EE.UU. invita a las naciones que se abstuvieron o rechazaron el voto de la ONU a una recepción.

Comparte este artículo:

La embajadora en la ONU Nikki Haley envía invitaciones a 65 países que no se opusieron al reconocimiento de Trump de Jerusalén como la capital de Israel

La embajadora de los Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, invitó el jueves a representantes de aquellas naciones que votaron en contra o se abstuvieron de la votación rechazando el reconocimiento estadounidense de Jerusalén como capital de Israel, así como un plan para reubicar allí su embajada.

En un correo electrónico obtenido por Fox News, Haley invitó a esos 65 países “a una recepción para agradecerle por su amistad con los Estados Unidos“.

Invitación enviada a las naciones que no votaron en contra de la resolución de las Naciones Unidas contra EE.UU., de la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, el 21 de diciembre de 2017. (Captura de pantalla: Fox News)

La Asamblea General aprobó la resolución condenando el reconocimiento del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a Jerusalén como la capital de Israel, con 128 naciones a favor, nueve en contra y 35 abstenciones.

En un tweet, Haley agradeció a “estos países por no caer en las formas irresponsables de la @UN” y publicó una lista de los 65 países que no respaldaron la resolución.

Haley dijo que la resolución, que aprobó con una gran mayoría, fue un ataque a los Estados Unidos y su derecho a ejercer su propia política soberana.

Advirtió que la moción podría causar que EE.UU. retire fondos de la ONU.

Estados Unidos recordará este día“, dijo, cuando fue atacado en la Asamblea General por ejercer su soberanía. “Recordará” que se pidió una vez más a Estados Unidos hacer la mayor contribución de cualquier país a la ONU, dijo, y recordará el voto cuando otros países vengan a Estados Unidos en busca de ayuda.

John Bolton, ex embajador de Estados Unidos ante la ONU, dijo a Fox News que “la administración Trump debe usar esto como punto de apoyo para analizar ampliamente el financiamiento del sistema de las Naciones Unidas“.

La Embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, se dirige a la Asamblea General antes de la votación sobre Jerusalén, el 21 de diciembre de 2017, en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. (AFP PHOTO / EDUARDO MUNOZ ALVAREZ)

En una sesión de emergencia, la Asamblea General de las Naciones Unidas votó a favor de una resolución que reafirma que Jerusalén es un tema que debe resolverse mediante negociaciones y que cualquier decisión sobre su estado no tiene efecto legal y debe rescindirse.

Cuando hacemos generosas contribuciones a la ONU, también tenemos la expectativa de que seremos respetados“, dijo Haley. “Nos piden que paguemos por el dudoso privilegio de no ser respetados“.

Haley dijo que a veces se preguntaba por qué Israel, tan injustamente tratado durante tanto tiempo por la ONU, seguía siendo un miembro de la organización. Pero, dijo, se dio cuenta de que necesitaba defenderse.

Estados Unidos pondrá nuestra embajada en Jerusalén“, subrayó, por lo que la votación no tendría ningún impacto en la política. Pero influiría en cómo ven los estadounidenses a la ONU y los países que la componen, dijo.

El ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riad al-Malki, al dirigirse a la asamblea mientras se iniciaba la sesión, pidió apoyo y mencionó la advertencia de Estados Unidos de que estaba “tomando nombres” entre los países que se oponen a ellos en la ONU.

El ministro de Asuntos Exteriores palestino, Riyad al-Malki, habla en el piso de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 21 de diciembre de 2017 en la ciudad de Nueva York. (Spencer Platt / Getty Images / AFP)

Esta organización ahora está pasando por una prueba sin precedentes“, dijo al-Malki.

La historia registra nombres, recuerda nombres: los nombres de quienes hacen lo correcto y los nombres de quienes hablan falsedad. Hoy buscamos derechos y paz“.

Riyad Mansour, embajador palestino en la ONU, dijo que la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén “constituye una agresión contra el pueblo palestino“.

Esta decisión no afectará el estado de la ciudad”, dice. “Pero sí afecta el estado de los Estados Unidos como mediador de la paz“.

Mansour dijo que los palestinos “no se sentían amenazados” por la advertencia de Trump de que podría cortar la ayuda extranjera a los países que apoyan la moción.

Pedimos que rechacen el chantaje y la intimidación”, dice. “Aquellos que quieren la paz deben votar a favor de esta resolución“.

El enviado israelí Danny Danon calificó a los partidarios de la resolución como “títeres” controlados por sus “amos palestinos“.

Rechazó el voto como “una mera interpretación delirante“.

Los palestinos“, dijo, “saben que esto no creará empleos para su gente. Saben que no proporcionará mejor atención médica para la gente de Ramallah. Dice a los palestinos que pueden seguir rechazando la paz“.

Israel envoy to the United Nations Danny Danon addresses the General Assembly prior to a vote on Jerusalem, on December 21, 2017, at UN Headquarters in New York. (AFP PHOTO / EDUARDO MUNOZ ALVAREZ)

En cambio, dijo, “incitan al odio y llevan a cabo ataques terroristas contra Israel … Si votas (la moción), la estás sancionando“.

Danon dijo que creía que las naciones del mundo finalmente reconocerían a Jerusalén como la capital de Israel.

Hace cuarenta y dos años, este organismo adoptó una resolución vergonzosa diferente que equiparaba el sionismo con el racismo. Tomó 16 largos años para que esa odiosa resolución sea revocada“, dijo.

No tengo dudas de que la resolución de hoy también terminará en el basurero de la historia. No tengo dudas de que llegará el día en que toda la comunidad internacional finalmente reconocerá a Jerusalén como la capital eterna del Estado de Israel“.

El embajador iraní ante la ONU dijo a la Asamblea que “las ocupaciones israelíes se encuentran en el centro de todas las crisis y conflictos en el Medio Oriente“.

Instando a todos los países a votar a favor de la resolución, calificó el reconocimiento de Trump de Jerusalén como la capital de Israel “políticamente incorrecta, ilegal y arbitraria“.

La medida fue enviada a la Asamblea General después de que fuera vetada por los Estados Unidos en el Consejo de Seguridad el lunes; los otros 14 miembros del consejo votaron a favor.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pronuncia una declaración sobre Jerusalén en la sala de recepción diplomática de la Casa Blanca en Washington, DC, el 6 de diciembre de 2017. (AFP PHOTO / SAUL LOEB)

Se espera que la resolución, que no sea vinculante, pase fácilmente a pesar de la presión de los Estados Unidos sobre los países para que se abstengan, voten en contra o simplemente no se presenten a la votación.

La decisión de Trump del 6 de diciembre de reconocer a la ciudad como la capital de Israel rompió con el consenso diplomático internacional, desató protestas en todo el mundo musulmán y provocó una oleada de llamamientos a las Naciones Unidas.

Trump luego advirtió que Washington vigilará de cerca cómo votaron las naciones, sugiriendo que incluso podría haber represalias para los países que respaldan la moción que fue presentada por Yemen y Turquía en nombre de los países árabes y musulmanes.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico


Comparte este artículo: