EEUU prepara aranceles sobre importaciones chinas.

Una fuente especializada revela a la prensa que pueden estar listas las nuevas medidas proteccionistas contra los productos importados desde el país asiático.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, probablemente anuncie el viernes los aranceles a las importaciones chinas por $60.000 millones, dijo a Reuters una fuente del Gobierno.

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, indicó que, si se confirman las medidas, podría usarse una mezcla de aranceles y restricciones a la inversión al contar con todas las herramientas para responder al robo de conocimiento tecnológico de China.

“Las medidas, al menos en mi opinión, están destinadas en primer lugar a hacer algo en el frente de los aranceles, además hacer algo relacionado con la inversión, y quizás otras cosas”, dijo Lighthizer, un abogado y experimentado negociador comercial.

Estados Unidos acusa que el Gobierno y las empresas chinas han robado derechos de propiedad intelectual de las empresas de Estados Unidos y que los daños llegan a cientos de miles de millones de dólares. China ha dicho que responderá si Estados Unidos sigue adelante, pero ha hecho hincapié en que serán medidas específicas.

Lighthizer dijo que los productos chinos de alta tecnología serían el objetivo de cualquier arancel, pero una amplia gama de sectores, incluidos los fabricantes de ropa, temen que puedan ser golpeados.

Las empresas chinas ya están sujetas a reglas de inversión más estrictas en Estados Unidos y hay propuestas en el Congreso para controlar más estrictamente los flujos de capital desde y hacia China.

Washington ha pedido a Pekín que tome medidas para reducir sus exportaciones a Estados Unidos en 100.000 millones de dólares, lo que equivale a alrededor de un 4 por ciento de las exportaciones chinas. Esa y otras medidas comerciales del gobierno de Trump han desencadenado especulaciones sobre una guerra comercial global.