El informe sucio sobre Trump lo financiaron los demócratas.

Washington, 24 oct (Sputnik).- El informe comprometedor sobre los presuntos vínculos entre Donald Trump y Rusia y la supuesta coordinación de su campaña electoral con Moscú, que causó todo un revuelo en enero pasado, resultó ser financiado en parte por Hillary Clinton y su partido, reveló The Washington Post.

Según las fuentes del medio, inicialmente fueron los rivales republicanos quienes encargaron la investigación a la empresa Fusion GPS con el fin de desacreditar a Trump antes de su nominación como candidato del partido Republicano.

Una vez Trump ganó las primarias, la financiación de los republicanos cesó… para ser retomada por fuentes asociadas con Hillary Clinton y el Partido Demócrata. La propia Fusion GPS afirma que la meta inicial del estudio fue revelar información negativa sobre los negocios del multimillonario y así obstaculizar su nombramiento como candidato.

Con la nueva financiación, el enfoque del documento evolucionó hacia los supuestos lazos entre Trump y el Kremlin. En este mismo período la empresa contrató a Chistopher Steele, un exagente de la inteligencia británica que trabajó clandestinamente en Moscú durante varios años. Al exoficial lo identificaron como el autor del documento, aunque las fuentes del medio subrayan que su trabajo no lo controlaron sus clientes.

En octubre de 2016 los demócratas cesaron los pagos y el informe se vio finalizado. No obstante, múltiples medios se negaron a publicar un documento lleno de hechos no verificados. Solo BuzzFeed se atrevió a publicarlo, aunque precisando que no tenía ninguna prueba de las acusaciones presentadas.

Nueve meses más tarde, los hechos presentados en el informe siguen sin verificación. No obstante, el Departamento de Justicia de EEUU se basó en parte en el documento para impulsar la investigación de la presunta colusión de la campaña electoral de Trump con Moscú, dando así un alto nivel de importancia a hechos no verificados.

Fuente: El País.cr