El “asesino racista blanco” de una joven musulmana en Virginia (EEUU) al final resultó ser… ¡un inmigrante ilegal salvadoreño!

Comparte este artículo:

A la izquierda, la malograda Nabra Hassanen; a la derecha, su asesino, el inmigrante ilegal salvadoreño Darwin Martínez Torres.

A la izquierda, la malograda Nabra Hassanen; a la derecha, su asesino, el inmigrante ilegal salvadoreño Darwin Martínez Torres.

Cuando una joven musulmana Nabra Hassanen fue asesinada en Virginia a la salida de una mezquita, se daban todos los ingredientes para que periodistas y activistas de izquierda pudieran el grito en el cielo y culparan del ataque a los “racistas blancos”. Algunos incluso se apresuraron a culpar del “ataque islamófobo” al presidente Donald Trump. La periodista progresista del Huffington Post Amy Siskin llegó a escribir en Twitter: “Parece que Donald Trump también pasará por alto el hecho de que un hombre blanco haya asesinado a una mujer musulmana de 17 años en nuestro país. Trump está destruyendo este país”.

Lo que no esperaban es que la persona detenida como autora del asesinato de Virginia esté muy lejos de los estándares del hombre blanco norteamericano. Se trata de Darwin Martinez Torres, un  salvadoreño de 22 años de edad y que, según la policía, reside ilegalmente en el país. Muy posiblemente, sin la laxitud de la ‘Administración Obama’ con la llegada de ilegales, el crimen que tanto consternó a los progresistas estadounidenses no se hubiera producido.

Martínez Torres contó a la policía que mantuvo una discusión con un grupo de musulmanes que salían de la mezquita. Se enojó tanto, según dijo, que comenzó a perseguirles con un bate de béisbol. En la persecución se topó con la joven musulmana, a la que introdujo en su vehículo y luego se la llevó a un lugar desconocido. El cadáver de Nabra Hassanen fue encontrado poco más tarde cerca de un estanque.

Tras conocerse la identidad del asesino, la Policía encargada de investigar el asesinato ha señalado que ya no se trata de un crimen de odio, según informa ABC News.

Por su parte, la insensata Amy Siskin ha bloqueado a los usuarios que le exigían una retractación y también que pidiera disculpas a Trump.


Comparte este artículo: