Donald Trump aseguró que el retiro de tropas en Siria se hará “a un ritmo apropiado” y que seguirán luchando contra el ISIS

Donald Trump, presidente de Estados Unidos (Reuters)

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este lunes que el retiro de tropas de su país en Siria se hará “a un ritmo apropiado” y que la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, en inglés) “continuará”, matizando su anuncio de mediados de diciembre que había generado preocupación entre sus aliados.

Además, el mandatario cargó contra el periódico The New York Times, que el domingo publicó un artículo sobre un presunto giro en su posición basado en declaraciones del asesor de seguridad nacional John Bolton, quien aclaró que el retiro de tropas de Siria está sujeto a “condiciones” como la derrota total del ISIS y la obtención de garantías de seguridad para sus aliados kurdos.

“El decadente New York Times ha escrito a conciencia un artículo muy impreciso sobre mis intenciones en Siria“, comenzó diciendo Trump en su cuenta de Twitter.

“Mis declaraciones originales no fueron diferentes, nos estaremos yendo a un ritmo apropiado mientras que al mismo tiempo seguiremos peleando contra el ISIS y haciendo todo lo que sea prudente y necesario“, agregó.

El 19 de diciembre Trump anunció sorpresivamente sus intenciones de retirar a las tropas estadounidenses apostadas en Siria en apoyo de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición de milicias mayormente kurdas que han sido sostenidas por Washington desde el 2014 en la lucha contra el ISIS.

“Hemos derrotado al ISIS en Siria, mi única razón para estar allí durante la presidencia Trump”, había dicho entonces el mandatario, a pesar de que el grupo yihadista sigue actualmente atrincherado en un puñado de pueblos al este del país y bajo asedio de las FDS.

Las milicias kurdas apoyadas por Washington habían manifestado su preocupación por el retiro de tropas estadounidensesLas milicias kurdas apoyadas por Washington habían manifestado su preocupación por el retiro de tropas estadounidenses

En ese momento se anunció también que el retiro de personal del departamento de Estado tendría lugar en 24 horas y el de los soldados en unos 100 días, y se informó que la evacuación ya había comenzado y que sería rápida.

La inesperada decisión provocó la renuncia del secretario de Defensa, Jim Mattis, y de Brett McGurk, enviado de la Casa Blanca ante la coalición internacional que lucha contra el ISIS y está liderada por Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Además, sembró preocupaciones en Londres y París, que aseguraron que permanecerán en el país, y en las milicias kurdas, que temen que sin la presencia de tropas estadounidenses quedarán a merced de Turquía, país que las considera terroristas y que ya tiene una fuerte presencia militar en el norte de Siria.

John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos (Reuters)John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos (Reuters)

En este contexto Bolton intentó poner paños fríos y señaló el domingo ante periodistas que el retiro definitivo de Estados Unidos estaba sujeto a dos condiciones: la derrota de los restantes focos de resistencia del ISIS y la obtención de garantías de parte de Turquía para los combatientes kurdos aliados de Washington. 

De acuerdo al artículo del New York Times, Bolton y otros funcionarios se movilizaron en las últimas semanas para convencer al presidente de reducir la velocidad del retiro y al mismo tiempo calmar a los aliados, lo que Trump parece haber negado categóricamente en su tuit.