November 20, 2018

Transición Fraudulenta En Cuba

Asamblea Nacional entra en sesión para elegir a sucesor de Raúl Castro

El 19 de abril de 2018, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, de 57 años e ingeniero de profesión, fue escogido por 603 de los 604 diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular para presidente del Consejo de Estado y Ministros de Cuba.

El dictador sanguinario Raúl Castro, de 86 años, escogió al actual primer vice presidente Miguel Díaz-Canel. La Asamblea Nacional del Poder Popular, la cual el criminal Raúl Castro controla, votó por su único candidato. Miguel Díaz-Canel fue ministro de Educación Superior y secretario del Partido Comunista en las provincias de Villa Clara y Holguín.

Esto es una farsa electoral y una transición fraudulenta ya que el pueblo cubano no ha participado en nada. La comunidad internacional y los Estados Unidos no deben reconocer el nuevo gobierno ilegítimo comunista cubano. El dictador Raúl Castro dejará su cargo aunque se mantendrá como secretario general del Partido Comunista de Cuba hasta su próximo congreso en 2021. Bajo el artículo quinto de la Constitución comunista de 1976, el Partido comunista es la fuerza superior de la nación y el secretario general es el que manda en la tiranía cubana de la isla.

Varios reportes incorrectos de periódicos y de canales de televisión han dicho que por primera vez no hay un Castro de presidente de Cuba. El dictador opresor Fidel Castro mandó en la isla con dos presidentes. No fue hasta años después que Fidel Castro asumió el cargo de presidente. Díaz-Canel fue propuesto el 18 de abril ante la Asamblea Nacional del Poder Popular por la Comisión de Candidaturas para ocupar la jefatura del Consejo de Estado y Ministros en sustitución de Raúl Castro, de 86 años, quien deja el cargo tras dos mandatos, dijo Martí Noticias.

La votación para el Consejo de Estado consiste en un presidente, un primer vicepresidente, varios vicepresidentes y un equipo de 23 miembros. La ceremonia comenzó luego de que el brutal dictador Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel entraran a la sala del Palacio de las Convenciones en La Habana.

Raúl Castro y Miguel Díaz Canel, nominado a sucederle.

El dictador opresor Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Salvador-valdes-mesa.jpg

Salvador Valdés Mesa, un dirigente sindical, fue el primer vicepresidente. Entre 2006 y 2013 él ejerció como Secretario General de la Central de Trabajadores.

Martí Noticias reportó que para primer vice presidente del Consejo de Estado, el cargo número dos del régimen, fue propuesto Salvador Valdés Mesa, de 72 años, un veterano dirigente sindical. Valdés Mesa es el cubano de raza negra que ha llegado más alto en el régimen de la isla.

Image result for Ramiro Valdés

Ramiro Valdés, de 85 años actualmente, junto al fallecido asesino Fidel Castro.

Martí Noticias apuntó lo siguiente: “Entre los cinco vicepresidentes del Consejo de Estado fue seleccionado al opresor Ramiro Valdés, de 85 años, quien estuvo junto a Fidel Castro en el asalto al Cuartel Moncada, el naufragio del yate Granma, secundó a Ernesto Guevara en la Columna 8 y en dos ocasiones fue ministro del Interior…Guillermo García Frías, de 90 años, que también fue comandante de la Revolución y es en la actualidad el miembro de mayor edad del Consejo… La contralora general Gladys Bejerano, el actual ministro de Salud, Roberto Morales; la miembro del anterior Consejo de Estado Inés María Chapman; y Beatriz Johnson, presidenta de la Asamblea Provincial de Santiago de Cuba. Como secretario ha sido nominado a la reelección Homero Acosta, y de los 23 restantes miembros del Consejo de Estado, 11 son caras nuevas.”

Raúl Castro abraza a Miguel Díaz-Canel, tras el anuncio de la Asamblea Nacional, que lo ha nombrado candidato a sucederle en el poder.

Raúl Castro abraza a Miguel Díaz-Canel Bermúdez, tras el anuncio de la Asamblea Nacional del Poder Popular, quien lo nombró el nuevo dictador.

Siguen en el Consejo de Estado importantes militares como el general Leopoldo Cintra Frías, ministro de las Fuerzas Armadas, y Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). También permanece el canciller Bruno Rodríguez en el Consejo de Estado.

Image result for Leopoldo Cintra Frías

El general Leopoldo Cintra Frías es ministro de las Fuerzas Armadas y miembro del Consejo de Estado.

Miguel Díaz-Canel tendrá enormes problemas que enfrentar. El primer problema es su falta de legitimidad. La autoridad se basa en la legitimidad. Después de ser nombrado de dedo por el fracasado y agobiado dictator Raúl Castro él fue escogido por 603 diputados comunistas de la Asamblea Nacional del Poder Popular y no por una elección libre del pueblo de Cuba.

No puede reclamar Díaz-Canel que él se merece la presidencia por haber peleado contra Fulgencio Batista o por ser un militar de alto rango en todas las guerras de Cuba a través del mundo. El segundo problema es tener a un pueblo desencantado y furioso por la falta de libertad, escases de comida, agua potable, viviendas y una economía arruinada.

El tercer problema es que Venezuela está en bancarrota y no le puede estar regalando petróleo gratis en las cantidades anteriores. El cuarto problema es que en Cuba de todos los países de América Latina enfrenta el mayor desastre demográfico con una tasa negativa de natalidad. Cuba es el país con el mayor número de abortos del Hemisferio Occidental. El quinto problema es que los militares de alto rango, quienes han cometido crímenes de lesa humanidad, se aferran al poder y viven con miedo de que en un futuro los juzguen tribunales internacionales. El sexto problema es que Hillary Clinton, con su política de apertura y de concesiones unilaterales a cambio de nada, similar a la de Obama, perdió las elecciones.

El séptimo problema es que Díaz-Canel tiene a su alrededor al que manda en Cuba, Raúl Castro, y a militares y dirigentes octogenarios históricos de la Revolución quienes temen abrir la economía a pequeñas empresas por temor a que pierdan el poder. El octavo problema es que el presidente Donald J. Trump está bajo presión del senador Marco Rubio, otros congresistas cubano americanos y cubano americanos quienes, como este escritor, lo apoyaron en las elecciones para que endurezca las sanciones a Cuba sobre todo después del ataque a 24 diplomáticos estadounidenses y a sus familiares que ha afectado sus cerebros y otras partes de sus cuerpos. El noveno problema es que cada día aumenta el número de opositores por toda la isla. El décimo problema es que Cuba ha perdido sus aliados en Argentina, Brazil y otros países y la situación internacional no favorece a Cuba ni a su aliada nación Venezuela.

Asamblea Nacional de Cuba inició sesión para elegir al sucesor de Raúl Castro

Raúl Castro y el nuevo dictador cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Grupos de oposición dentro y fuera de Cuba han criticado el proceso usado para escoger un nuevo presidente sin ninguna participación ciudadana. Nadie piensa que la sucesión va a representar algún cambio significativo en la isla.

¿Tendrán los octogenarios que pactar con Díaz-Canel para sobrevivir?

Guillermo García Frías, Ramiro Valdés, José Ramón Machado Ventura, Gladys Martínez.

Guillermo García Frías, Ramiro Valdés, José Ramón Machado Ventura y Gladys Martínez junto al dictador Raúl Castro.

Martí Noticias reportó que Alcibíades Hidalgo, quien fue la mano derecha de Raúl Castro y exjefe de despacho del General de Ejército Raúl Castro, dijo en una entrevista a TV Martí que los dirigentes históricos de la Revolución deberán hacer un trato con el sucesor de Castro. Alcibíades Hidalgo expresó que este 19 de abril en Cuba habrá “un cambio real, aunque diríamos que no de las proporciones o la profundidad en que se ha presentado”. Hidalgo afirmó que “el control del país está absolutamente en manos del Partido Comunista de Cuba, el verdadero órgano de dirección del país es el Buró Político del Partido y no el Consejo de Estado, que es simplemente un instrumento auxiliar del poder político”.

