Funcionarios demócratas se niegan a cooperar con la investigación de fraude electoral ordenada por Trump.

Funcionarios estatales demócratas ya se niegan a cooperar con la investigación de fraude electoral ordenada por el presidente Trump, diciendo que no entregarán los extensos “datos de los votantes” que la comisión está buscando.

La respuesta viene después de que Kris Kobach, el secretario de Estado de Kansas sirviendo como vicepresidente de la Comisión Asesora Presidencial sobre la Integridad Electoral, escribió a los 50 estados esta semana pidiendo su opinión, así como los datos de registro de votantes.

“No tengo ninguna intención de honrar esta petición. Virginia conduce elecciones justas, honestas y democráticas, y no hay evidencia de fraude electoral significativo en Virginia”, dijo el gobernador demócrata de Virginia, Terry McAuliffe, en una declaración el jueves, alegando que la comisión se basa en la “noción falsa de que hubo fraude electoral en noviembre pasado”.

Terry McAuliffe

En su carta, Kobach había pedido recomendaciones sobre cómo mejorar la integridad de las elecciones y la orientación sobre qué leyes “obstaculizan” esa meta. Pero lo que irritó a los funcionarios demócratas fue su solicitud de información electoral, incluyendo nombres, fechas de nacimiento, partido político, los últimos cuatro dígitos de los números de su Seguridad Social, la historia del votante (“votaron en tales elecciones”).

La secretaria del estado de Connecticut, Denise Merrill, dijo en un comunicado que su oficina proporcionaría esa información “en el espíritu de transparencia”. Pero, sugiriendo que algunos de los datos solicitados no son compartibles bajo la ley del estado, dijo que aseguraría “la privacidad de los votantes será honrada por la retención de datos protegidos”. Merrill también expresó su preocupación de que los funcionarios del Estado “no han dicho exactamente lo que la Comisión está buscando.”