Según Conway, el espionaje a Trump fue más allá de teléfonos.

Fuente: El Nuevo Herald