China exporta su dictadura digital por el mundo

Chinese President Xi Jinping takes part in a meeting with his French counterpart at the Elysee Palace in Paris, on March 26, 2014 in Paris. Xi was set today to sign a series of major business deals on the second day of a lavish state visit to France. Xi is on his first-ever European tour and after visiting The Netherlands and France will head to Germany and Belgium. AFP PHOTO POOL CHRISTOPHE ENA

El dictador chino Xi Jingping creó la primera dictadura digital en el mundo. Y ahora está expandiendo su brutal dictadura digital  por muchas naciones.

El régimen del cruel dictador chino Xi Jingping ha sido el primer en el mundo que ha creado una dictadura digital para controlar a su población de 1.3 billones y negocios. Esto es un gran peligro para la humanidad.

China ha casado al Gran Hermano con la Gran Data y ha captado la atención de todo el mundo y generado comparaciones con la novela 1984 del escritor británico George Orwell. El plan diabólico del régimen totalitario chino es la creación del más ambicioso y sofisticado sistema de control social en la historia del mundo.

El nuevo modelo de dictadura digital perversa comenzará en Beijing para dar castigos y recompensas a los 22 millones que viven en esa ciudad y después extenderlo por toda China. Además, el régimen opresor chino quiere mover a su población rural a mega ciudades de muchos millones para poderlos controlar. Este es también el plan de los globalistas del Nuevo Orden Mundial en el cual China participa activamente.

El libro, The New World Order Threatens America and the World, está a la venta en Amazon books por $25.00

En mi libro, The New World Order Threatens America and the World, explico cómo los miembros de la élite globalista quienes pertenecen a las poderosas organizaciones del Consejo de Relaciones Exteriores, el Grupo Bilderberg, la Comisión Trilateral, Skull and Bones y otras más tiene como objetivo implantar un gobierno mundial a través de las Naciones Unidas pero controlados por ellos. Los globalistas apoyan el espionaje masivo que por desgracia ya existe en los Estados Unidos. Yo he sido una víctima de ser espiado durante muchos en todo lo que escribo por denunciar las actividades de los globalistas y los crímenes y escándalos de la administración de Barack Obama.

El gobierno municipal de Beijing comenzará a asignar a sus ciudadanos  puntos de confianza personal” a partir del año 2021, reportó la prensa china. Este plan diabólico comenzará a implantarse en el país un sistema de premios y castigos basado en el “crédito social” y con el objetivo de monitorear a personas y empresas. Este sistema opresor fue anunciado por primera vez en 2014. China cuenta con más de 170 millones de cámaras de video de vigilancia con capacidad de reconocimiento facial y de poder seguir cada paso de todos los ciudadanos. Su sistema de seguridad con inteligencia artificial puede detectar a sospechosos opositores de su régimen sanguinario.

El Partido Comunista de China aumentará considerablemente su ya extenso control de la sociedad donde cristianos, musulmanes, budistas de Tíbet que se oponen al régimen y opositores chinos son arrestados y condenados a prisión. El marxista y globalista Papa Francisco vergonzosamente  le permitió a China que seleccione a los obispos católicos, quienes ahora serán parte del régimen, como lo son los de la Iglesia Ortodoxa Rusa donde todos trabajan para los servicios de inteligencia de Rusia. Actualmente a los musulmanes en China los tienen en campos de concentración como esclavos para que sean leales al despótico régimen.   

El brutal sistema que comenzará a funcionar en 2021 en Beijing establece un “crédito social” para premiar o castigar a individuos y empresas, usando diferentes tecnologías para espiar a los chinos. De esta manera se darán “puntos” a los residentes en la capital y también a los negocios. Ya los estudiantes en China tienen en su uniforme escolar un “chip” obligatorio para saber  dónde están en todo momento. 

De acuerdo al plan presentado, la información obtenida por las autoridades impondrá castigos tales como la capacidad de ingresar a buenas escuelas y universidades, obtener buenos empleos, tener el derecho a tener mascotas, acceder a servicios públicos, viajar libremente, usar el internet y obtener los permisos para establecer una empresa. Quienes tengan un alto puntaje de “confianza personal” tendrán todos los beneficios, mientras que los de peor desempeño serán castigados y tratados como esclavos.

“Este es un enfoque novedoso de Beijing para valorar el crédito individual de una persona y vincularlo a su vida completa”, dijo un funcionario municipal citado por la agencia estatal XinhuaEl plan debería servir como ejemplo para el resto de la nación como una forma de mejorar el comportamiento de individuos y empresas”, agregó. El plan de control social también tendrá un segundo sistema para valorar la confianza de los funcionarios de gobierno y de las diferentes instituciones estatales. Actualmente ya existe un sistema de castigo a individuos por diferentes faltas, como por ejemplo incumplir el no pagar de una multa, llegar tarde al trabajo, hablar mal del régimen y criticarlo por el internet.

Lista negra social

Si un ciudadano chino tiene un crédito social bajo estará un año con castigos y prohibiciones. Pasado este tiempo se revisará el caso de la persona para evaluar si está apto para sacarlo de esa lista negra social, ampliar y extender el castigo un año más y continuar considerándolo un ciudadano de segunda clase.

Tener un crédito social bajo en el futuro en China le hace a una persona ser poco confiable y estar en riego de caer preso. El régimen chino obliga a sus ciudadanos a tener una aplicación de vigilancia en sus teléfonos, y son espiados las 24 horas del día mediante los millones de cámaras equipadas con inteligencia artificial.

El régimen comunista chino se sirve de la tecnología para controlar a la sociedad y mantenerse en el poder indefinidamente. Intentan vender este plan brutal y antihumano como una herramienta para incentivar el buen comportamiento pero lo cierto es que se intenta intimidar a la sociedad y privarla de su libertad. Los ciudadanos tendrán la ilusión de ser libres pero en realidad serán esclavos.

Sus vidas sean controladas brutalmente por el régimen opresor. Esta vigilancia del Gran Hermano hará que las vidas de los chinos sean determinadas por algoritmos y plataformas controladas por élites corporativas y del régimen que no tienen que rendir cuentas.

China exporta su totalitarismo digital por el mundo

Actualmente China exporta casi todos los teléfonos y televisores inteligentes, computadoras, chips, routers, drones y cámaras de vigilancia que son construidos en fábricas en esa nación y que se usan para espiar a las naciones que los compran. China está entrenando a más de 30 naciones en el uso de su tiranía digital.

Los gigantes tecnológicos chinos Huawei y ZTE están actualmente construyendo la infraestructura de internet en muchos países y sobretodo en África. A naciones como Zimbabwe, Uganda y Tanzania, China les está dando su tecnología digital opresora para reconocer las caras de sus ciudadanos y poder espiar a sus ciudadanos. Al mismo tiempo China podrá espiar todo los países que adopten su dictadura digital y de esa forma controlar el mundo.

Cada día hay menos libertad en el internet. La organización Freedom House en un estudio de 65 naciones encontró que 18 gobiernos han aumentado el espionaje y 26 han restringido el internet, como lo viene haciendo China durante muchos años. China penetró la sede de la Unión Africana como lo ha hecho en Estados Unidos y muchas otras naciones con total impunidad.

Es por eso que la administración del presidente Donald J. Trump está considerando en enero de 2019 hacer una orden ejecutiva prohibiendo que compañías privadas o el gobierno  estadounidense compren equipos de las firmas gigantescas chinas Huawei y ZTE. Además, la administración de Trump ha impuesto aranceles contra China hasta que esa nación enemiga deje de robarse los secretos de nuestro gobierno y nuestros secretos industriales y militares. La administración de Trump demanda que China cese de obligar a las multinacionales estadounidenses a compartir todo lo que inventen en sus centros de investigaciones y desarrollo.

Este escritor lleva años denunciando como las computadoras Lenovo, chips y routers son “caballos de Troya”. Cuando el régimen chino apriete un botón especial todos esos equipos dejaran de funcionar.

China ha penetrado los sistemas que mueven el petróleo y gas de nuestra nación y otras en el mundo. Durante el gobierno de Barack Obama el Pentágono compró ciento de miles de piezas electrónicas para aviones, helicópteros y misiles anti- misiles. Estas piezas electrónicas eran falsas o todas estaban dañadas y no funcionaron, lo cual fue unos de los tantos escándalos de Obama. Hubo que quitarlas y botarlas todas. Durante muchos años China ha estado robando nuestros secretos más importantes militares e industriales y penetrando al Congreso, Casa Blanca y agencias del gobierno federal. China está en una guerra cibernética contra Estados Unidos durante muchos años.

Por ejemplo, China se robó el diseño del mejor avión de combate de la nación, el F-35. Lo que no se roba China, el régimen obliga a las multinacionales estadounidenses y de otras naciones que tienen los centros de investigación y desarrollo  en China por ley que compartan todo lo que inventan.

Conclusión

Estados Unidos y nuestros aliados tienen que crear una fuerte alianza para proteger la data y secretos militares e industriales y detener a China y parar a los globalistas del Nuevo Orden Mundial en su carrera para esclavizar a la humanidad. Desgraciadamente Estados Unidos tiene ya la misma capacidad de China para espiar a todos sus ciudadanos. La Agencia de Seguridad y otras agencias de inteligencia de la nación espían a los estadounidenses. Es por eso tan importante no elegir al Congreso ni a la Casa Blanca políticos diabólicos del Nuevo Orden Mundial que quieren destruir nuestra soberanía y libertades.