Alcibíades Hidalgo, exfuncionario del régimen cubano, residente en Miami.

Alcibíades Hidalgo, exfuncionario del régimen cubano, residente en Miami.

Hidalgo explicó lo siguiente: “Díaz-Canel va a cargar con la responsabilidad del funcionamiento del Estado y del gobierno, va a ser la figura representativa y va a tener la oportunidad, si todo marcha como es previsto, el verdadero poder cuando ya Raúl Castro no esté en el juego… Los octogenarios tienen que pactar con quien intente suceder a Raúl, por un problema de supervivencia”. Hidalgo huyó de Cuba y llegó a Miami en el mes de julio de 2002, reportó Martí Noticias.

El presidente Donald J. Trump prometió más sanciones contra los regímenes de Cuba y Venezuela

Donald Trump de visita en Cayo Hueso.

El presidente Donald Trump llegó a Key West para asistir a un evento de Inter agencias en la Base Naval de Boca Chica, una de las instalaciones del Comando Sur estadounidense.

Martí Noticias reportó que el presidente Donald Trump reiteró el mismo día que Díaz-Canel asumió la presidencia en Cuba que su gobierno se ocupará de Cuba. Respondiendo a una pregunta del enviado especial de Martí Noticias Tomás Regalado en Key West, el presidente declaró que “Amamos a Cuba; nos vamos a ocupar de Cuba, realmente nos estamos ocupando de Cuba”.

EEUU decepcionado del traspaso de poder en Cuba

Image result for Heather Nauert

Heather Nauert es la vocera del Departamento de Estado

Martí Noticias dijo que la vocera del Departamento de Estado Heather Nauert declaró lo siguiente: “El nombramiento de Díaz-Canel fue un proceso político no democrático en el que los ciudadanos cubanos no tuvieron una incidencia real. Manifestamos nuestra decepción ante la decisión del gobierno cubano de silenciar a las voces independientes y mantener su monopolio represivo del poder, en vez de permitir que su pueblo tenga una opción significativa a través de elecciones libres, justas y competitivas El nuevo presidente de Cuba debería adoptar medidas concretas para mejorar las vidas del pueblo cubano”.

Heather Nauert subrayó que el nuevo gobierno debe “respetar los derechos humanos, terminar con la represión y permitir mayor libertad política y económica” e instó a Díaz-Canel a “escuchar y responder los reclamos de los ciudadanos cubanos por una Cuba más próspera, libre y democrática”. Otro paso positivo que podría dar el gobierno cubano sería el permitir “mayor acceso a Internet, a la radio, al teléfono”, agregó Nauert.

El gobierno del presidente Donald J. Trump reitera su apoyo a los cubanos

Martí Noticias explicó que en una entrevista concedida el 16 de abril de 2018 a un canal de televisión de Miami, el presidente Trump prometió más sanciones contra los regímenes de Cuba y Venezuela” y dijo a los exiliados de ambos países que “van a ocurrir cosas muy, pero muy buenas”. “Estamos siendo muy duros con respecto a Cuba porque queremos que el pueblo tenga libertad…. ellos han sufrido durante tantos años, y si te fijas en las cosas que están ocurriendo, que la gente ni siquiera conoce, ha sido horrible”, concluyó Trump.

Martí Noticias señaló que la Casa Blanca aseguró que no cambiará su política de restricción del comercio con Cuba bajo el sucesor del dictador Raúl Castro. No se mostró optimista sobre la posibilidad de cambios que beneficien al pueblo cubano bajo el gobierno del recién nombrado presidente Díaz-Canel. “Estados Unidos no tiene ninguna expectativa de que el pueblo cubano verá mayores libertades bajo el sucesor elegido a dedo por Castro”, dijo el 18 de abril un portavoz de la Casa Blanca. “Seguiremos mostrando solidaridad con el pueblo cubano en su petición de libertad y prosperidad. Por tanto, no se espera que cambie nuestra política de dirigir fondos hacia el pueblo cubano y alejarlos de los servicios militares, de seguridad y de inteligencia de Cuba”, concluyó.

Discursos del dictador sanguinario Raúl Castro y de Miguel Díaz-Canel

El 20 de abril de 2018 Nora Gámez Torres escribió un artículo titulado “Raúl Castro estuvo años preparando a su sucesor, nada fue casual” que fue publicado en el Nuevo Herald. La periodista explicó que Raúl Castro en un discurso el 19 de abril ante la Asamblea Nacional, expresó que estuvo preparando a Miguel Díaz-Canel durante años para convertirlo en su sucesor.

Cuba tiene nuevo presidente, pero ¿es el fin de la era de los Castro?

Miguel Díaz-Canel reconoció que Raúl Castro encabezará las decisiones de mayor transcendencia para el presente y futuro de la nación porque Cuba lo necesita y es el líder actual del proceso revolucionario.

Gámez Torres señaló que el dictador cubano dijo que Díaz-Canel es el “único sobreviviente” de un grupo de jóvenes dirigentes que estaban siendo preparados para sustituir a los hermanos Castro. Los ex cancilleres Roberto Robaina y Felipe Pérez Roque y el vicepresidente Carlos Lage, quien gestionó las reformas económicas en la década de los 1990, fueron figuras que parecían ser como los posibles sucesores pero todos fueron apartados del gobierno por “deficiencias”. “No logramos materializar su preparación…cometimos el error de acelerar el proceso” pero con Díaz-Canel “dimos en el clavo”, dijo Raúl Castro.

En su discurso el opresor dictador Castro dio detalles sobre cómo se organizó la sucesión y cuáles serán los próximos pasos. Castro dijo que permanecería al frente del Partido Comunista hasta 2021, cuando su puesto debía pasar a manos de Díaz-Canel, y quien debe servir un máximo de dos mandatos.

El dictador Raúl Castro expresó lo siguiente: “Cuando él cumpla sus dos mandatos, y si trabaja bien y así lo aprueba nuestro partido…, él debe mantenerse al frente del Partido. Lo mismo que estamos haciendo con él, él tiene que mantenerlo con su sustituto…para viabilizar el tránsito seguro. No podemos cometer errores. Adelanto que en la próxima constitución…no hay cambio de nuestro objetivo estratégico” en relación al rol del Partido y en esa ocasión podrán unirse estos dos cargos que son fundamentales, que el presidente [del Consejo de Estado], el primer secretario del Partido del Consejo de Estado y el presidente del Consejo de Ministros tenga todo el poder y la influencia, aunque exista, puede ser, un primer ministro que atienda el gobierno”.

Gámez Torres apuntó que en otro momento de su discurso, Raúl Castro habló sobre la difícil situación económica de la nación diciendo que “conseguir un obsequio, aunque sea modesto, es más difícil que encontrar petróleo”. Además se refirió a la tensa situación financiera y llamó a “planificar mejor” y ahorrar más, pero expresó que la situación económica no era tan “extrema” como la que atravesó el país durante la crisis económica de la década de 1990, conocida como Período Especial. Castro alabó al ministro de Economía Ricardo Cabrisas, funcionario que renegoció de la deuda con el Club de París y otros acreedores, diciendo que “pendía sobre la nación como una espada de Damocles”. Pero lamentó que el país estuviera endeudándose nuevamente. “Solo sabemos pedir y sabemos muy poco racionalizar”, dijo.

En su discurso Miguel Díaz-Canel Bermúdez dedicó gran parte a criticar al imperialismo y al gobierno estadounidense por su política hacia Cuba, América Latina y el resto del mundo. Elogió al presidente marxista Barack Obama, quien le dio al régimen muchas concesiones unilaterales a cambio de nada, y recordando el deshielo en las relaciones durante el gobierno de Obama dijo Díaz-Canel, “el clima político experimentó un avance incuestionable que produjo beneficios a ambos pueblos”. Añadió que “Sin embargo, desde la llegada al poder del nuevo presidente Donald Trump ha ocurrido un deliberado retroceso en las relaciones”. Dijo que el memorando presidencial con nuevas restricciones que firmó Trump en Miami en junio de 2017 fue “insultante”.

