La postura ignorante y antipatriótica del NFL

From left, Miami Dolphins' Jelani Jenkins, Arian Foster, Michael Thomas, and Kenny Stills, kneel during the singing of the national anthem before an NFL football game against the Seattle Seahawks, Sunday, Sept. 11, 2016, in Seattle. (AP Photo/Stephen Brashear) ORG XMIT: SEA110 [Via MerlinFTP Drop]

Recientemente, la mayoría del pueblo estadounidense reaccionó con indignación ante la falta de respeto al país por parte de cientos de jugadores de fútbol americano. Los atletas rechazaron mantenerse de pie mientras escuchaban el himno nacional de Estados Unidos. Según ellos, el motivo fue la desigualdad racial y la brutalidad policial contra los negros en el país.

Colin Keapernick, el jugador que inició las protestas dijo: “no voy a ponerme de pie y mostrar orgullo a una bandera de un país que oprime a los negros y a la gente de color”.

El problema se exacerbó cuando el presidente Trump denunció el hecho en términos fuertes. Trump llamó a estos jugadores “hijos de…. p”. El presidente también dijo que aquellos que faltan el respeto a la bandera y al himno nacional deben ser despedidos.

Después de los comentarios de Trump, el reproche de los estadounidenses a la Liga Nacional de Fútbol (NFL por sus siglas en inglés) no se hizo esperar. El incidente desencadenó fuertes críticas en el país. Fanáticos del fútbol quemaron las suscripciones, los tickets de los juegos y las camisetas de los equipos que faltaron el respeto a la bandera y al himno nacional.

Las consecuencias del rechazo a las actitud del NFL fueron evidentes en pocos días. La compra de tickets para los juegos de fútbol cayó en casi el 20%. Los mensajes y los vídeos criticando a los jugadores inundaron los medios sociales de comunicación.

El acto irrespetuoso de los jugadores fue injustificado y reprochable. Inexplicablemente, las autoridades del NFL defendieron a los atletas.

Una encuesta reciente de la cadena de noticias CBS reportó que 2/3 de los estadounidenses desaprueban la actitud de los jugadores. El pueblo piensa que la política no debe mezclarse con el deporte. Es lamentable que la prensa hispana pro demócrata apenas cubrió el rechazo masivo del pueblo estadounidense.

Muchos analistas políticos cuestionaron las razones detrás del acto vergonzoso del NFL. Algunos ex jugadores dijeron que los implicados en las protestas no saben lo que están haciendo.

Otra encuesta publicada por Yahoo Finance reportó que el 80% de los entrevistados planea ver menos fútbol en la televisión. Según el estudio, el 77% de los encuestados piensa que está mal arrodillarse durante el himno nacional.

En la mente de muchos estadounidenses, el comentario de Colin Keapernick es ignorante y anti-americano.

Estados Unidos es el único país del mundo de mayoría blanca que ha elegido y reelegido democráticamente a un presidente de raza negra. Obama llegó a La Casa Blanca gracias al apoyo de los blancos. ¿Si los blancos en este país son racistas, porqué la mayoría votó por Barack Obama?

Estados Unidos tiene uno de los índices de relaciones interraciales más altos del mundo. Según Gallup, actualmente el 87% de los estadounidenses aprueba las relaciones interraciales.

Este país ha adoptado cientos de miles de niños de todas las razas, muchos de ellos negros. Además, Estados Unidos es el país que tiene más negros millonarios, entre ellos Kaepernick y otros jugadores de fútbol.

Los jugadores que degradan la bandera y el himno nacional deberían hacerse esta pregunta: ¿cuál es el país que tiene más celebridades negras en el mundo?

Interesantemente, Colin Kaepernick donó $25.000 a una organización que honraba a Assata Shakur, una mujer que asesinó a un policía en New Jersey en 1973. Shakur escapó de la prisión y huyó a Cuba donde permanece bajo la protección del régimen comunista de la isla.

Colin Kaepernick, Assata Shakur y el policía aesinado por Shakur

La narrativa de los jugadores sobre el abuso de los policías estadounidenses contra la población negra es falsa. Acorde a múltiples estudios, la brutalidad policial contra las personas de raza negra no tiene sustento estadístico.

En Estados Unidos, la posibilidad que un policía mate a un negro es muy rara. Algo más, cuando un policía le dispara a un negro, el policía es generalmente negro o Hispano.

Según un informe del Washington Post, 16 negros que no estaban armados murieron por acciones de la policía en el 2016. En el 2015 36 negros murieron en circunstancias similares. En un país que tiene 20 millones de negros estás cifras son extremadamente bajas. La misma fuente reportó que el 12% de los blancos e hispanos que fallecieron por homicidio murieron por acciones de la policía, en comparación a 4% de los negros.

En un estudio nacional de Harvard, el profesor de economía Roland Fryer encontró que en Houston, una de las ciudades más grandes del país, los negros tiene 24% menos posibilidades de ser disparados por la policía en comparación con los blancos.

Al momento, las estadísticas nacionales sugieren que 0.08% de los negros son heridos por la policía cada año. En contraste a la creencia popular, un policía tiene 18.5 por ciento más posibilidades de ser matado por un negro que viceversa.

Los jugadores ignoran otros hechos importantes; en Estados Unidos, cuando se trata de homicidios y actos violentos, los negros (no la policía) son responsables por la mayoría de las muertes de otros negros. Además, la intervención policial previene asesinatos de negros en comunidades azotadas por crímenes y violencia.

Los jugadores se quejan de la brutalidad policial contra los negros (que según múltiples estudios no existe), pero guardan silencio ante los crímenes cometidos por negros contra negros en Chicago y otras ciudades del país. Asimismo, ellos acusan de racismo al presidente Trump, pero jamás criticaron a Robert Byrd. Byrd, quien murió en el 2010, fue senador demócrata por varias décadas y previamente miembro y reclutador del Ku Klux Klan.

La postura del NFL y de los jugadores de fútbol es ignorante y antipatriótica. Los atletas deberían ponerse de pie en gratitud al país que les brindó la oportunidad de competir y que los convirtió en millonarios. Ellos deberían arrodillarse y rezar por las víctimas de la violencia que afecta a muchas comunidades negras en Estados Unidos.