Fuertes críticas a la ‘diplomacia clandestina’ de John Kerry para que continúe el acuerdo con Irán.

Barack Obama (der.) y John Kerry.

El ex Secretario de Estado de Barack Obama, John Kerry, fue acusado de ejercer una “diplomacia clandestina” tras admitir que mantuvo reuniones con oficiales iraníes y líderes europeos -a espaldas del actual presidente norteamericano y su cuerpo diplomático. El exfuncionario reconoció que -de esta forma- buscaba “salvar” el acuerdo nuclear suscrito por el exmandatario demócrata, el cual fue cancelado en mayo de este año por Donald Trump.

En una de las entrevistas recientes con Fox News, Kerry admitió estar implicado en conversaciones con líderes europeos sobre esperar a que haya un presidente demócrata en 2021 para volver al status quo anterior a Trump, “con respecto a tratados de comercio, OTAN y relaciones con las Naciones Unidas”.

Según cita el medio estadounidense, durante una presentación en el programa de radio de Hugh Hewitt el miércoles, Kerry reconoció haberse reunido con el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, “tres o cuatro veces” desde que dejó el cargo, admitiendo haber discutido sobre el acuerdo nuclear y otros asuntos.

“Lo que he hecho es tratar de obtener de él lo que Irán podría estar dispuesto a hacer para cambiar la dinámica en Oriente Medio para mejor”, señaló Kerry.

Posteriormente, en una entrevista en “The Daily Briefing” de Fox News, el exdiplomático no negó haber sugerido a los iraníes que esperen hasta que haya un presidente demócrata otra vez.

“John Kerry tuvo reuniones ilegales con el hostil régimen iraní, que solo pueden servir para socavar nuestro gran trabajo, en detrimento del pueblo estadounidense”, señaló al respecto Donald Trump en su cuenta de Twitter el jueves.

Captura de imagen del tweet reciente de Trump con traducción automática.

En mayo y antes de que Trump anunciara la retirada definitiva de EE. UU. del acuerdo nuclear con Irán, Kerry había mantenido una serie de reuniones con Zarif para tratar de “salvar” el acuerdo, según desveló en ese momento el Boston Globe.

Según contó una fuente al periódico de Boston, el ex Secretario de Estado también había estado manteniendo conversaciones con el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier y había hablado por teléfono con la máxima funcionaria de la Unión Europea, Federica Mogherini.

Del mismo modo, Kerry se habría reunido con el presidente francés, Emmanuel Macron, tanto en París como en Nueva York, conversando sobre los detalles de las sanciones y las amenazas nucleares regionales, tanto en francés como en inglés, siempre a espaldas y sin conocimiento de la actual administración de su país.

Es inusual que un ex secretario de estado participe en una política exterior como esta, como un verdadero diplomático y cuasi negociador”, dijo al Boston Globe Michael O’Hanlon, experto en política exterior de la Brookings Institution.

“Por supuesto, los ex secretarios de Estado a menudo siguen muy comprometidos con los líderes extranjeros, como deberían, pero rara vez es tan específico para un tema, especialmente cuando acaban de dejar el cargo”, indicó.

El grupo Diplomacy Works

Kerry formó el grupo Diplomacy Works junto con funcionarios que fueron sus principales asesores en el Departamento de Estado y que estuvieron directamente involucrados en las negociaciones del acuerdo con Irán.

Esta organización tiene un consejo asesor que incluye a la negociadora principal del acuerdo con Irán, Wendy Sherman, a la jefa de personal del Departamento de Estado, Jon Finer, y la ex portavoz, Jen Psaki.

El grupo se atribuye la autoría de 100 artículos de noticias, 34 reportajes en radio y televisión y 37 artículos de opinión sobre la cuestión de Irán. Hacen verificaciones de los hechos sobre los que se asientan las críticas al acuerdo firmado por Obama y las envían a una lista de correo electrónico de casi 4.000 legisladores y expertos en política exterior, reveló el Boston Globe.

Diplomacy Works apunta con sus contenidos a las voces más influyentes a nivel europeo y a expertos independientes, con el objetivo de inclinar la opinión internacional hacia la preservación del acuerdo.

Es decir, la organización busca apoyos exteriores que neutralicen las decisiones y actuaciones del propio gobierno de Estados Unidos, entre ellas la política hacia Irán.

