Los de la “religión de la paz” causan al menos 18 heridos tras una explosión en el metro de Londres.

Al menos 18 personas han resultado heridas con quemaduras en el cuerpo este viernes después de una explosión en un vagón del metro de Londres, que la Policía está investigando como atentado, según ha confirmado el alcalde de la ciudad. Un segundo explosivo habría sido desactivado, aunque por el momento no hay una confirmación oficial. El suceso, que se ha producido en la estación de Parsons Green, al suroeste de la capital británica, también ha provocado una estampida. Como ya es habitual, las autoridades británicas están ocultando la naturaleza islámica del atentado.

Los servicios de emergencias y la policía armada se han desplazado hasta el lugar de los hechos. Por seguridad, los agentes han prohibido el acceso a la zona de la estación de Parsons Green, lugar del suceso. Al parecer, en ese momomento, sobre las 08.21 hora local (07.21 GTM), cientos de pasajeros iba a bordo del metro, junto a muchos niños que se dirigían al colegio, según el medio «Metro». «Hemos enviado múltiples recursos al lugar, incluidos efectivos en coches, personal de ambulancias, oficiales de respuesta ante incidentes y un equipo de respuesta ante sustancias peligrosas», ha explicado en un comunicado la directora adjunta de Operaciones del Servicio de Ambulancias de Londres, Natasha Wills.

La primera ministra británica, Theresa May, presidirá esta tarde una reunión del comité de emergencia Cobra. Por su parte, el ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, ha pedido «calma» y ha subrayado la importancia de «no especular» sobre la naturaleza de la explosión. El jefe de la diplomacia del Reino Unido también ha añadido que la información disponible es «limitada» y ha pedido a la población que continúe con su vida normal. Sin embargo, el alcalde de la capital, Sadiq Khan, ha confimado que el incidente está siendo «tratado como terrorismo», y ha enviado un mensaje de ánimo a través de su perfil en la red social Twitter: «Como Londres ha probado una y otra vez, nunca seremos intimidados o derrotados por el terrorismo (…) Pido a los londinenses permanecer tranquilos».

El diario «The Standard» recoge el testimonio de Daniel Holden, uno de los testigos del incidente: «Hubo un fuerte ruido, una ola de calor y un estallido de fuego». Otro de los pasajeros, del que no se da el nombre, ha explicado: «Cuando paramos en Parsons Green, vimos a la gente corriendo presa del pánico. Me dijeron que una mochila había explotado en la parte de atrás del vagón. Algunas personas estaban muy heridas».

“La gente corría por la estación cubierta de sangre”

Una agente de policía escolta a una herida en los alrededores de la estación de metro Parsons Green.

Una agente de policía escolta a una herida en los alrededores de la estación de metro Parsons Green.

Robyn Frost, una pasajera presente hoy en el tren del Metro de Londres donde se produjo una explosión, afirmó que “la gente corría por la estación cubierta de sangre” y que “gente salía corriendo y gritando intentando huir”.

Varios pasajeros han resultado heridos con quemaduras en el rostro tras explotar hoy un cubo blanco dentro de una bolsa de supermercado en un tren de la estación de Metro de Parsons Green, en el suroeste de la capital británica, según los medios.

Testigos de los hechos relataron que la gente salía del metro llorando y gritando provocando una estampida por la situación de pánico que se dio sobre las 08:21 hora local (07:21 GMT).

Richard Aylmer-Hall, de 53 años, uno de los viajeros, estaba sentado en el metro de camino al centro de Londres cuando comenzó a darse una situación de pánico alrededor.

Aylmer-Hall señaló que vio varias personas heridas tratando de huir y muchas fueron pisoteadas mientras intentaban escapar de la estación.

Una mujer que estaba de pie en la plataforma mientras los pasajeros salían del vagón del metro señaló que “desde el otro extremo del tren se veía una bola de fuego”.

Al tratar de huir de Parsons Green, muchos de los pasajeros salieron con cortes y magulladuras, por lo que tuvieron que ser atendidos por la ambulancia que acudió al lugar de los hechos.

Un pasajero, nombrado sólo como Lucas, dijo a BBC que escuchó “una explosión muy fuerte” y cuando miró hacia atrás parecía haber una bolsa quemada pero en un principio no lo relacionó.

“Vi a personas con lesiones leves, quemaduras en la cara, brazos, piernas, pero todos se ayudaban entre si”, añadió.

Muchos viajeros comentaron en Twitter la situación “¿Qué está pasando en Parsons Green? Nunca he estado tan asustado”.

Otro de los viajeros señaló: “Bajé las escaleras y al cabo de un rato la gente se amontonaba una encima de la otra y se caía tratando de correr rápido”.

Chris Wildish, que estaba en el tren, dijo que vio un “dispositivo” en el último tren y que lo identificó como “un cubo blanco en una bolsa blanca de supermercado”.

“Las llamas todavía estaban saliendo de él cuando lo vi y tenía un montón de cables colgando de él – sólo puedo asumir que fue hecho a propósito”, añadió.

Por su parte, Transport for London (TfL), que opera el Metro de la capital británica, pidió a los pasajeros que utilizan la línea District Line busquen un camino alternativo para llegar a su destino.

Esta explosión en Londres se produce en un momento en el que el Reino Unido se encuentra en alerta máxima después de los cuatro ataques terroristas en lo que va de año.