EE.UU.: Primera mujer palestina-estadounidense elegida al congreso insulta al presidente Trump en público

La congresista demócrata Rashida Tlaib.

El 3 de enero Estados Unidos instaló su congreso # 116. Los demócratas retomaron el control y Nancy Pelosi fue reelegida presidenta de la Cámara de Representantes. El triunfo demócrata restableció el balance del poder en el gobierno, previamente dominado por el partido republicano.

El nuevo congreso dio la bienvenida a florecientes figuras políticas del partido demócrata. Como estaba previsto, varios legisladores expusieron sus planes y proyectos de ley. Horas después que los congresistas tomaron control de la Cámara Baja, la agenda anti-Trump del partido demócrata se hizo evidente.

Un hecho en particular merece atención especial. Rashida Tlaib fue elegida al congreso de Estados Unidos por el estado de Michigan y se convirtió en la primera mujer palestina-estadounidense en ocupar esa posición. Tlaib insultó al presidente Trump en un evento público y lo llamó “hijo de p…”. El incidente tuvo lugar durante una celebración patrocinada por MoveOn, una organización liberal izquierdista que ha recibido millones de dólares por parte de George Soros. Según Rashida Tlaib, ella hizo ese comentario a su hija cuando se refirió al triunfo electoral como nueva congresista del partido demócrata.

Rashida Tlaib es hija de inmigrantes palestinos y la tercera persona musulmana elegida al congreso de Estados Unidos. Tlaib formó parte de una firma de abogados llamada Sugar Law Center, en honor al abogado pro-comunista Maurice Sugar.

Tlaib también está conectada al grupo radical Council on American-Islamic Relations (CAIR, por sus siglas en Inglés) y ha asistido a eventos del grupo en Michigan y California.

Durante la campaña electoral, Tlaib criticó a Trump y acusó al mandatario de representar una “amenaza para los Estados Unidos y su democracia”; sin embargo, cuando Tlaib insultó al presidente en público, no mencionó las razones específicas de su acusación.

Rashida Tlaib no sólo es crítica del mandatario norteamericano, pero también se opone a la ayuda de Estados Unidos a Israel. Tlaib es miembra de la organización izquierdista más grande del país, The Democratic Socialist of America.

No obstante el amplio criticismo de los medios de comunicación, algunos opositores de Trump festejaron o minimizaron los insultos de Rashida Tlaib.

Nancy Pelosi a la izquierda, con Rashida Tlaib a la derecha.

Nancy Pelosi evitó censurar los comentarios vulgares de Tlaib. Un reportero le preguntó a Pelosi sobre la conducta de la congresista; Pelosi respondió: “Voy a hablar sobre el lenguaje del presidente”. En una entrevista con MSNBC, la presidenta de la Cámara Baja restó importancia al insultó de Tlaib y dijo: “Generalmente no usaría ese lenguaje; sin embargo, no es para tanto”.

La actitud de Nancy Pelosi es otro ejemplo del doble standard de los demócratas. Por dos años los opositores de Trump lo han llamado grosero, bocón, racista, Hitler y otros calificativos; sin embargo, cuando Rashida Tlaib lanza un insulto en público contra un presidente republicano, los demócratas minimizan el hecho o guardan silencio.

Es lamentable que una persona a quien Estados Unidos ayudó a su familia a inmigrar a este país y que tiene el privilegio de servir en el congreso se exprese de tal manera de un presidente estadounidense. Rashida Tlaib no se ha dado cuenta que sus comentarios soeces no degradan al presidente Trump, sino así misma.

Hasta el momento de escribir este artículo, Rashida Tlaib no se ha disculpado ante Estados Unidos, los votantes que la eligieron o el presidente Trump. Al contrario, Tlaib dijo que nunca se iba a disculpar “por ser ella misma” y defendió sus ataques vulgares contra el mandatario estadounidense.

Rashida Tlaib rehusa disculparse por los insultos al presidente Trump.