Diplomacia clandestina
En el marco de su discurso durante el 12° aniversario de la Segunda Guerra del Líbano con Israel de 2006, el jefe terrorista de Hezbollah, Hassan Nasrallah, aseguró que el movimiento extremista “es más fuerte” que el Ejército israelí y advirtió que está listo para un nuevo enfrentamiento armado.

Cabe mencionar que Estados Unidos incluye a Irán en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo. El país persa ha estado en el punto de mira durante mucho tiempo por financiar grupos terroristas como Hamás, Hezbolá y los Houthis, “cuyos cantos de ‘muerte a Israel’ ahora también están acompañados de votos de ‘muerte a Estados Unidos’”, escribió el analista de conflictos árabe-israelí Alan Dershowitz en un artículo de opinión publicado en octubre.

Fuertes críticas a la diplomacia clandestina de Kerry 

Diplomacia clandestina
El ex secretario de Estado de los EE. UU., John Kerry, y el actual ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, negociaron el acuerdo nuclear de Irán.

Según reporta el medio Fox News, las reuniones de Kerry con líderes extranjeros de alto perfil podrían violar la Ley Logan, que prohíbe a los ciudadanos privados negociar en nombre del gobierno de los EE. UU. sin autorización.

“Esta es la pregunta: ¿qué estaba haciendo John Kerry?”, preguntó Ari Fleischer, secretario de prensa de la Casa Blanca durante el mandato de George W. Bush, el miércoles en el programa “Informe especial“.

“¿Qué estaba diciendo, cuáles eran los detalles? No creo que sea algo general, creo que estaba asesorando a Irán sobre cómo esquivar la posición del presidente Trump, ¡eso es traicionero!”, afirmó contundente.

“El gran problema aquí es que Donald Trump está de verdad resolviendo cosas en Oriente Medio, especialmente respecto de los dos grandes fracasos del acuerdo nuclear iraní: Iran ha estado financiando terrorismo y nosotros les hemos estado pagando para que ellos financien el terrorismo”, indicó.

“En segundo lugar, no se hizo nada para contrarrestar la amenaza nuclear de Irán. Y si John Kerry está asesorando a Irán sobre cómo maniobrar alrededor de Trump, eso es traición”, sentenció Fleisher.

Diplomacia clandestina
El presidente estadounidense Donald Trump firmando una orden ejecutiva. (Imagen de archivo)

El acuerdo con Irán fue impulsado por el entonces presidente Barack Obama para evitar que Irán utilice armas nucleares. Inclusive el mandatario demócrata describió que de esta forma el país islámico regresaría “a la comunidad de naciones” al concederle la suspensión de las sanciones, afirma el Washington Post.

Sin embargo, se informó de que Irán fue en la dirección opuesta. El año pasado [antes de la retirada de EE. UU. del acuerdo nuclear], el régimen islámico de Irán anunció un aumento del 150% en su presupuesto militar – desarrollando misiles de largo alcance, drones armados y capacidades de guerra cibernética– mientras utilizaba parte de los US$150.000 millones en activos en el extranjero que habían sido congelados debido a las sanciones y que se desbloquearon gracias al acuerdo nuclear firmado por Obama.

En ese marco, Donald Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo de Irán en mayo tras confirmarse que Teherán llevaba años desarrollando armas nucleares.

Qué concesiones hizo Obama para lograr el acuerdo nuclear

♦ Durante la administración Obama, a pesar de que el acuerdo nuclear lo prohibía, el mandatario demócrata permitió al gobierno iraní utilizar y beneficiarse del sistema financiero de los Estados Unidos, reveló un informe redactado recientemente por un grupo de senadores liderados por el Senador Rob Portman, de Ohio.

Dipllomacia clandestina
El senador Rob Portman ofrece una conferencia de prensa en Cincinnati el 16 de abril del 2018. Portman preside una subcomisión del Senado que presentó un informe según el cual el gobierno de Barack Obama trató de ayudar a Irán a burlar las sanciones de EEUU tras la firma de un acuerdo nuclear. “Engañaron al pueblo estadounidense y al Congreso porque estaban desesperados por sacar adelante un acuerdo con Irán”, sostuvo el legislador republicano. (AP Photo/John Minchillo, file)

♦ Además de levantar las sanciones, Obama envió a funcionarios estadounidenses que viajaron por Europa visitando gobiernos y empresas animándoles a que hicieran negocios con Irán, ya que el acuerdo nuclear “prohibía” a EE. UU. hacerlo directamente.

