Donald Trump acaba con el apoyo de la CIA a grupos rebeldes en Siria.

La medida que acaba con el programa de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) buscaría mejorar las relaciones de la administración de Donald Trump con la de su contraparte ruso Vladimir Putin en el tema de la guerra civil siria.

La decisión de la administración de Trump es parte de un esfuerzo por mejorar las relaciones con Rusia. “Esta es una señal para Putin de que la administración de EEUU busca un mejoramiento en las relaciones con su país” comentó una de los oficiales que revelaron la información a un medio norteamericano.

Rusia apoya militarmente al régimen de Bashar Al-Assad desde el año 2015 en contra de los grupos sirios opositores, algunos de los cuales se beneficiaban con este programa.

Se realizó en conjunto con el Asesor de Seguridad Nacional, H.R. McNaster y con el director de la CIA, Mike Pompeo, después de haber consultado a oficiales de la administración y antes del encuentro de Trump con Vladimir Putin en la cumbre del G-20 en Alemania hace dos semanas.

El programa de la CIA comenzó en el año 2013 como parte de la iniciativa del ex Presidente Barack Obama para hacerle frente al régimen sirio de Bashar Al-Assad. Programa que, según los informantes, ha tenido muy poco éxito.

Una de las desventajas del programa es que miembros de la oposición que fueron armados y entrenados, desertaron de las filas de los grupos sirios que se enfrentan al régimen sirio, y se adhirieron a ISIS y a otros grupos radicales islámicos inmersos en la guerra civil.

Por otra parte, la colaboración en materia de entrenamiento, armamento y apoyo logístico de los EEUU con otros actores del conflicto sirio, como los kurdos sirios, continuará sin problema.

Fuente: The Daily Mail