El derecho a la ciudadanía por nacimiento en EEUU: 5 cosas que usted debe saber

Comparte este artículo:

El presidente Trump recientemente dijo en una entrevista con el blog Axious  que planea usar una orden ejecutiva para eliminar la ciudadanía por nacimiento (birthright citizenship en Inglés) en Estados Unidos. Trump se refirió a los bebés de padres que no son ciudadanos estadounidenses. Los opositores de la administración alegan que éste derecho está contemplado en la Decimocuarta Enmienda de la Constitución. Los niños nacidos bajo estas circunstancias son conocidos popularmente como “Bebés ancla”. (“Anchor babies” en Inglés)

Los comentarios del presidente provocaron reacciones inmediatas por parte de la oposición. Los demócratas y liberales dicen que Trump no tiene la autoridad legal para eliminar una enmienda de la Constitución con una orden ejecutiva, y que la enmienda garantiza la ciudadanía por nacimiento, incluso para los hijos de quienes no son ciudadanos. El mandatario está en desacuerdo.

La 14a. enmienda ha sido una de las políticas migratorias más controversiales en Estados Unidos. Por décadas, su interpretación y aplicación ha generado frecuentes luchas partidistas en el país.

A continuación menciono 5 cosas importantes que usted necesita saber para entender este problema.

1. ¿Que es La Decimocuarta Enmienda?

La 14a. enmienda fue creada el 3 de Julio de 1866 y dice lo siguiente: “Todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos, y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos de Estados Unidos y del Estado en el que residen”.

El objetivo de la enmienda fue reconocer y garantizar el derecho a la ciudadanía de los esclavos negros después de la guerra civil. La enmienda, en su forma original, no fue creada para otorgar la ciudadanía a los hijos de los inmigrantes ilegales nacidos en territorio estadounidense.

En esencia, el único motivo por el cual se creó la 14a. enmienda fue el derecho a la ciudadanía de los esclavos negros cuando obtuvieron su libertad. La enmienda fue el resultado de la determinación de Abraham Lincoln, el primer presidente republicano, para lograr la libertad de los negros y el fin de la esclavitud en los Estados Unidos.

2. Abusos de la Decimocuarta Enmienda

La 14a. enmienda es una política de inmigración de Estados Unidos que, en su forma y aplicación actual, ha sido tergiversada y abusada por inmigrantes ilegales de muchos países del mundo. La enmienda ha permitido, por años, que cualquier mujer que pase la frontera y que de a luz en territorio estadounidense tenga un hijo considerado, aparentemente, ciudadano de los Estados Unidos.

Gracias a la Enmienda Decimocuarta los bebés anclas tienen el supuesto derecho de vivir, trabajar y colectar beneficios en los Estados Unidos por el resto de sus vidas. Aún más, cuando esos niños cumplan 21 años pueden aplicar a la residencia (tarjetas verdes o green cards) y traer múltiples miembros de sus familias a este país. Este proceso, conocido como “Migración en Cadena” (“Chain migration” en Inglés) permite a familias enteras procedentes de otros países vivir en Estados Unidos.

El abuso indiscriminado de la 14a. enmienda ha dado lugar a lo que ahora se conoce como “Turismo de Parto” (“Birth tourism” en Ingles) Por años, millones de mujeres de Latinoamérica, China, Taiwán, Turquía y otros países han viajado a Estados Unidos para dar a luz a un bebé que tendrá la ciudadanía estadounidense. Para algunos analistas, este fenómeno se ha convertido en un negocio ilícito en el país.

Varios reportes en los últimos años indican que el negocio del Turismo de Parto is fomentado y financiado por Rusia y China. Compañías de estos países facilitan la entrada de ciudadanos ricos e influyentes para que sus bebés nazcan en Estados Unidos.

Según el Centro de Estudios de Inmigración, entre 340.000 y 750.000 bebés de padres ilegales nacen cada año en este país. El reporte estima que el costo anual del Turismo de Parto asciende a 2.4 billones de dólares cada año, un gasto cubierto por los contribuyentes de Estados Unidos.