♦ Por otro lado, el régimen iraní también se benefició obteniendo la nacionalidad americana de 2.500 funcionarios.

♦ Además, una investigación reciente del medio Político ha desvelado que “el gobierno de Obama descarriló una ambiciosa operación policial dirigida al tráfico de drogas por parte del grupo terrorista Hezbolá, respaldado por Irán”.

Según el medio estadounidense, la campaña, denominada Proyecto Cassandra, se lanzó en 2008 después de que la Administración Antidrogas acumulara evidencias de que Hezbolá se había transformado: había pasado de ser una organización militar y política centrada en Oriente Medio, para convertirse en un sindicato internacional del crimen que, algunos investigadores creían, recaudaba US$ 1.000 millones al año gracias al tráfico de drogas, el tráfico de armas, el blanqueo de dinero y otras actividades delictivas.

Pero a medida que el Proyecto Cassandra llegaba a la cúspide de la jerarquía de la organización -de acuerdo a la misma fuente- los funcionarios del gobierno de Obama de los departamentos de Justicia y Hacienda retrasaron, obstaculizaron o rechazaron solicitudes para atraer objetivos de alto valor a países donde podrían ser arrestados.

♦ De hecho, el medio Washington Free Beacon desveló por su parte que “dos patrocinadores del gobierno iraní de alto nivel, incluido un ex funcionario de la República Islámica y otro acusado de cabildear en nombre de Teherán, fueron recibidos en la Casa Blanca de Obama donde mantuvieron más de 30 reuniones”.

♦ En 2016 el gobierno de Obama envió secretamente un avión a Teherán cargado con US$ 400 millones en francos suizos, euros y otras monedas en lo que muchos han interpretado como el pago del rescate por la liberación de los cuatro rehenes estadounidenses prisioneros en Irán, a lo que siguieron otros dos vuelos secretos con otros US$1.300 millones en efectivo, desveló la CNN.

Diplomacia clandestina
Los cuatro rehenes estadounidenses liberados tras el pago de US$ 400 millones en enero de 2016, apenas semanas después de firmarse el acuerdo nuclear.

Una parte muy importante de la liquidez económica que logró Irán con el acuerdo nuclear se invirtió en su programa de enriquecimiento de uranio y en financiar a grupos terroristas en Oriente Medio y Siria, afirma un artículo de Wall Street Journal replicado por la Casa Blanca -bajo la Administración Trump-.

“Obama buscó ganarse al régimen de Teherán evitando la confrontación y dejando que Irán se salga con la suya en Siria y en otros lugares. Su objetivo por encima de todo era el acuerdo nuclear”, analizó el periódico especializado en economía y finanzas.

“El Sr. Trump, por el contrario, ha distinguido entre el régimen y el pueblo iraní, como lo hizo Ronald Reagan con la Unión Soviética. En discursos durante el año pasado, el presidente reclamó al régimen por provocar problemas en el extranjero y someter a su pueblo”, añadió el medio estadounidense.

Diplomacia clandestina
El expresidente Barack Obama, con el ex secretario de Estado John F. Kerry, hablando a los medios sobre el acuerdo nuclear de Irán el 10 de septiembre de 2015. (Jim Lo Scalzo / EPA)

Según el Plan de Acción Global Conjunto alcanzado en 2015 por la administración Obama y otras potencias mundiales, Irán iba a tener garantizado el acceso a las armas nucleares para 2026.

Sin embargo el presidente Trump retiró a EE. UU. del acuerdo nuclear e impuso las sanciones más duras nunca vistas a Teherán, que serán aun mayores a partir del mes de noviembre.

“Vamos a golpear su petróleo, sus bancos en el extranjero, para que comiencen a sentirlo. Su economía ya está fuera de control, los europeos están tratando de recuperar lo que puedan. Nada va a arreglar Irán, hasta que Irán se arregle a sí mismo”, afirmó la actual embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, en declaraciones a Fox News.