo Verde”.

Las políticas, si se implementan según lo propuesto, permitirían una expansión masiva del gobierno y una fuerte carga tributaria. Según una estimación, “Medicare para todos” por sí solo costaría 3,26 billones de dólares al año, o el 74 por ciento de todo el presupuesto actual de Estados Unidos. El costo del “Nuevo Acuerdo Verde” es tan prohibitivo que su patrocinador, la representante socialista Alexandria Ocasio-Cortez (D-N.Y.), ha sugerido imprimir dinero para pagar el proyecto de ley.

Trump es un vehemente oponente del socialismo y el comunismo. Poco después de que Sanders anunciara su candidatura para 2020, Trump se apresuró a señalar que Sanders es un socialista.

“Bernie Sanders ya ha ganado el debate en las primarias demócratas, porque cada candidato está abrazando su estilo de socialismo”, dijo Kayleigh McEnany, portavoz de la campaña de Trump. “Pero el pueblo estadounidense rechazará una agenda de altas tasas impositivas, atención médica a cargo del gobierno y a dictadores mimados como los que hay en Venezuela. Solo el presidente Trump mantendrá a Estados Unidos libre, próspero y seguro”.

Julian Bertone – La Gran Época