El Estado Islámico asesinó en Siria a 41 combatientes de la coalición apoyada por los Estados Unidos

Un rebelde lleva como trofeo una bandera del Estado Islámico (Reuters)

Al menos 41 miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición de combatientes kurdos y árabes apoyada por Washington, murieron en un contraataque de los yihadistas del grupo Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en el este de Siria, informó una ONG.

Los yihadistas llevaron a cabo ataques mortales “entre el viernes por la noche y el sábado al alba contra posiciones reconquistadas por las FDS” en el último reducto del ISIS en la provincia de Deir Ezor, cerca de la frontera con Irak, declaró a la agencia de noticias AFP el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman.

En tanto, la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, último gran bastión yihadista, está en la mira del régimen del presidente Bashar Al Assad, que aspira a reconquistar el conjunto del territorio sirio.

El destino de Idlib, donde también se encuentran fuerzas rebeldes apoyadas por Turquía, figura en la agenda de la cumbre que celebran este sábado en Estambul los dirigentes de Turquía, Rusia, Francia y Alemania.

Combatientes del Estado Islámico (AP)Combatientes del Estado Islámico (AP)

Idlib en la guerra

La provincia de Idlib tiene una importancia estratégica, al estar ubicada cerca de la frontera con Turquía, país favorable a la rebelión, y de la provincia costera de Lataquia, feudo del régimen y cuna de la familia del presidente Al Asad.

Antes de la guerra, la mayoría de los habitantes de la provincia trabajaba en la agricultura, sobre todo en el cultivo de algodón y cereales, o en Alepo.

En marzo de 2015, el Ejército de la Conquista (Jaish al Fatah), una coalición compuesta por grupos rebeldes islamistas como Ahrar al Sham, y yihadistas como el Frente al Nosra (rebautizado desde entonces como Fateh al Sham), se apodera de la ciudad de Idlib, de población mayoritariamente sunita.

Actualmente, más de la mitad de la provincia está controlada por los yihadistas de Tahrir Al Sham, una coalición dominada por la ex rama de Al Qaeda en Siria.

En Idlib también figuran importantes grupos rebeldes islamistas. En febrero, los grupos Ahrar al Sham y Nuredin al Zinki, que controlan las zonas fronterizas de las provincias de Idlib y Alepo se fusionaron.

El 1 de agosto, alentados por Turquía, otros cuatro grupos se sumaron a esa alianza y formaron el Frente Nacional de Liberación (FNL).

(Con información de AFP)