Trump respalda a Senador de EE.UU. que denunció fraude electoral en Florida

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, denunció que tanto el condado de Broward como el de Palm Beach, ambos conocidos bastiones demócratas, suponen una amenaza a las elecciones democráticas, ya que seguían contando votos 43 horas después de que se cerraran las mesas electorales.

El presidente de los EE. UU., Donald Trump, emitiría poco después una serie de mensajes respaldando las afirmaciones de Rubio, y afirmando que había enviado a letrados para que investigaran el “fraude”.

El senador Rubio hizo saltar todas las alarmas desde su cuenta de Twitter el jueves por la mañana, cuando declaró:

“Prolongada pero IMPORTANTE AMENAZA EN LAS ELECCIONES EN FLORIDA”

“El condado de Bay fue golpeado por un huracán de categoría 4 hace tan sólo 4 semanas, sin embargo, logró contar los votos y presentar los resultados a tiempo”.

“Sin embargo, más de 41 horas después del cierre de las urnas, la oficina electoral de Broward ¿sigue contando votos?”.

“El supervisor de Broward:

  • Dice que no sabe cuántas boletas quedan por contar; y,
  • Tampoco está informando cada hora o regularmente, sino más bien está liberando miles de nuevos votos, a menudo en horas nocturnas, que no dejan de evitar las listas de candidatos el Partido Republicano”.

En este sentido, Rubio, recordó que “el departamento electoral del condado de Broward posee un historial de violaciones de la ley.

Los abogados demócratas han llegado a Florida para cambiar los resultados de las elecciones”, escribió Rubio en Twitter, en referencia a los funcionarios electorales del condado de Broward.

“Han dejado muy claro que no están aquí para garantizar que cada voto sea contado.

  • Están aquí para cambiar los resultados de las elecciones; y
  • Broward es el lugar donde planean hacerlo”, concluyó el senador Rubio.

“Un escaño en el Senado de los Estados Unidos y un oficial del gabinete estatal están ahora potencialmente en manos de una supervisora de elecciones con un historial de incompetencia y violaciones flagrantes de las leyes estatales y federales”, añadió Rubio en un tweet.

“La violación constante de la legislación de Florida, la cual requiere que se informe oportunamente, no es sólo incompetencia fastidiosa. Ha abierto la puerta para que los abogados vengan aquí y traten de robar un asiento en el Senado de los Estados Unidos y en el Gabinete de Florida”.

Asimismo, Rubio mencionó que los condados mencionados anteriormente se negaban a revelar cuántas papeletas les quedaban por contar:

“La ley de Florida requiere que los condados informen sobre la votación anticipada y el voto por correo dentro de los 30 minutos después del cierre de las urnas. 43 horas después de que las urnas cerraron, 2 bastiones demócratas, los condados de Broward y Palm Beach, siguen contando y negándose a revelar cuántas boletas les quedan por contar”.

Rubio también advirtió que la última votación del Condado de Broward dio la vuelta a la carrera de los demócratas en detrimento de los republicanos, reduciendo la ventaja del candidato Scott de 54.000 a 17.000, sin saber todavía cuántas boletas les quedan por contar.

“Las últimas boletas tiradas por Broward y/o PalmBeach cambiaron la carrera de Ag Comm a Dem y rebajaron otros 4k+ de la ventaja de Scott en la carrera del Senado.

Desde las 3 de la madrugada, el goteo lento de estos dos condados controlados por los Demócratas redujo la ventaja de Scott de 54 a 17K. Y se niegan a revelar el número de boletas que han dejado”.

“Rick Scott subió más de 50.000 votos el día de las elecciones, ahora “encontraron” muchos votos y sólo ha subido 15.000 votos. “El efecto Broward”. ¿Cómo es que nunca encuentran votos republicanos?”, enfatizó el presidente de los EE. UU., Donald Trump.

Por su parte, Trump enfatizaba en tono burlesco el viernes en una serie de tweets:

“¿Quiere decir que acaban de encontrar votos en Florida y Georgia, pero las elecciones fueron el martes? ¡Culpemos a los rusos y pidamos una disculpa inmediata al presidente Putin!”, comentó.

“Tan pronto como los demócratas enviaron a su mejor abogado robador de elecciones, Marc Elias, al condado de Broward, milagrosamente comenzaron a encontrar votos demócratas. No se preocupe, Florida – Estoy enviando abogados mucho mejores para exponer el FRAUDE!”, advirtió el mandatario.

“El alcalde Gillum se rindió el día de las elecciones, pero ahora el condado de Broward lo ha puesto ‘de nuevo en juego’. Bill Nelson se rindió a las elecciones, pero ¿ahora ha entrado de nuevo en juego? ¡Esto es una vergüenza para nuestro país y para la democracia!”, sentenció en relación a los candidatos en Broward y Palm Beach.

“En las elecciones de 2016 gané por tanto en Florida que el condado de Broward, que estaba muy atrasado con la contabilización de votos y probablemente preparándose para hacer un “numerito”, no pudo hacerlo porque ¡no había suficiente gente viviendo en Broward como para falsificar una victoria!”, concluyó Trump.