Agentes de Patrulla Fronteriza habrían sido atacados a pedradas.

Hasta ahora las autoridades federales no han revelado la causa de la muerte del agente Rogelio Martínez, de 36 años, en un incidente en el que también resultó herido otro agente no identificado.

Hasta ahora las autoridades federales no han revelado la causa de la muerte del agente Rogelio Martínez, de 36 años, en un incidente en el que también resultó herido otro agente no identificado.

El agente de la Patrulla Fronteriza que murió el domingo mientras patrullaba un área de la frontera con México en el oeste de Texas, podría haber sido apedreado en una emboscada mientras investigaba la activación de una alarma en el lugar. Otra posibilidad es que haya sido solo un accidente.

Hasta ahora las autoridades federales no han revelado la causa de la muerte del agente Rogelio Martínez, de 36 años, en un incidente en el que también resultó herido otro agente no identificado.

De acuerdo al portavoz del sindicato de agentes fronterizos, Chris Cabrera, el agente Martínez habría sido atacado por un grupo de personas, llamó pidiendo auxilio, pero cuando llegó su compañero ya estaba en el suelo, inconsciente y sangrando de la cabeza.

Según Cabrera, el segundo agente también pidió refuerzos, y para cuando sus compañeros llegaron, igualmente fue encontrado con severos golpes.

Los agentes fueron transportados a un hospital local donde Martínez murió. El otro agente se recupera de sus heridas, pero tiene dificultades para recordar los hechos.

Si bien el área del incidente es usado por narcotraficantes mexicanos para contrabandear droga hacia Estados Unidos y por coyotes para mover inmigrantes, el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras todavía investiga el incidente y no se ha pronunciado oficialmente.

Su sitio web afirma solamente que el agente Martínez murió “como resultado de heridas sostenidas mientras patrullaba en el sector de Big Bend”.

De acuerdo a la cadena ABC News, las autoridades no han descartado que se trate de un accidente. En cambio, según Fox News, los agentes podrían haber sido atacados por “inmigrantes ilegales”.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, aseguró que se trató de un “ataque” y ha ofrecido $20.000 de recompensa para quien de información que permita el arresto de los sospechosos de lo que describió como un “asesinato”.

El presidente Donald Trump tuiteó que buscará dar con los responsables y llevarlos ante la justicia, además que reiteró que “¡vamos, debemos, construir el Muro!” fronterizo.