De acuerdo a un reporte reciente de la Oficina del Presupuesto del Congreso (CBO por sus siglas en Inglés), el número actual de bebés nacidos de padres ilegales en el país excede al número de bebés nacidos de ciudadanos estadounidenses. Puede leer el reporte aquí: report

La Decimocuarta Enmienda, interpretada tal como fue creada, no otorga la ciudadanía a cualquier bebé por el simple hecho de haber nacido en suelo estadounidense. Incluso los hijos de diplomáticos y de ministros extranjeros no son considerados ciudadanos, aunque hayan nacido en los Estados Unidos.

3. La posición del presidente Trump

Donald Trump denunció los abusos de la 14a. enmienda durante la campaña electoral; y ahora, como presidente, parece estar determinado a eliminar este problema. La posición del mandatario no es sorpresa. Trump ha sido el presidente que más ha denunciado la crisis migratoria que Estados Unidos vive.

Según Trump: “Somos el único país del mundo donde una persona viene y tiene un bebé, y el bebé es esencialmente un ciudadano de Estados Unidos […] con todos esos beneficios”.

Durante la campaña presidencial Trump correctamente llamó a la 14a. enmienda “defectuosa” y dijo que es “el mayor imán para la inmigración ilegal en los Estados Unidos”.

El presidente Trump dice que planea eliminar la ciudadanía por nacimiento mediante una orden ejecutiva

4. El dilema legal creado por La Decimocuarta Enmienda

Numerosos analistas constitucionales consideran que la 14a. enmienda no confiere la nacionalidad estadounidense a los hijos de inmigrantes ilegales nacidos en Estados Unidos.

La Corte Suprema ha manifestado en varias ocasiones que el “objetivo principal” de la enmienda fue “llegar a un acuerdo sobre la ciudadanía de los negros libres” haciéndolos “ciudadanos de los Estados Unidos y del Estado donde residen”.

En 1898 La Corte Suprema dictaminó, en el caso Estados Unidos Versus Wong Kim Ark, que “un niño nacido de ciudadanos extranjeros residentes permanentes se convierte en el momento de su nacimiento en ciudadano de los Estados Unidos”. La palabra clave aquí fue “residentes permanentes”.

Algo más, la enmienda menciona personas que son “sujetas a la jurisdicción” de los Estados Unidos y “el Estado en el que residen”. ¿Que significa esta cláusula? Significa lo siguiente: Si usted nace en territorio estadounidense “sujeto a la jurisdicción de Estados Unidos”. En otras palabras, usted es “hijo de ciudadanos o hijo de inmigrantes legales -por lo tanto usted tiene el derecho a la ciudadanía-“.

Es importante mencionar que durante el debate sobre la 14a. enmienda, el senador Jacob Merritt Howard de Michigan añadió la palabra “jurisdicción” específicamente para evitar la posibilidad que el nacimiento sea el único criterio usado para la ciudadanía.

El New York Times recientemente publicó un artículo titulado “El derecho a la ciudadanía por nacimiento no está en la Constitución”. El autor, John Eastman, un erudito constitucionalista y director del Centro de Jurisprudencia Constitucional de la Universidad de Chapman, piensa que la sección en la 14a. enmienda que dice “sujetas a su jurisdicción” originalmente se refería a personas con “plena lealtad a Estados Unidos, o titulares de tarjetas verdes y ciudadanos”. En otra palabras, si alguien está ilegalmente en el país, si debe lealtad a una nación extranjera, o si es ciudadano de un país extranjero, la cláusula no se aplica.

Según John Eastman, el texto de la enmienda tiene dos requerimientos para ser ciudadano: 1. Que la persona haya nacido en suelo estadounidense y 2. que la persona esté sujeta a la jurisdicción de los Estados Unidos al momento del nacimiento. Por lo tanto, nacer en territorio estadounidense no es suficiente para ser considerado ciudadano de Estados Unidos.

En su testimonio ante el Comité Judicial del Congreso en octubre de 2008, John Eastman argumentó que los extranjeros ilegales son todavía extranjeros y no están sujetos a la jurisdicción de los Estados Unidos, excepto para fines de deportación, y por lo tanto, sus hijos nacidos en suelo estadounidense no deben ser automáticamente considerados ciudadanos de Estados Unidos.

Peter H. Schuck, Profesor emérito de Derecho de la Universidad de Yale, reiteró su opinión recientemente que la ciudadanía p0r nacimiento no es requerida por la Constitución de los Estados Unidos. Schuck escribió en un libro llamado “Ciudadanía sin Consentimiento”, que la política de concesión de ciudadanía a todos los nacidos en suelo estadounidense, incluyendo los supuestos Bebés ancla – aquellos nacidos de extranjeros ilegales – no fue asignada por mandato de la Decimocuarta Enmienda de la Construcción de los Estados Unidos. El profesor también dijo que esta práctica es popularmente pregonada por los partidarios de las fronteras fronteras.

El Representante John Bingham de Ohio, que es considerado el padre de la 14a. enmienda dijo que la enmienda significaba que “cada ser humano nacido dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos, de padres que no deben lealtad a ninguna soberanía extranjera es – en el lenguaje de la Constitución – un ciudadano con nacionalidad adquirida por nacimiento”.

En cualquier caso, esta es la cláusula – sujetas a su jurisdicción – que algunos demócratas y liberales ignoran o tergiversan para justificar el derecho a la ciudadanía para los bebés de inmigrantes ilegales. En contraste, Harry Reid, una de las figuras más prominentes del partido demócrata dijo hace años que la 14a. enmienda “no cubre a los hijos de inmigrantes ilegales”.

El senador demócrata Harry Reid dice que la 14a. enmienda no cubre a los hijos de inmigrantes ilegales

5. La solución

Hasta la fecha, Donald Trump ha sido el único presidente que ha denunciado con claridad los abusos de la Decimocuarta Enmienda. Los reportes y las estadísticas de las agencias de inmigración corroboran la posición del mandatario estadounidense.

La Corte Suprema de Estados Unidos nunca ha dicho que los hijos nacidos de padres ilegales son ciudadanos estadounidenses. Por otro lado, el Congreso nunca ha deliberado sobre el tema o decidido otorgar la ciudadanía a los bebés de inmigrantes ilegales.

Es por este motivo que algunos analistas consideran que el presidente Trump puede terminar la ciudadanía de los Bebés ancla con una orden ejecutiva. La razón es simple; La Corte Suprema y El Congreso de Estados Unidos jamás han conferido tal derecho.

Sería bueno que el Congreso pase una ley ratificando el verdadero significado de la 14a. enmienda. Por otro lado, La Corte Suprema podría clarificar, una ve más, el objetivo de la enmienda. De hecho, la Constitución de Estados Unidos no otorga la ciudadanía a los bebés nacidos de padres ilegales.

Idealmente, la interpretación errónea de la Decimocuarta Enmienda debería ser corregida a través del poder judicial o legislativo. El país no puede vivir indefinidamente en las circunstancias actuales.

Estados Unidos es uno de los dos únicos países desarrollados en el mundo que todavía concede ciudadanía a cada persona nacida en territorio de la nación. Tener un hijo – ciudadano de los Estados Unidos – es la mayor recompensa posible para alguien que entra al país ilegalmente. Incluso el demócrata Harry Reid propuso su eliminación.

Conclusión

La Corte Suprema nunca ha dicho que el derecho a la ciudadanía estadounidense de bebés nacidos de padres ilegales es constitucional.

La Decimocuarta enmienda fue escrita durante la época de la guerra civil; específicamente, para proteger el derecho a la ciudadanía de los negros. La enmienda fue diseñada para proteger a los nuevos ciudadanos de eventuales leyes discriminatorias.

Desafortunadamente, los partidarios de la inmigración ilegal ignoran la intención de quienes la escribieron. Su aplicación actual es una interpretación grotesca de su verdadero significado para justificar un derecho que no existe.

Digan lo que digan los opositores de la administración Trump, la Decimocuarta Enmienda no estaba supuesta a crear el Turismo de Parto, los Bebés Ancla o la Migración en Cadena.

La controversia generada por la 14a. enmienda es en realidad un problema legal, y de ninguna manera una postura anti-inmigrante del presidente Trump. Estados Unidos le ha dado la bienvenida a millones de inmigrantes de todo el mundo. Aproximadamente 1 millón de extranjeros obtienen la ciudadanía estadounidense cada año.

Obtener la ciudadanía en cualquier país del mundo demanda la ejecusión y el cumplimiento de un proceso legal. De hecho, las leyes migratorias no deben existir en vano. El derecho a la ciudadanía es un derecho sagrado; y tener un bebé en otro país después de cruzar la frontera no puede ni debe ser el único criterio.


Comparte este artículo: