Maduro pide investigar a sacerdotes por criticar a su Gobierno.

El presidente venezolano Nicolás Maduro pidió el lunes investigar a sacerdotes católicos que han hecho críticas sobre la situación del país y han cuestionado a su Gobierno, reportó la agencia AP.

En un discurso, Maduro pidió a la Fiscalía General, la Contraloría General, la Defensoría del Pueblo y el Tribunal Supremo investigar por supuestos delitos de odio a algunos sacerdotes que habrían hecho críticas contra el Gobierno.

“Habría que ver… si las palabras emitidas por algunos de estos personajes no corresponden verdaderos delitos de odio, que pretenden generar enfrentamientos entre los venezolanos, violencia, muerte, exclusión, persecución”, dijo el mandatario durante la presentación de su mensaje anual al país en la Asamblea Nacional Constituyente.

“Esta gente (en alusión a los sacerdotes) ya nadie los escucha… ya no creemos en intermediarios y menos en estos diablos con sotana”, agregó.

Sin mencionar su nombre, Maduro condenó las palabras de un sacerdote que habría llamado a su Gobierno “peste”.

El comentario coincide con el sermón que ofreció el pasado domingo el obispo Victor Hugo Basabe en una misa en el estado central de Lara, donde pidió a la virgen de la Divina Pastora librar a Venezuela de la “peste” de la indiferencia y de la “corrupción política” que ha conducido a Venezuela a la ruina moral, económica y social, según reportaron medios locales.

Venezuela tiene las mayores reservas petroleras del mundo, pero ahora está padeciendo una crisis económica después de casi dos décadas de Gobierno socialista.

Maduro ha mantenido durante sus casi cinco años de mandato tensas relaciones con la cúpula de la Iglesia Católica —que ha sido crítica del gobierno—, a la que ha acusado de estar alineada con la oposición.

Maduro llama a Santos ‘bandido’

Maduro llamó el lunes “bandido” a su homólogo colombiano Juan Manuel Santos y aseguró que el país vecino es un “Estado forajido” y una nación con “una crisis humanitaria gravísima”, reportó EFE.

“Vamos a defender las verdades de Venezuela (…) y a decir las verdades de Colombia, porque Juan Manuel Santos se la pasa despotricando de nuestro país, de gratis, bandido, Juan Manuel Santos”, afirmó Maduro durante su balance de gestión frente a la Asamblea Constituyente, órgano no reconocido por la oposición.

El jefe de Estado venezolano aseguró que en Colombia hay una “crisis humanitaria espantosa”.

“Allá el 70% es empleo informal, el desempleo abierto supera el 25%, la pobreza ha aumentado al 55%, la miseria supera el 35%”, señaló.

“Colombia es un Estado forajido (…) casi 10 millones de colombianos viven en el exterior por causa de la pobreza, la miseria y la guerra”, sostuvo poco antes de asegurar que en Venezuela viven 2.600.000 de neogranadinos.

El pasado jueves Santos advirtió a Maduro que no utilizara a Colombia para “tapar las enormes falencias de su revolución fracasada” y lo instó a permitir la entrada de ayuda internacional humanitaria para su gente, como solicita la oposición venezolana desde hace meses.

Las relaciones entre Venezuela y Colombia se han tensado en las últimas semanas con diversas acusaciones de lado y lado, marcando así un nuevo desencuentro entre los dos países.

Hacia el país vecino se ha trasladado una buena cantidad de venezolanos que en los últimos meses han decidido abandonar el país escapando de la grave crisis económica por la que pasa el país. La ONU ha reconocido esta situación e incluso dijo que estaba dispuesta a movilizar fuerzas para que Colombia afronte la llegada de los venezolanos.