Díaz-Canel dijo que “Enfrentaremos los intentos de manipular el tema de los derechos humanos. No tenemos que recibir lecciones de nadie y mucho menos de Estados Unidos”. Díaz-Canel prometió lealtad a Fidel y Raúl Castro diciendo “Asumo la responsabilidad con convicción de que todos los revolucionarios, desde cualquier trinchera, seremos fieles a Fidel y a Raúl, líder actual del proceso revolucionario”. Añadió el títere Díaz-Canel, “Aquí no hay espacio para una transición que desconozca la obra de la revolución, ni para una restauración del capitalismo”. Y advirtió que el general Raúl Castro sigue al frente de la dirección de la nación.

Gámez Torres explicó una declaración de un grupo de opositores cubanos, entre ellos la líder de las Damas de Blanco Berta Soler, Guillermo Fariñas, Antonio Rodiles y Jorge Luis García “Antúnez ” enviado a los gobiernos reunidos en la VIII Cumbre de las Américas celebrada la semana pasada en Lima, Perú. El comunicado decía lo siguiente: “El clan Castro ha comenzado su transferencia de poder generacional. Familiares, secuaces y allegados, se redistribuyen puestos económicos y de control para así garantizar la dinastía indefinidamente. Es una manipulación efectista argumentar que el dictador abandonará el poder y habrá un nuevo presidente. Es sabido que el designado de turno será acaso una marioneta nombrada a dedo. El régimen será el mismo y los cubanos permaneceremos bajo un tiranía que el mundo lastimosamente ha aceptado”.

“Todo está planificado”, comentó el opositor cubano Fariñas. Se trata de poner al frente del país a “una persona que no tenga consanguinidad con los Castro y que no tenga las manos manchadas de sangre para negociar con los Estados Unidos, que es su objetivo número uno”. “Van a tratar de que no se desestabilice el país para que Díaz-Canel no tenga que tomar medidas represivas”, agregó. El nuevo gobierno, dijo, va a hacer un grupo de concesiones. “Eso está planificado, pero sabemos hasta dónde llegarán”.

“El mayor desafío de Díaz-Canel es la débil economía de Cuba y la impaciencia del pueblo cubano por el crecimiento económico y un mejor nivel de vida”, opinó el profesor de American University, William LeoGrande. “Las reformas económicas lanzadas en el 2011 prometieron ambas cosas, pero todavía no se han cumplido y el avance de las reformas parece estar estancado”. Además de una economía en números rojos, Castro también dejó pendiente una reforma monetaria, que se espera sea una de las primeras medidas que finalmente apruebe el nuevo gobernante.

Gámez Torres señaló lo siguiente: “Díaz-Canel tendrá que manejar un tema más urgente: cómo detener el deterioro de las relaciones con una hostil Casa Blanca, en momentos en que la isla sigue perdiendo el apoyo económico de Venezuela. El senador Marco Rubio, quien ha sido instrumental en el diseño de la nueva política de Trump hacia Cuba, ya ha pedido que más compañías militares sean sancionadas y espera que algunos países latinoamericanos desconozcan al nuevo gobierno cubano en el marco de la OEA. Además de enfrentar una situación internacional compleja, Díaz-Canel tendrá que gobernar en circunstancias muy diferentes. El nuevo líder nació después de 1959 y no tiene la legitimidad de los líderes políticos cubanos que bajaron de la Sierra Maestra junto a Fidel y Raúl Castro.”

Cubanos americanos critican el traspaso de gobierno en Cuba

El 21 de abril de 2018 Mimi Whitefield escribió un artículo tituladoMás de lo mismo: Miami mira con frialdad el traspaso de gobierno en Cuba” que fue publicado en el Nuevo Herald. La periodista señaló que el senador republicano de Florida Marco Rubio criticó el traspaso del régimen cubano diciendo: “No es más que una farsa predeterminada del régimen de Castro. Con la salida de Raúl Castro hoy, y la designación de su compinche Miguel Díaz-Canel, Cuba continuará siendo una isla encarcelada bajo un régimen con un sistema político opresivo y de un solo partido”. La respuesta correcta para aquellos que quieren cambios en la isla, dijo el senador Rubio, sería “permitir que el pueblo cubano decida su destino a través de elecciones libres, justas y multipartidistas”.

Image result for Marco Rubio

El senador republicano de Florida Marco Rubio

Whitefield apuntó que la Fundación Inspire América, fundada por el abogado Marcel Felipe, dijo que “rechaza el nombramiento no democrático e inconstitucional, por el dictador Raúl Castro, de un nuevo ‘presidente’ para servir como una extensión del régimen de Castro”. La Fundación instó a los jefes de Estado regionales a no reconocer a Díaz-Canel. La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba en un comunicado expresó lo siguiente: “Cuba no puede aguantar más. Miguel Díaz-Canel será un títere del dictador a menos que en su conciencia albergue otras perspectivas de la realidad y alguna circunstancia le permita seguir sus propias ideas y objetivos. Algo que no es imposible, pero muy poco probable”.

Conclusión

La Casa Blanca está correcta al decir que los Estados Unidos no tiene ninguna expectativa de que el pueblo cubano verá mayores libertades con Díaz-Canel porque nada cambiará en Cuba en un futuro cercano. El propio Miguel Díaz-Canel reconoció que el que manda en Cuba sigue siendo el mismo al decir que “Raúl Castro encabezará las decisiones de mayor transcendencia para el presente y futuro de la nación porque Cuba lo necesita y es el líder actual del proceso revolucionario”. Díaz-Canel será vigilado por cualquier desviación alarmante entre otros por el sanguinario Ramiro Valdés y por el hijo de Raúl Castro, Alejandro Castro Espín alias el Tuerto, jefe del Consejo de Defensa y Seguridad de los servicios de inteligencia de la tiranía.

Los opositores de la tiranía explicaron bien sobre la transición en Cuba diciendo lo siguiente: “Es una manipulación efectista argumentar que el dictador abandonará el poder y habrá un nuevo presidente. Es sabido que el designado de turno será acaso una marioneta nombrada a dedo. El régimen será el mismo y los cubanos permaneceremos bajo una tiranía que el mundo lastimosamente ha aceptado”.

Lo que se ha hecho en Cuba es una burla y una farsa para mantener a la familia Castro en el poder. Como ha dicho la Fundación Inspire América Díaz-Canel va a servir como una extensión del régimen de Castro y abogó a los jefes de naciones regionales a no reconocer a Díaz-Canel. Este escritor está de acuerdo y la comunidad internacional y los Estados Unidos no deben reconocer al nuevo gobierno ilegítimo comunista cubano. Ha sido una transición fraudulenta en Cuba y no debe ser aceptada.

 

Frank deVarona latest book is The New World Order Threatens America and the World sold at Amazon.

This book explains the New World Order, which refers to the existence of a very powerful secretive elite with a global agenda that wants to establish a one-world socialist government under the United Nations. Under this system, a global ruling organization would supplant all individual national governments. All countries would give up their wealth, constitution, laws, armed forces, currency, internet, liberty, freedoms, and sovereignty. No country would be allowed to own guns and the armed forces of each nation would be abolished. The wealth of the rich nations would be distributed to poor nations. The history of the Illuminatis, the Rothschilds, Skull and Bones, the Round Table, and the Fabians are also covered. Americans are facing an enormous threat to their individual freedoms and democratic way of life by the very wealthy members of globalist elite and their many powerful organizations, including the Council on Foreign Relations, Bilderberg Group, Trilateral Commission, Federal Reserve, Bank for International Settlements, IMF, and World Bank.