La verdad sobre la salud de la jueza Ruth Bader Ginsburg pone a los liberales en pánico

La jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg está ausente este lunes por la mañana debido a problemas de salud más de dos semanas después de una cirugía de pulmón. Los liberales en los Estados Unidos están en modo de pánico porque se informó anteriormente que ella se estaba recuperando bien de su cirugía, pero su ausencia es una fuerte evidencia de que su salud podría estar fallando.

Para poner en perspectiva la importancia de esta ausencia, esta es la primera vez que Ginsburg pierde los argumentos orales desde que fue nombrada por el presidente Bill Clinton en 1993. Ella fue tratada por fracturas de costillas después de caer en su oficina el 7 de noviembre del año pasado, lo que hizo que los médicos descubrieran que ella tenía cáncer de pulmón.

Ginsburg fue dada de alta del hospital Memorial Sloan Kettering en la ciudad de Nueva York el 25 de diciembre del año pasado y los médicos informaron que no encontraron más evidencias de tumores cancerosos remanentes después de la cirugía. Todo parecía estar bien con ella, pero su ausencia hoy demuestra que lo que se informa en los medios de comunicación sobre su salud probablemente no coincide con la verdad.

Los liberales y los demócratas están en pánico debido a esta noticia porque si Ginsburg ya no puede servir, el presidente Trump podrá nominar a otra persona a la Corte Suprema. Eso significa que el activismo liberal y el socialismo se detendrán por generaciones.

“No sé cuántas veces más puede estar en trending la jueza Ruth Bader Ginsburg antes de que yo sufra un paro cardíaco. Afortunadamente ella está bien. Se trata de que no atendió a los argumentos orales por primera vez en 25 años, ya que trabaja desde su casa y se recupera de una cirugía de cáncer. ¡Aguante ahí, RBG! Usted puede hacerlo,” dijo un super liberal en Twitter en respuesta a que Ginsburg estaba enferma en casa.

He visto a muchos otros liberales que tienen este tipo de reacción:

“Lo primero: me encanta la ‘Jueza Ruth Bader Ginsburg.’ Segundo: debería haber renunciado durante los años de Obama. Si ella se enferma demasiado para continuar, TODOS saben lo que eso significa.”

Ellos tienen tanto miedo a que Trump pueda hacer otra nominación, que están culpando a Ginsburg por no haber renunciado cuando Obama fue presidente.

Por supuesto, no deseamos nada malo para Ginsburg y esperamos que ella pueda recuperarse completamente de su cirugía. Pero el hecho es que su salud es un tema increíblemente importante porque si su salud falla, el Presidente Trump recibe otra nominación a la Corte Suprema y podemos ver una batalla peor que la del juez Kavanaugh.

Fuente: Política Veraz