Por qué Trump tiene tantos fans en Israel

Efraim Inbar, fundador del Begin-Sadat Center for Strategic Studies, apunta en este artículo las razones que, a su juicio, explican los grandes niveles de aceptación del presidente estadounidense en el Estado judío.

La postura de Trump sobre Irán es ahora particularmente importante, dado que recientemente [Teherán] ha llevado a cabo un ejercicio militar para probar sus sistemas de radar y misiles, después de que la Administración Trump le impusiera sanciones por sus recientes pruebas con misiles balísticos. Cuando el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, visite a Trump en Washington, la próxima semana, valdrá la pena retener lo que ambos líderes digan sobre el acuerdo nuclear y qué tipo de papel va a desempeñar EEUU en el futuro de Israel.

Además, la promesa de Trump de trasladar la embajada americana en Israel de Tel Aviv a Jerusalén parece más sincera que las promesas de anteriores candidatos presidenciales. Durante su campaña y su recién estrenada presidencia, Trump ha demostrado que hace lo que dice que va a hacer y que está más preocupado de cumplir sus promesas que de halagar al electorado. Los israelíes no pueden entender por qué otros países se niegan a aceptar su elección de Jerusalén como capital y a colocar sus propias embajadas en Jerusalén Occidental –que no es territorio en disputa–. La designación de David Friedman –un judío ortodoxo americano pro asentamientos que tiene un apartamento en Jerusalén– como embajador en Israel otorga credibilidad a la promesa de Trump.