FBI detiene a sospechoso relacionado con las amenazas de bomba contra instituciones judías.

Las autoridades federales han acusado a un hombre de St. Louis de haber difundido más de media docena de amenazas de bomba contra centros comunitarios judíos, escuelas y un museo de historia judía, según un documento judicial.

El sospechoso, Juan Thompson, hizo algunas de las amenazas en su propio nombre y otros en nombre de una ex novia, aparentemente en un intento de intimidarla, de acuerdo con una denuncia federal presentada por la Oficina del Fiscal de EE.UU. en Manhattan.

En una amenaza contra una escuela judía en Farmington Hills, Michigan del 1 de febrero, Thompson afirmó que había colocado dos bombas en la escuela y estaba “impaciente por el Newton judío”, una aparente referencia a la masacre escolar de diciembre de 2012 en Newtown, Connecticut, en la que un hombre armado mató a 20 alumnos y seis empleados de la escuela.

El sitio de noticias, The Intercept, confirmó en un comunicado el viernes que Thompson trabajó para el sitio durante poco más de un año, hasta que fue despedido en enero de 2016 después de que se descubrió que había inventado fuentes y citas en sus artículos.

El arresto se produce en medio de una intensa tensión por más de 100 amenazas contra grupos judíos en decenas de Estados desde principios de año, que llevó a una amplia investigación federal. Las amenazas, combinadas con la reciente profanación de cementerios judíos en algunos Estados, han suscitado temores de un aumento del antisemitismo.

Se cree que el sospechoso no es responsable de la mayoría de las amenazas contra los centros judíos en todo el país, según funcionarios del FBI que hablaron bajo condición de anonimato. Los investigadores todavía están tratando de identificar a la persona responsable del resto de las amenazas, que ha utilizado tecnología sofisticada para ocultar su identidad y la ubicación de sus llamadas realizadas a través del Internet.

Thompson, de 31 años difundió al menos ocho amenazas contra centros comunitarios y escuelas judías en Dallas, Farmington Hills, Nueva York y San Diego “a fin de hostigar e intimidar” a su ex novia. Según la denuncia firmada por Christopher Mills, agente especial del FBI, el acoso parecía haber comenzado poco después de terminar la relación el pasado julio.

La amenaza del 22 de febrero contra la Liga de Anti-Difamación en Nueva York fue hecha a través de un teléfono que no se podía rastrear, usando tecnología para disfrazar la voz. El mensaje decía que había un material explosivo en la oficina del grupo en Nueva York, y que sería “detonado en una hora”. La oficina fue rastreada de inmediato sin que el explosivo fuese hallado.

Thompson fue arrestado el viernes por la mañana y acusado de acoso cibernético, informó la oficina del fiscal del distrito sur de Nueva York, Preet Bharara, en un comunicado de prensa.

“Las amenazas de violencia contra personas y lugares por motivos de raza o religión – sea cual sea la motivación – son inaceptables, anti-estadounidenses y criminales”, dijo Bharara. “Estamos comprometidos a perseguir y procesar a aquellos que fomentan el miedo y el odio a través de tales amenazas criminales”.

Fuente: The New York Times / Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico