Kirchner afirma que funcionario de Obama pidió a Argentina proporcionar a Irán combustible nuclear

Enlace Judío México e Israel.- La ex presidenta argentina Cristina Kirchner afirma que un ex funcionario de Obama le pidió al país que proporcionara a Irán combustible nuclear

Parecieron horas, pero solo fueron 45 segundos.

Tal vez en el momento más conmovedor de esta reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) de esta semana, el Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, observó a la audiencia en un momento de silencio que hizo que todos los presentes (y el resto de nosotros viendo televisión) sintieran el peso de su mensaje: El acuerdo con Irán hace que la guerra sea más probable.

Netanyahu continuó: “Me niego a guardar silencio. Los días en que el pueblo judío permanece pasivo frente a enemigos genocidas, esos días han terminado“.

Israel siempre se ha reservado el derecho de defenderse contra sus enemigos, un punto que Netanyahu dejó claro esta semana.

De hecho, el acuerdo nuclear con Irán ha sido un tema candente en la política de Estados Unidos, destacándose en la campaña presidencial y en todo el Congreso. Ahora sabemos que a pesar del hecho de que solo el 21% de los estadounidenses aprueban el acuerdo, la Casa Blanca y los demócratas tienen un plan a prueba de balas que garantiza su aprobación.

Pero parece que no conocemos toda la historia.

Hubo un discurso en la AGNU que se relaciona directamente con el acuerdo y nuestros métodos de negociación con Irán que se pasaron por alto por razones que se me escapan.

Durante un discurso de 45 minutos, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, afirmó que en 2010 un ex funcionario de la administración de Obama le pidió a Argentina que “proporcione combustible nuclear a la República Islámica de Irán” bajo el control de la Agencia Internacional de Energía Atómica.

Según Kirchner, Gary Samone, quien en ese momento era el Coordinador de la Casa Blanca para el Control de Armas y Armas de Destrucción Masiva, visitó Argentina con la esperanza de convencerlos de proporcionar combustible para el reactor. Cuando el Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina solicitó la solicitud por escrito, nunca más tuvieron noticias de Samone.

Hay una historia de fondo en esto, como explicó Kirchner. En 1987, Argentina suministró a Irán combustible nuclear para su reactor “Teherán“. Samone le dijo a Héctor Timmerman, el ministro de Relaciones Exteriores argentino, que las negociaciones con Irán para terminar o limitar su programa de enriquecimiento nuclear habían comenzado y que el reactor “Teherán” era un punto de fricción. Los negociadores iraníes no avanzarían sin el combustible. Y Argentina fue la respuesta de los Estados Unidos.

Otra coyuntura clave en este triángulo entre Irán, Argentina y los Estados Unidos es la historia del Fiscal Especial argentino Alberto Nisman, su investigación del atentado de 1994 contra un centro comunitario judío en Buenos Aires y su misteriosa muerte a principios de 2015. Apenas unas horas antes de que Nisman se presentara para presentar pruebas que implicaban a la presidenta Kirchner en una conspiración para encubrir el papel de Irán en el atentado de 1994, el fiscal fue encontrado muerto. Kirchner y sus asociados insisten en que la muerte de Nisman fue un suicidio, pero los funcionarios indicaron que Nisman fue asesinado en realidad en su estilo de ejecución en apartamento.

Además del misterio, los investigadores también encontraron que alguien inició sesión en la computadora de Nisman horas después de su asesinato, pero antes de que su madre descubriera su cuerpo a la mañana siguiente.

Esta narrativa es, por supuesto, desconcertante y preocupante en varios niveles.

El misterio que rodea la investigación y el asesinato de Nisman parece indicar conexiones más tangibles entre Teherán y Buenos Aires de lo que la presidenta Kirchner quisiera admitir. Además, la conspiración implícita nos permite sacar conclusiones reveladoras sobre más dilemas asociados con la participación de Argentina en las ambiciones nucleares de Irán y la aprobación potencialmente tácita de los Estados Unidos.

A lo largo de las arduas negociaciones iraníes, el público estadounidense no ha oído nada sobre el acuerdo de puerta trasera entre Irán y la Argentina que ha sido objeto de trueque por los Estados Unidos. En 2010 no hubo conversaciones públicas sobre las negociaciones nucleares iraníes en los medios de comunicación estadounidenses. Esto hace que sea aún más preocupante que los negociadores estadounidenses y el presidente Obama involucraran a una potencia secundaria no nuclear de un continente que durante mucho tiempo ha tratado de mantenerse libre de armas nucleares o de controversias.

Además, este posible acuerdo bilateral entre Argentina e Irán ocurrió durante la presidencia de Mahmoud Ahmadinejad en Irán, mucho antes de que el actual presidente Hassan Rouhani llegara al poder. Durante este tiempo, el liderazgo iraní mostró una agresión desenfrenada hacia Estados Unidos e Israel. En términos de amenazas existenciales, la retórica presentada por el gobierno iraní era mucho peor que la que observamos ahora.

Los tratos aparentemente malintencionados de Samone y, en general, el ingreso de 2011 de la administración Obama a las negociaciones no se conocieron hasta un informe reciente del Middle East Media Research Institute (MEMRI).

Según el ayatolá Ali Khameni, líder supremo de Irán, Obama llegó por primera vez en 2011 a través del líder de Omán, Sultán Qaboos. La interpretación iraní de la propuesta de Obama es la siguiente: los estadounidenses “quieren resolver el problema nuclear y levantar las sanciones en un plazo de seis meses, al tiempo que reconocen a Irán como una potencia nuclear“.

Además, según el informe de MEMRI, John Kerry ya estaba involucrado como aliado de Obama, incluso con Hillary Clinton todavía en el cargo de Secretaria de Estado. El entonces senador Kerry aparentemente envió una carta al régimen iraní “afirmando que Estados Unidos reconoce los derechos de Irán con respecto al ciclo de enriquecimiento“.

El informe de MEMRI describe cómo los funcionarios iraníes revelaron que la administración de Obama inició negociaciones secretas mucho antes de que el público estadounidense supiera algo al respecto. Estas conversaciones de 2011 pusieron a los Estados Unidos directamente al otro lado de la mesa de los intransigentes iraníes liderados por Ahmadinejad. Estos hombres no eran de ninguna manera los pragmáticos más razonables en el gabinete del presidente Rouhani, especialmente el ministro de Relaciones Exteriores Mohammed Zarif y sus colegas, a quienes el gobierno de Obama ha elogiado por su receptividad a los negociadores occidentales.

El público estadounidense tenía todo el derecho de conocer las intenciones de Obama en Irán para tomar una decisión de voto educada en 2012 y, además, comprender mejor el acuerdo que tenemos hoy.

Esto no es para condenar al Presidente por asumir el liderazgo en un tema crítico, pero las ambiciones de Obama claramente ponen a los Estados Unidos en un tremendo riesgo estratégico en un tema importante que requiere años de transparencia y consistencia en el liderazgo estadounidense. Si posteriormente Obama no hubiera podido continuar las negociaciones como presidente saliente, la diplomacia estadounidense se habría debilitado gravemente.

Esta falta de transparencia no solo es preocupante, sino que también puede amenazar la integridad de nuestro último acuerdo con Irán. Por el bien del liderazgo estadounidense, la seguridad de nuestros aliados israelíes y la estabilidad regional, espero que nuestra próxima administración presidencial proporcione al público más información que pueda ayudarnos a comprender las circunstancias de nuestros acuerdos nucleares y las principales decisiones de política exterior en general.

Soy estratega político desde hace mucho tiempo, colaborador de Fox News y autor de varios libros, incluido el publicado recientemente Putin en marcha. 

Fuente: Forbes / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico