November 21, 2018

Caravana Migrante Derriba Valla Fronteriza.

Un migrante hondureño sostiene su bandera y sube a la valla en Ciudad Hidalgo, México. Octubre 18, 2018.

Miles de migrantes centroamericanos presionan para cruzar frontera sur de México” data-qa-component=”item-headline” data-rc-highlight=”headline”>Miles de migrantes centroamericanos llegaron este viernes a la frontera entre Guatemala y México para seguir con una caravana que busca llegar a Estados Unidos a pesar de las amenazas del presidente Donald Trump.

Tras empujar repetidas veces, los migrantes lograron abrir una reja en el puente fronterizo que cruza el río Suchiate. Sin embargo, cientos de policías mexicanos con equipo antimotines les impedían el paso, según mostraban imágenes de televisión.

Cantando el himno de Honduras y levantando a sus hijos en brazos, los migrantes solicitaban el paso a las autoridades migratorias mexicanas. Algunos lanzaron piedras y al menos dos policías resultaron con heridas menores.

En el lado mexicano de un puente fronterizo, fueron recibidos por una falange de policías con escudos antidisturbios. Unos 50 lograron abrirse paso antes de que los oficiales lanzaran spray de pimienta y el resto se retirara.

Las puertas se cerraron de nuevo y la policía usó un altavoz para dirigirse a las masas y dijo: “Necesitamos que detengas la agresión”.

Un niño pasa la valla en la frontera mexicana mientras cientos de migrantes hondureños intenta cruzar la frontera hacia México, en Tecun Uman, Guatemala,
Un niño pasa la valla en la frontera mexicana mientras cientos de migrantes hondureños intenta cruzar la frontera hacia México, en Tecun Uman, Guatemala

El jefe de la policía federal mexicana, Manelich Castilla, hablando desde la ciudad fronteriza de Ciudad Hidalgo, dijo a Foro TV que sus fuerzas lograron su principal objetivo de prevenir una violación violenta de más de 3,000 migrantes. En una entrevista aparte con la televisión Milenio, acusó a personas que no forman parte de la caravana de atacar a la policía con petardos y piedras.

Castilla pidió a los migrantes, a través de un megáfono, que “desistan de las agresiones” para proceder a un “ingreso ordenado”.

El caos se calmó un poco cuando los migrantes formaron líneas en una masa de humanidad que se extendía por el puente. Algunos regresaron al lado guatemalteco para comprar agua y comida.

Mientras Castilla hablaba con la prensa, algunos migrantes se lanzaron al río Suchiate en busca de llegar a México en balsas improvisadas.

Los migrantes organizaron una brigada de cuerdas para vadear sus aguas fangosas, y algunos flotaron en balsas operadas por residentes locales que generalmente cobran un dólar o dos para hacer el cruce.

“Lamentablemente fuimos víctimas de esta agresión. No hicimos uso de la fuerza pensando en la vulnerabilidad del grupo”, dijo Manelich Castilla. “Afortunadamente el orden está restablecido. Ahora vamos a dar paso a la siguiente etapa: que sea un ingreso ordenado y legal”.

“Trabajo de la tierra, pero no hay producción, busqué soluciones, pero no las encuentro”, dijo José Guerrero, un hondureño de 24 años que se decidió, de un día para otro, a viajar acompañado de sus vecinos y familiares. “En el país donde estamos no nos apoyan”.

Varios migrantes hablaron de vecindarios enteros que abandonaron sus hogares para unirse a la caminata después de que circularon noticias en las redes sociales del llamado a la “caravana” a México.

Cristian, un reparador de teléfonos celulares de 34 años de San Pedro Sula, dijo que salió de Honduras porque los pandilleros exigieron pagos de protección de $ 83 al mes, una quinta parte de sus ingresos. Ya era lo suficientemente difícil para apoyar a sus cuatro hijas con los $ 450 que él gana, así que cerró su pequeño negocio en su lugar.

Cristian, quien se negó a dar su apellido porque los pandilleros lo habían amenazado, estimó que alrededor del 30 por ciento de los migrantes desean solicitar el estatus de refugiado en México, mientras que el resto desea llegar a los Estados Unidos.

“Quiero llegar a los Estados Unidos para contribuir a ese país”, dijo Cristian, “para hacer cualquier tipo de trabajo, recogiendo basura”.

Eric Lagos Rodríguez, de Tegucigalpa, la capital hondureña, y su familia se entregaron a las autoridades para presentar la solicitud. “No podríamos seguir así”, dijo Lagos, “viajamos con seis niños”.

Los hombres jóvenes tiraron de la cerca y finalmente la derribaron, lo que llevó a la gran multitud de hombres, mujeres y niños a correr por el puente. Edwin Santos, de San Pedro Sula, fue uno de los primeros en correr, apretando las manos de su padre y su esposa. “¡Vamos a los Estados Unidos!” él gritó. “¡Nadie nos va a detener!”

Acner Adolfo Rodríguez, de 30 años, uno de los últimos, dijo que esperaba encontrar trabajo y una vida mejor lejos de la pobreza generalizada y la violencia de pandillas en Honduras, uno de los países más mortíferos del mundo. “Que se toque el corazón de Trump para que nos deje pasar”, dijo Rodríguez.

Reacción de EE.UU.

Con bultos, maletas y sus hijos a cuestas, miles de migrantes partieron de Honduras el 13 de octubre en busca de llegar a Estados Unidos huyendo de la violencia y pobreza.

La caravana ha desatado la ira de Trump, quien amenazó con cerrar y militarizar su frontera sur, y hasta retirar la ayuda que su país brinda a las naciones centroamericanas.

Previendo que la caravana actual pueda sobrepasar a las anteriores, el gobierno mexicano solicitó el jueves la intervención del Alto Comisionado de las Naciones Unidad para los Refugiados (ACNUR) para apoyar a quienes podrían solicitar condición de refugiados.

El próximo presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, ha dicho que buscará combatir la migración de mexicanos y centroamericanos atendiendo sus causas de raíz, con planes para mejorar la calidad de vida y combatiendo la violencia ligada al narcotráfico.

Horas antes, en Ciudad de México, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, pidió a las autoridades locales frenar la caravana antes de que llegue a Estados Unidos.

Así ha sido el trayecto de la “Caravana Migrante” hasta ahora: